Tú quieres “marry me”

Nuevo estudio del Centro de Investigación Pew señala que uno de cada seis recién casados tiene como cónyuge una persona de diferente raza
Tú quieres “marry me”
Las bodas interraciales o interétnicas se han quintuplicado en EEUU.
Foto: Shutterstock

Las bodas interraciales o interétnicas se han quintuplicado en Estados unidos en los últimos 50 años, siendo las parejas conformadas por un hispano(a) y uno(a) de raza blanca las más comunes. Así lo señaló un reciente estudio del Centro de Investigación Pew.

La cifra significativa se obtuvo al analizar los datos que la Oficina de Censo de Estados Unidos recaudó durante este período, los cuales mostraron que el 17% de los estadounidenses que se casaron en el 2015 lo hicieron con una persona de diferente raza o etnia, reflejando un incremento de cinco veces más en comparación con el 3% existente en 1967.

Para los analistas de Pew, el incremento obedece a dos razones específicas.

La primera es “el cambio de las normas de la sociedad, ya que los estadounidenses se han vuelto más aceptables a los matrimonios que implican a esposos de diferentes razas y etnias, incluso dentro de sus propias familias”.

Este cambio de actitud ocurrió a partir de 1967, cuando se dio el fallo judicial Loving vs. Virginia, que invalidó la prohibición del matrimonio interracial en todos los estados del país.

De acuerdo con la historia, en aquel entonces, cuando el 97% de los matrimonios se deba entre personas de la misma raza, los esposos Mildred y Richard Loving (ella afroamericana y él de raza blanca) que residía en el estado de Virginia llevaron su caso ante los tribunales de la Corte Suprema de Estados Unidos tras haber sido condenados a un año de prisión por haber violado las leyes antimestizaje del Estado, la Racial Integrity Act de 1924, que prohibía las bodas entre individuos clasificados como “blancas” con los catalogados como “de color”.

Este impedimento lo recuerda muy bien Ruth Judkins, de 77 años de edad y natural de Michigan, quien a los 20 años tuvo que viajar —sin el consentimiento ni apoyo de su familia— hasta Chicago, uno de los pocos estados que en aquel entonces permitía las bodas interraciales, para casarse con el amor de su vida, Howard Jadkins, un afroamericano de Alabama, de 24 años.

“En aquella época era bastante difícil el amor y el matrimonio  interracial”, recuerda Ruth, quien hoy residente de Altadena, California. “Para casarnos tuvimos que investigar en la escuela de leyes cuáles estados cercanos a nosotros permitían las bodas entre blancos y afroamericanos… Y nos casamos en Illinois, hicimos historia, porque en esa época éramos muy pocas las personas que integrábamos el ‘grupo inusual’”.

Ante los nuevos datos de Pew, la bibliotecaria de profesión (ya jubilada) aplaude el fallo judicial que se dio 12 años después de que ella conformó una familia interracial, que ha permitido que en la actualidad “uno de cada seis estadounidense recién casado tenga como cónyuge a alguien de una raza o etnia diferente”.

La segunda razón recae en la aceptación progresiva que se ha dado en los integrantes de las comunidades hispana y asiática de casarse con un estadounidense de raza anglosajona.

En este punto, de acuerdo con los datos obtenidos, desde el 2000 “la proporción de los no blancos que dicen que se opondrían a que un miembro de la familia se case con una persona blanca también disminuyó”.

Las cifras muestran que el 42% de estas uniones está conformado por un hispano y un blanco, el 15% por un cónyuge blanco y uno asiático y 12% por uno blanco y un cónyuge multirracial.

La aceptación que se ha dado entre los hispanos y asiáticos de casarse con anglosajones ha contribuido también significativamente en el incremento de los matrimonios interraciales en el país. /Shutterstock

Otros resultados clave

La investigación también obtuvo estos resultados clave en cuanto a la aceptación o no del matrimonio interracial o interétnico en el país:

  • Las nuevas parejas casadas ​​que viven en áreas metropolitanas son más propensas a tener un cónyuge de otras razas que aquellas en las áreas no metropolitanas (18% vs. 11%). El patrón obedece completamente en los blancos, mientras que los hispanos y asiáticos son más propensos a casarse con personas de su mismo grupo si viven en áreas no metropolitanas. Las cifras no varían para los afroamericanos de acuerdo con el lugar donde residen.
  • Entre los afroamericanos de ambos sexos, la brecha del género en relación a casarse con una persona de otra raza se incrementa en relación con el nivel de educación: para quienes tienen un diploma de escuela secundaria o menos, las cifras son de 17% para los hombres y de 10% para las mujeres, mientras que para los que tienen un título universitario los porcentajes son de 30% para los hombres y de 13% para las mujeres.
El 30% de los hombres afroamericanos con un título universitario tiene un cónyuge de otra raza, asegura el nuevo estudio. /Shutterstock
  • La edad de las personas influye también en escoger o no un cónyuge de otra raza: el matrimonio interracial o interétnico es más común entre los de 30 años de edad (18%), mientras que entre los de 50 años o más es de tan solo el 13%.
  • Existe una fuerte división partidista en cuanto a la postura hacia el matrimonio interracial. De acuerdo con los datos, aproximadamente la mitad (49%) de los demócratas e independientes que se inclinan al Partido Demócrata dicen que el incremento numérico de los matrimonios interraciales es bueno para la sociedad, mientras que solo el 28% de los republicanos e independientes inclinados al Partido Republicano comparten esta opinión.

Ciudades con más y menos matrimonios interraciales

El estudio de Pew reveló además las ciudades de Estados Unidos con más y menos parejas casadas con personas de razas distintas.

  • Entre las primeras “Top 10” están: Honolulu, Hawai ( 42%); Las Vegas, Nevada (31%);  Santa Bárbara, California (30%); Fayetteville, North Carolina (29%) y Palm Bay, Florida (29%).
  • Entre las ciudades con menor porcentaje de entre los “Botton 10” se encuentran: Jackson, Misisipi (3%); Asheville, Carolina del Norte (3%); Yungstown, Ohio (4%) y Chattanooga, Tennessee (5%).