Agentes con chalecos identificados como “Police” tocan la puerta de familia latina, causando pánico

La familia de South Gate está aterrorizada por la posible separación
Sigue a La Opinión en Facebook
Agentes con chalecos identificados como “Police” tocan la puerta de familia latina, causando pánico
Roberto Ruiz con sus hijos, Estrella y David.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Cuando Roberto Ruiz, de 45 años, vio por las cámaras de vigilancia a agentes uniformados con chalecos que leían “police” (policía) entrar a su hogar en South Gate y tocar bruscamente la puerta el lunes por la mañana, sintió que todos sus sueños se derrumbaban.

“Pensé en todos mis proyectos, en el futuro de mis hijos y decía yo ‘¿Para qué?’… Digo, tanto que hemos hecho aquí y aquí mismo lo hemos invertido todo”, dijo atemorizado Ruiz, padre de dos hijos estadounidenses.

Ruiz dijo que el lunes alrededor de las 6:50 de la mañana vio alrededor de siete agentes con chalecos identificados como “Police” en la parte trasera de su casa.

Roberto Ruiz muestra la pantalla que utilizó para ver a los agentes. (Foto: Aurelia Ventura/ La Opinión)

Atemorizado al saber que inmigración llega a las casas sin previo aviso, despertó a su hija Estrella, de 20 años, y le contó lo que ocurría.

Preocupada, toda la familia se mantuvo en silencio mientras los agentes merodeaban la casa por alrededor de 20 minutos.

En los videos de vigilancia se pueden ver a los agentes entrar a la propiedad, que cuenta con tres viviendas, y caminar por el patio y alrededor de la casa de Ruiz en espera de que alguien les contestara.

Después que los agentes no recibieron respuesta se fueron, pero la familia entera quedó petrificada. Inclusive, el lunes era un día muy esperado por la familia puesto que el mas pequeño David, de 12 años, recibiría un reconocimiento de honores en su escuela.

“Pero ya no quiso ir y todos nos quedamos aquí en la casa”, contó Ruiz.

Ambos de los menores son estadounidenses. (Foto: Aurelia Ventura/ La Opinión)

Su hija Estrella dijo que esta situación es algo que nadie espera en su hogar. “Uno tiene planes día a día, y me imagino qué tal si hubiera despertado y hubiera visto que mi papá no está y yo pensaría que esta en la marketa o que se fue a trabajar”, dijo consternada la joven.

“Me duele porque yo y mi papá somos muy unidos y pasar por algo así cambia todo. Te hace valorar tu vida mas”, enfatizó.

Las posibles causas

Ruiz, originario del estado mexicano de Oaxaca, dijo que llegó a Estados Unidos a la edad de 14 años, y pese a estar indocumentado desde entonces, este es el único país al que identifica como su hogar y de sus hijos.

“Tengo temor de no poder ver a mis hijos y a mi esposa debido a la deportación”, dijo Ruiz, aseverando que eso le dio fuerzas para rehusarse a abrir la puerta.

Una cámara de vigilancia muestra a los siete agentes de policía salir de la propiedad de Ruiz. (Suministrada)

No eran policías como los conocemos, formales, eran diferentes … Si hubiera sido policía formal de los que conozco, yo no hubiera dudado, les hubiera abierto la puerta”, asevero Ruiz, quien trabaja como preparador de comida y también es músico.

Ruiz y su esposa Sara son propietarios de su residencia y dijeron que aunque no pueden asegurar que inmigración venía por ellos tampoco pueden descartar el hecho.

La familia dijo que nunca ha tenido problemas con la ley. El único error que podrían encontrar en su record es que en 2004 una compañía disquera quiso firmar un contrato con Ruiz y le ofreció la oportunidad de legalizar su estatus.

“Pero ya cuando tenían que firmar unos documentos y tenían que aportar mas información de la compañía, ya no quisieron”, dijo Ruiz.

Cinco años después intentaron por segunda ocasión legalizar su situación por medio de un ministerio cristiano. “Pero también cuando ya se tenían que firmar los papeles de patrocinio, ya el pastor no quiso”, añadió Ruiz.

La tercera vez fue hace seis meses cuando intentaron hacerlo por medio de otro pastor, pero el trámite se quedo sin finalizar.

ICE niega haber llegado al lugar

Tanto la Oficina de Inmigración y Control de Aduana (ICE) como la Administracióm para el Control de Drogas (DEA) negaron tener agentes presentes en la residencia de South Gate el lunes por la mañana.

“He revisado con la oficina de investigaciones de Seguridad Nacional y operaciones de aplicación y remoción en Los Ángeles. Representantes de ambos componentes de ICE dijeron que no tuvieron personal en esa ubicación esta mañana [del lunes]”, dijo Virginia Kice, portavoz de ICE.

Kice añadió que cuando ICE lleva a cabo una operación en el área, como precaución de seguridad alertan a la policía local justo antes de entrar en la jurisdicción.

Por su parte, Timothy Massino, portavoz de la DEA, dijo que algunos vecinos del área dijeron que vieron autos identificados con las iniciales de DEA. “Pero nosotros no identificamos los vehículos así”, añadió, negando que su agencia haya estado en South Gate.

La policía de South Gate aseveró que sus agentes no llegaron a su residencia y que recibieron una llamada que La policía de Los Ángeles (LAPD) estaría llegando, dijo el capitán Jim Teeples.

Por su parte, LAPD dijo que desconoce de alguna visita a la residencia de South Gate, pero que probablemente pudo haber sido un seguimiento de algún caso en curso.