Cruzar la calle, aunque creas que es seguro, te puede costar una multa

Muchos residentes desconocen que empezar a cruzar cuando ya hay una cuenta regresiva es contra la ley
Cruzar la calle, aunque creas que es seguro, te puede costar una multa
Cruzar la calle cuando ya haya empezado la cuenta regresiva puede generar una multa de hasta $250 dólares. (Jorge Luis Macias, Especial para La Opinión)

La diferencia entre recibir o no una multa en un cruce peatonal es más fácil de lo que te imaginas.

Mucha gente desconoce que empezar a cruzar la calle cuando aparece el conteo regresivo es contra la ley, lo que puede hacer que recibas una infracción de hasta $250 dólares.

En Los Ángeles, en un período de cuatro años, agentes del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) emitieron casi 17,000 multas por cruzar la calle de esta manera, según un estudio de Los Angeles Times.

Las personas eran detenidas al salir del cruce, aun cuando estuviera vigente la cuenta regresiva en el semáforo.

Recientemente, el Concilio de Los Ángeles dio su respaldo al proyecto de ley AB 390 del asambleísta estatal Miguel Santiago. La pieza legislativa ya fue aprobada por la Asamblea de California y se espera que el Senado la revise este mes, antes de que probablemente llegue al escritorio del gobernador Jerry Brown.

La medida autoriza a un peatón a seguir caminando – aún con la cuenta regresiva en un semáforo – si hay suficiente tiempo para que pueda cruza la calle de manera segura.

“Esta ley es una victoria para la comunidad”, dijo el asambleísta Santiago a La Opinión. “Queremos asegurar que cuando una persona realice un cruce seguro no termine con una multa”.

Una medida que ya fue aprobada en la Asamblea y esta actualmente en el Senado estatal intenta eliminar este tipo de multas. (Archivo)
Una medida que ya fue aprobada en la Asamblea y esta actualmente en el Senado estatal intenta eliminar este tipo de multas. (Archivo)

Santiago destacó que durante mucho tiempo residentes del Distrito 53 que representa y que incluye comunidades densamente pobladas por latinos como Boyle Heigths, Huntington Park, Koreatown o el área de Pico-Union “pensaban que estaban haciendo algo seguro al cruzar una calle y les daban ticket {multa]”.

“Para mí, es injusto porque se trata de gente trabajadora que intenta pagar su renta y le dan una multa simplemente cuando no hay peligro ni para sí misma, ni para (comprar un) automóvil”, dijo. “Eso no debe pasar en California, ni en las ciudades cuando no se lo merecen”.

La ley actual

La ley actual de cruzar o caminar en la calle o la carretera ilegalmente o sin tener en cuenta el tráfico, conocida como “jaywalking”, fue escrita al incluir la cuenta regresiva del cruce en los semáforos.

Sin embargo, no considera si el peatón aún tiene suficiente tiempo para cruzar con seguridad.

“No sabía que era ilegal”, comentó Rey Ortega, residente de Boyle Heigths, después de cruzar junto con su perro, en la intersección de las calles Boyle y Primera. “Eso es una trampa para multar a la gente”.

Con él estuvieron de acuerdo Michel Álvarez y su novia María Cortez.

“Es bueno saber que no podemos cruzar cuando aparecen la mano y los números”, consideró Álvarez. “Creo que es una excusa para sacarle el dinero a la gente…lo que quieren es billete”.

Miles de personas son víctimas de estas infracciones cada año en Los Ángeles. (Jorge Luis Macias, Especial para La Opinión)
Miles de personas son víctimas de estas infracciones cada año en Los Ángeles. (Jorge Luis Macias, Especial para La Opinión)

De hecho, en una investigación empírica de La Opinión se pudo constatar que la sincronización de los semáforos varía en segundos, según la dirección del tránsito y el tiempo para que un peatón pueda efectuar el cruce de esquina a esquina.

De este a oeste, cuando el semáforo se prende verde y aparece la figura que da la señal de cruce al peatón dura casi 40 segundos; la mano que indica la cuenta regresiva tara 14 segundos y la luz amarilla unos 5 segundos.

Pero, para cruzar de sur a norte la misma distancia, la sincronización del semáforo tiene una duración de 17 segundos menos, antes que se muestre la mano levantada de la cuenta regresiva que dura 13 segundos y 5 segundos la luz amarilla, antes de la prohibición total del paso con el semáforo en rojo.

“Antes, por aquí rondaba un policía racista que me dio un ticket [multa] cuando yo cruzaba la calle en bicicleta, porque supuestamente me había pasado la luz roja”, contó Santos Monge. “Pero él había dado una vuelta muy peligrosa y casi me atropella”.

El hombre fue multado con $75 dólares y cuando fue a la corte a pelear su caso, se le informó que debía depositar justamente $75 dólares para que un juez decidiera la probable condonación del castigo económico.

“Imagínese, tener que dejar de trabajar medio día o un día completo no valía la pena”, subrayó. “Yo tenía la razón porque la luz estaba relampagueando y me pasé con seguridad, pero al final me dije a mí mismo, ‘ni modo, mejor pago el ticket y que todo quede en santa paz’”.

El Código de Vehículos de California Sección 21456 (b) indica que un peatón puede entrar en el cruce, y una vez en él, tiene el derecho de terminar su camino.

Así, la cuenta regresiva de segundos que se muestra en el semáforo, cuando aparece una mano no tiene ninguna funcionalidad, confunde a las personas y la policía puede multarle.

Y, a pesar que caminar en las calles de la ciudad no es fácil, las multas no le preocupan en lo absoluto al michoacano José Luis Gómez, un hombre de la tercera edad de 75 años.

“Mire, yo tengo 7 tickets y no he pagado ninguno”, dice con los dedos de sus manos. “Dos me los dieron en Van Nuys y los otros cinco en Los Ángeles y nunca he sido arrestado”.

¿Y no piensa pagarlos?, se le preguntó.

“¡Nunca!”, respondió. “Unos tickets me los aumentaron a $600 dólares; me llegaban los cobros a la casa y lo que hacía era nada más romperlos y echarlos a la basura”.

‘Multas absurdas’

“¿Cuándo puedes cruzar una calle y cuándo no?”, es la interrogante que anhela despejar el asambleísta estatal, Miguel Santiago.

A sabiendas de las miles de multas aplicadas, Santiago declare que las penalizaciones registradas en San Francisco y Los Ángeles “son absurdas”.

“Imagínese cuantos de los 17,000 que multaron solo en Los Ángeles son personas que pensaban que no quebrantaban la ley, que cruzaban sin ningún peligro y acabaron con una multa a causa de la cuenta regresiva instalada en los semáforos”, expresó.

El sargento Mike López, portavoz de la Policía de Los Ángeles, expresó que “claramente nosotros no queremos que ningún peatón sea multado y mucho menos que vaya a resultar herido o tener algo fatal cuando cruza la calle y no obedecen las indicaciones del semáforo; cuando se ve una mano y no debería entrar una persona [en el cruce] no se debería entrar, desobedeciendo las leyes”.

López indicó que “normalmente” las multas se han aplicado en lugares y en esquinas donde había muchos accidentes.

“Yo trabajé por 14 años en [la División] Hollenbeck y me tocó ver a gente entrando en la calle cuando no debía; en muchos casos utilicé la discreción [para no emitir multas]”, dijo. “Nosotros no estamos ahí buscando multas; no queremos una desgracia o que alguien vaya a morir al cruzar la calle”.