Los niños no deberían ser los últimos

Los que toman decisiones en “el sistema” se ocupan de los niños, pero no los aman como los padres aman a sus hijos

Guía de Regalos

Los niños no deberían ser los últimos
Cientos de niños esperan por una oportunidad
Foto: Archivo

Al firmar el presupuesto de este año, el gobernador Brown debe corregir lo que quizá sea la peor injusticia en nuestro estado –negarles a los 50 mil niños en adopción temporal, abusados y descuidados, un defensor legal dentro de la burocracia que sea responsable de criarlos.  Sólo $22 millones de los $170 miles de millones del presupuesto anual del estado son necesarios para reducir la carga de casos asignados de los abogados que representan a esos niños. Esta cantidad es algo mínimamente digno para cumplir con nuestra obligación moral de proteger a  esos niños que para propósito de la ley no tienen padres.

Actualmente, el promedio de casos en California es de 250 niños por abogado.  En algunos casos, los números son aún peores que esa cifra. En el condado de Ventura, se espera que un abogado represente a un promedio de 500 niños; en el condado de Riverside el promedio es de 461.

Quizá usted pueda recordar el terror que se tiene de niño si uno está perdido en una tienda o un parque de diversiones, sintiéndose totalmente solo. Esta es apenas una noción de lo que es despertarse cada mañana en un hogar de adopción temporaria.

Lo sé porque yo fui uno de esos niños. Me asignaron a un hogar de adopción temporaria a los 5 años después de encontrar a mi madre muerta por una sobredosis de drogas. Estas son tres cosas que usted debe saber sobre la vida de estos niños:

Primero, uno está siendo criado por “el sistema” – una burocracia de gobierno. Imagine a un niño siendo criado por la DMV (Dirección del Vehículo Automotor).  Esa es la adopción temporaria, en síntesis. Los que toman decisiones en “el sistema” se ocupan de los niños, pero no los aman como los padres aman a sus hijos.  Los adultos en “el sistema” son empleados haciendo su trabajo y tienen que responder a reglas, regulaciones, jefes, y presupuestos.

Segundo, toda decisión importante sobre la vida de un niño en adopción temporaria que de otra manera se tomaría en el hogar, se toma en los tribunales. Si un niño es medicado por la fuerza; a qué escuelas irá; si alguna vez verá a sus hermanos o hermanas; si alguna vez verá a su mamá o papá de nuevo; todas estas decisiones se toman en la corte.

Y ahí, en la mesa del abogado, seguramente con los pies colgando de la silla sin aun alcanzar el piso, aterrado, confundido, ansioso, y totalmente desamparado, se sienta el niño abusado y descuidado, con su vida entera en una incertidumbre total.

Yo me acuerdo.

Tercero, en todo el “sistema”, hay un solo adulto que por ley y preparación profesional tiene una obligación incondicional de ser el defensor de ese niño, sin importar el costo o la burocracia.

Este defensor en “el sistema” es su abogado; alguien que eligió usar su título de abogado para representar a los más vulnerables entre nosotros.  Como abogado, y ex niño en adopción temporaria, yo sé lo importante que es esta defensa legal.

En el presupuesto anual del estado, la falta de dinero asignado a los jóvenes en hogares temporarios y los abogados de los que dependen es desastrosa; constituye otra forma de abuso y descuido.

Pero aunque todos están de acuerdo en que este problema se debe resolver,  en dos de los últimos tres presupuestos anuales, acordados en Sacramento a última hora y a puertas cerradas, se eliminaron totalmente los fondos que hubieran reducido el número de casos por abogado.

Hasta que los funcionarios hagan lo que es correcto para los niños abusados y les provean los defensores que todo niño necesita, demasiados niños se irán a dormir cada noche asustados y, peor aún, solos, preguntándose qué hicieron para merecer esto.

Miles Cooley es socio del estudio jurídico Kelly, Drye & Warren en Los Ángeles, donde ha representado a clientes como Rihanna, Jay-Z y Curtis “50 Cent” Jackson. Miles también participa en distintas organizaciones sin fines de lucro trabajando en temas de hogares temporarios, incluyendo Peace4Kids y John Burton Advocates for Youth.