Congresista latina defiende los derechos de los veteranos deportados

En entrevista con La Opinión, la Representante del Distrito 44, Nanette Díaz Barragán, habló de deportación y otros temas que afectan a la comunidad
Sigue a La Opinión en Facebook
Congresista latina defiende los derechos de los veteranos deportados
Representante Barragán junto a Héctor Barajas, un veterano que fue deportado de EEUU.

Luego de poner sus vidas en peligro en la línea de combate, decenas de veteranos que regresan al país, descubren que, en lugar de obtener su ciudadanía como reconocimiento por su labor, son deportados por cuestiones migratorias.

La semana pasada, la congresista por el distrito 44, Nanette Díaz Barragán, junto a los representantes Juan Vargas, Joaquín Castro, Michelle Luján Grisham, Lou Correa, Vicente González y Raúl Grijalva visitaron un refugio en Tijuana, para veteranos que han sido deportados de los EEUU.

“Escuché historias muy tristes. Estas personas han puesto su vida en peligro, y sin embargo, son deportados y deben vivir alejados de sus familias”, indicó Barragán, en entrevista con La Opinión.

“Cualquier persona que haya luchado por la libertad de nuestro país, debería recibir su ciudadanía. Punto”, enfatizó la congresista hija de inmigrantes mexicanos. “Es por eso que seguiré peleando por nuestros veteranos y me aseguraré de que sepan que ellos son tan americanos como sus hermanos y hermanas en uniforme”, agregó.

Contrariamente a la creencia de muchos, los veteranos no reciben automáticamente su ciudadanía, sino que deben someterse al proceso regular para hacerlo. Barragán explicó que, irónicamente, aquellos combatientes que mueren durante el servicio, en cambio, son transportados a los EEUU para ser sepultados y recibir honores militares.

“Estos veteranos se merecen regresar a su hogar con sus propios pies, no en una caja”, indicó.

Barragán se refirió al caso particular de Héctor Barajas, exresidente de Compton, quien administra el refugio de veteranos en Tijuana, y quien la semana pasada, recibió a los representantes, vistiendo con orgullo su uniforme militar.

Barajas sirvió en la armada durante cinco años y medio. Al regresar, tuvo problemas relacionados al abuso de substancias, por lo cual tuvo que servir tiempo en prisión. Al ser liberado, Barajas fue deportado a México.

Al regresar, muchos veteranos necesitan recursos y asistencia especial, para poder tratar el síndrome de estrés y otras dificultades relacionadas al combate. Pero no todos reciben la ayuda necesaria.

Recientemente, el gobernador Jerry Brown, le otorgó a Barajas un perdón que lo habilitará para clasificar por la ciudadanía norteamericana.

“Estoy trabajando en hacer todo lo posible para ayudar a Hector a recibir la ciudadanía que se merece”, señaló Barragan.

Refugio para veteranos deportados en Tijuana.

Veteranos en cifras

En enero de 2017, las fuerzas militares de EEUU contaban con 10,644 residentes, no ciudadanos. Según un reporte de ACLU (American Civil Liberties Union) de 2016, EEUU ha deportado a más de 230 veteranos.

Polución y medio ambiente

Durante la entrevista, la congresista Barragán mencionó otros temas que afectan a la comunidad del distrito al que representa, y que incluye las ciudades y comunidades de Carson, Compton, Downey, East Compton, Lynwood, North Long Beach, San Pedro, South Gate, West Rancho Dominguez, Willowbrook y Wilmington.

Entre las cuestiones más urgentes, Barragán destacó la polución del aire en Compton y Lynwood, donde una prueba reciente encontró restos de cromo en el medio ambiente.

En 2016, una investigación del Southern California Air Quality Management District, encontró, en la ciudad de Paramount, altos niveles de cromo 6, una sustancia cancerígena, resultado de la actividad de plantas de instalación de metales. Dicho descubrimiento cuestionó la posible existencia de la sustancia tóxica en Compton y Lynwood.

Barragán exigió a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) que provea los recursos necesarios para determinar si el cromo de dichas ciudades, también es cromo 6. Una vez obtenidos los resultados, y en caso de confirmarse la contaminación, se podrán tomar las medidas pertinentes.

“Es muy importante que la comunidad se mantenga informada y luche por sus derechos”, recalcó Barragán. “Yo entiendo que muchas personas tienen que mantener dos o más empleos, y no tienen tiempo para involucrarse en los problemas de su comunidad. También sé que en muchos casos los residentes son intimidados, o temen ser deportados, pero necesitamos oir sus voces, y tener su apoyo para poder luchar por ellos”, señaló

Disturbios en reunión vecinal

Barragán se refirió a los recientes disturbios ocurridos durante la reunión comunitaria (Town Hall) de este mes, en Carson, cuando un grupo de partidarios del presidente Donald Trump interrumpió el evento.

“Hay un individuo en Torrance que lleva gente a las reuniones comunitarias. Muchas veces incluso se trata de personas que ni siquiera viven en el distrito, y cuya única intención es interrumpir y crear disturbios”, explicó.

Barragán indicó que cuando se tocó el tema de inmigración, el grupo de partidarios de Trump, comenzó a gritar de manera violenta.

“Yo defiendo a la libertad de expresión y el disentimiento de opiniones. Pero esto debe hacerse de forma civilizada, porque de otro modo, le están quitando a los residentes la oportunidad de expresar sus inquietudes”, concluyó.