DHS exigirá a partir de enero licencias de conducir que cumplan con normas federales

Estados como California, Nueva York, Nueva Jersey, Illinois y Texas, entre otros, deben ajustar el ID
DHS exigirá a partir de enero licencias de conducir que cumplan con normas federales
El secretario Kelly acudió al Senado.
Foto: SAUL LOEB/AFP/Getty Images

WASHINGTON.- El secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, afirmó este martes que, a partir de enero próximo, los estadounidenses que no tengan licencias de conducir o cédulas de identidad ajustadas a una ley federal de 2005, no podrán abordar vuelos comerciales.

Kelly explicó que la aplicación del reglamento es tan sólo uno de los pasos que está tomando el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para evitar otro atentado como el del 9/11, que se cobró la vida de unas 3,000 personas en 2001.

El secretario de Seguridad Nacional precisó que, en aras de la seguridad nacional, el DHS no hará más exenciones a la aplicación de la ley “Real ID” de 2005, como lo hicieron los gobiernos del republicano George W. Bush, y el demócrata Barack Obama.

El DHS comenzó a implementar la ley federal de forma escalonada en 2008 y había dado tiempo a los estados para ajustarse a los requisitos de la legislación, incluyendo prueba de identidad y de residencia legal en el país, y tecnología a prueba de fraude. Las licencias que cumplen con los requisitos federales lucen una estrella dorada en la esquina superior derecha.

Los gobernadores estatales “deben alentar a sus ciudadanos a que obtengan otros tipos de identificación” para cualquier propósito federal, afirmó Kelly.

La ley federal “Real ID” de 2005, recomendada por la comisión que investigó los atentados del 9/11, estableció normas de seguridad mínimas para las licencias de conducir y cédulas de identidad, y prohíbe que el gobierno federal acepte las emitidas por estados que no cumplen con esos requisitos.

Así, las personas que viven en estados que aún no han cumplido con “Real ID”, no podrán usar sus licencias de conducir o cédulas de identidad para abordar vuelos o entrar a edificios federales o bases militares que las exijan, o deberán mostrar otro tipo de identificación alternativa.

Quienes no tengan esas licencias de conducir tendrán que presentar a los agentes de la Administración de Seguridad Aérea (TSA) algún tipo de identificación aceptable, como pasaportes, “tarjeta verde”, cédula de identidad militar, o tarjetas de viajeros emitidas bajo el programa “Global Entry”.

Según datos del DHS, para el pasado 23 de mayo,  sólo 24 estados y el Distrito de Columbia, sede de la capital estadounidense, cumplían con la “Real ID”.

California, Nueva York, Nueva Jersey, Illinois, y Texas figuran entre la decena de estados que tienen hasta el próximo 10 de octubre para ajustar sus licencias.  Nueve estados conceden licencias a inmigrantes indocumentados, pero a partir de enero próximo éstos necesitarán formas alternativas de identificación si quieren abordar vuelos comerciales. 

El DHS otorgó un “período de gracia”, hasta el próximo 10 de julio,  a Pensilvania, Oregón, Washington, Oklahoma, Kentucky, Virginia, Alaska, y Carolina del Sur, para que cumplan con los requisitos federales.  Al menos 13 legislaturas han adoptado leyes estatales que van en contra de la ley federal, lo que supone trabas e inconveniencias adicionales para sus residentes.

Para ver el mapa interactivo en línea, clic aquí

Exenciones a la ley

La TSA ha colocado anuncios en todos los aeropuertos para informar del inminente cambio a partir del próximo 22 de enero.

El DHS precisa en su página web que “Real ID” no aplica en instalaciones federales que no exigen uso de cédula de identidad; para el registro de votantes, o para emitir un voto; para solicitar o recibir beneficios federales; para conducir en un estado; para accede a servicios médicos o de emergencia, o para participar en investigaciones o procesos policiales.

Kelly compareció hoy ante una audiencia del Comité de Seguridad Nacional del Senado para examinar el presupuesto de $44,100 millones para el año fiscal 2018 de su agencia.

Una audiencia similar está programada en la Cámara de Representantes esta semana.

Kelly pide frenar paso a “malos actores”

Por otra parte, los recientes atentados en Londres han dado abono al gobierno de EEUU en su lucha contra el terrorismo, y Kelly afirmó que los tribunales que han bloqueado la veda a inmigrantes de países musulmanes están dificultando esa lucha.

“Necesitamos evitar que entren a nuestro país malos actores, sin importar su religión, raza o nacionalidad”, afirmó.

Según Kelly, hay ahora más potenciales terroristas que nunca y EEUU corre el riesgo de permitir su entrada al país si los tribunales impiden la puesta en marcha de la orden ejecutiva del presidente Donald Trump, que frena el ingreso de inmigrantes de seis países con mayorías musulmanas.

Kelly se refería a la orden ejecutiva que emitió Trump en marzo pasado, después de que la del pasado 27 de enero fue rechazada por los tribunales.

La nueva versión, impugnada en sendos tribunales, también fue rechazada la semana pasada por el Cuarto Circuito de Apelaciones, por considerarla una medida que discrimina a los musulmanes.

La orden ejecutiva impone una moratoria de 90 días al ingreso de inmigrantes de Siria, Irán, Libia, Somalia, Sudán y el Yemen, y otra por 120 días al ingreso de refugiados de todo el mundo.

Kelly destacó la urgencia de que el gobierno de EEUU se mantenga alerta para frenar las amenazas terroristas, incluso de personas que actúan en solitario y que encuentran inspiración en “ideología radical y violenta para causar daño a estadounidenses”.

Debido al freno que han  puesto los tribunales a la medida ejecutiva, “no tengo plena confianza de que estemos haciendo lo mejor” para impedir el paso a terroristas, dijo.