Cadena perpetua para acusado de secuestro y asesinato de adolescente

El cuerpo de la joven de 15 años nunca fue hallado. Antolín García Torres se salvó de la pena de muerte
Sigue a La Opinión en Facebook
Cadena perpetua para acusado de secuestro y asesinato de adolescente
Antolín García fue acusado de la muerte de Sierra LaMar.

SAN FRANCISCO — Antolín García Torres fue sentenciado el lunes por unanimidad de un jurado de California a cadena perpetua por el secuestro y asesinato de Sierra LaMar, de 15 años y cuyo cuerpo sigue sin ser hallado.

García Torres, de 26 años, se salvó así de la pena de muerte, como lo había solicitado la fiscalía.

Además de secuestro y asesinato en primer grado, el hombre fue hallado culpable en mayo pasado de intento de secuestro y robo de auto.

“Estaría mintiendo si no dijera que estoy decepcionado con el veredicto”, aseguró hoy en una rueda de prensa Steve LaMar, padre de la joven, residente de Morgan Hill, al sureste de San Francisco.

“Él (Torres) podrá seguir viviendo, Sierra no lo hará. Él podrá respirar, Sierra no. Él podrá comer todos los días y ver a su familia y nosotros no tendremos eso”, reclamó LaMar.

La adolescente desapareció el 16 de marzo de 2012 mientras caminaba hacia una parada de autobús y nunca se volvió a saber de ella.

El juicio representó un especial reto para la fiscalía al no encontrarse el cuerpo de la joven ni un arma relacionada con su muerte. La defensa llegó a afimar que la joven tenía problemas en casa, por lo que huyó y era posible que viviera. Amigos de la menor dijeron en el juicio que LaMar fumaba marihuana y el día de su desaparición estaba emocionada porque iba a tomar Ecstasy.

El argumento acusador se basó en evidencia de ADN que conectó a García Torres con la desaparición de la adolescente.

Las ropas y el teléfono celular de la joven fueron encontradas cerca de la residencia de la familia días después de su desaparición.

Según la investigación, el ADN de García Torres fue encontrado en los pantalones de la joven, mientras que en el vehículo del acusado se encontró ADN de la joven desaparecida.

Adicionalmente, según la fiscalía, una cuerda hallada en el baúl del vehículo tenía cabellos de LaMar.

La defensa argumentó que todas estas pruebas no eran concluyentes y que la investigación nunca siguió otras pistas, incluyendo la presencia de un automóvil visto cerca del sitio en el que desapareció la adolescente.

La madre de García, su hermana y algunos primos testificaron, sin éxito, sobre la pobreza, abuso, incesto y adicción que han marcado la vida de García Torres.