Trump podría interrumpir relaciones con Cuba

Una de las promesas electorales del presidente fue frenar el acercamiento entre ambos países iniciado por Obama
Sigue a La Opinión en Facebook
Trump podría interrumpir relaciones con Cuba
Donald Trump no está dispuesto a continuar con la política de acercamiento a Cuba de Obama.

Siguiendo con su ya tradición de acabar con todas las medidas tomadas por Barack Obama durante sus años en la Casa Blanca, varias fuentes cercanas a Donald Trump han asegurado que el presidente anunciará a principios de junio la nueva postura que su administración adoptará respecto a las relaciones con Cuba.

Según CNN, el republicano podría interrumpir las concesiones unilaterales iniciadas por su predecesor en la Casa Blanca y, además, podría solicitar la extradición de los fugitivos estadounidenses que recibieron asilo político en el pasado por parte de Fidel y Raúl Castro.

Una de estas personas que lograron huir del país y todavía son buscadas por el Departamento de Justicia de Estados Unidos es Assata Shakur, una mujer que, tras ser condenada en 1977 por asesinar a un policía del estado de New Jersey, escapó de la cárcel en 1979 y huyó a Cuba, donde reside desde entonces.

Además, fuentes cercanas a la administración Trump también han asegurado que el presidente podría prohibir cualquier tipo de relación comercial con el ejército del país comunista, que es quien controla la mayor parte de la industria turística estatal.

Durante sus ocho años en la Casa Blanca, Obama dejó de lado las tensiones existentes entre Estados Unidos y Cuba desde la revolución de Fidel Castro en 1959 para acercarse, política y comercialmente, a la isla vecina, pero su sucesor republicano no está dispuesto a seguir fortaleciendo esta nueva amistad por cuestiones políticas.

Raúl Castro recibió a Barack Obama en Cuba en marzo de 2016.

“El presidente prometió a sus votantes conservadores con orígenes cubanos y a los opositores de Castro en el Congreso que frenaría el acercamiento entre ambos países, pero esto no significa que la Casa Blanca se oponga a futuros acuerdos comerciales con el mercado cubano, que cada vez resulta más atractivo para las empresas estadounidenses”, afirmaron varios funcionarios del gobierno de Trump.

“Estoy totalmente convencido de que el presidente va a cumplir con sus promesas, y no me cabe ninguna duda de que los ciudadanos podrán ver un muy pronto un cambio en las relaciones con la isla”, aseguró el republicano Mario Díaz-Balart, representante de Florida en el Congreso y uno de los hombres más críticos con la política de acercamiento a Cuba de Obama.

La nueva posición de Estados Unidos respecto al régimen comunista coincide con el fin de una era política en Cuba: Raúl Castro, líder del país desde 2008, ya ha anunciado que abandonará la presidencia de la isla en febrero de 2018 tras una década en el poder.

Curiosamente, Trump, antes de iniciar su carrera presidencial en 2016, contempló la posibilidad de construir varios hoteles en Cuba, pero sus asesores le aconsejaron en ese momento que cortara cualquier tipo de relación diplomática con el régimen comunista hasta que Castro no cambiara su postura respecto a asuntos como el respeto a los derechos humanos y la libertad religiosa.