5 claves para entender el enredo del “Rusiagate”

Suena complicado, pero quizá lo sea por las "subtramas" entorno a la central
Sigue a La Opinión en Facebook
5 claves para entender el enredo del “Rusiagate”
El presidente Trump considera que el "Rusiagate" es una "cacería de brujas".
Foto: Win McNamee/Getty Images

El tema parece más complicado de lo que es, quizá porque hay demasiadas subtramas a la central: la relación del equipo del presidente Donald Trump con el gobierno ruso.

Todo comenzó a revelarse en el proceso electoral de 2016, cuando se descubrió que Paul Manafort, quien fuera jefe de campaña del presidente, renunció por sus posibles nexos con la administración de Vladimir Putin. Luego Associated Press publicó que el estratega había trabajado en secreto para un multimillonario ruso en un plan para beneficiar al gobierno del ruso.

El tema tomó un nuevo giro y agregó una nueva trama cuando se “hackearon” los correos del equipo de campaña de Hillary Clinton, en un ataque supuestamente enviado al buzón del coordinador de campaña John Podesta. Los rusos fueron acusados de esto y el presidente Barack Obama implementó sanciones al gobierno de Putin, incluyendo la expulsión de personal de Inteligencia. Luego ordenó investigar el “hackeo” y su influencia en el proceso electoral.

Aún no se demuestra que ambas líneas estén directamente relacionadas, pero el Congreso y el FBI investigan al respecto y no hay conclusiones definitivas. ¿Pero por qué es importante el “Rusiagate”?

1. Contrainteligencia.- La importancia de esta investigación radica en la necesidad de demostrar la relación entre ciudadanos y/o funcionarios estadounidenses con un gobierno extranjero, en este caso el ruso, que podrían afectar la seguridad nacional. Es decir, una posible conspiración, en este caso entre equipo del presidente Trump con la administración rusa.

2. El contacto central.- Personajes cercanos al presidente Trump, como el exasesor de seguridad nacional Michael Flynn, el fiscal general Jeff Sessions –quien se hizo a un lado de las investigaciones causando la molestia del mandatario– y el esposo de Ivanka Trump, Jared Kushner mantuvieron reuniones con el Embajador de Rusia en Washington, Sergei Kislyak, un veterano de la era soviética, férreo patriota ruso, astuto diplomático.

3. El yerno.- El caso de Kushner resulta muy especial, ya que se reveló que cuando mantuvo reuniones con Kislayak, lo sorprendió al ofrecer “una vía de contacto directo” entre el Kremlin y el gobierno de su suegro. Hasta ahora, el joven asesor de la Casa Blanca no ha sido llamado a rendir testimonio ante el Congreso, pero él afirma que está dispuesto a ir. ¿Por qué su caso es complicado? Para el exdirector de la CIA, John McLaughlin, considera que el tipo de contactos del yerno del presidente con los rusos, sólo pueden llevar a una conclusión: “Espionaje”.

4. La renuncia de Flynn.- El exasesor de Seguridad Nacional debió renunciar luego de conocerse su relación con los rusos y de haberle mentido al vicepresidente Mike Pence al respecto. Flynn no ha rendido testimonio, e incluso se amparó en la Quinta Enmienda para no implicarse en algún delito. El presidente Trump aceptó su renuncia, pero lo ha defendido en todo momento.

5. El exdirector del FBI.- Las investigaciones en el Congreso y el FBI avanzaban, pero tuvieron un repunte cuando Flynn salió de la Casa Blanca y luego el presidente le pidió sorpresivamente la renuncia James Comey, quien lideraba en el Buró las indagatorias sobre el “Rusiagate”. Esta semana Comey dará testimonio en el Comité de Inteligencia del Senado, pero ya adelantó que el presidente le pidió en varias ocasiones “lealtad” y “dejar de investigar” a Flynn, porque era “un buen chico”.

En medio de estas indagatorias, el presidente Trump ha buscado una mejor relación con la administración de Putin, incluso el mandatario ruso ha expresado las mismas intenciones y ha externado su “admiración y afinidad” con el republicano.

Loading the player...