Medida pretende quitarle fondos a Cudahy por ser una ciudad santuario

Activista antiinmigrante arremete contra la municipalidad del sureste de Los Ángeles
Medida pretende quitarle fondos a Cudahy por ser una ciudad santuario
Cudahy alberga a cerca de 24,000 personas.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Poco después de que se desatara una caótica pelea entre partidarios de Donald Trump y defensores de inmigrantes afuera del Ayuntamiento de Cudahy, un activista antiinmigrante cumplió su promesa de “delatar la corrupción e inmigración indocumentada” de la ciudad del sureste de Los Ángeles.

Joseph Turner, residente de Torrance, presentó una petición al Ayuntamiento de Cudahy en la cual pide derogar el impuesto de utilidades de usuarios (UTTs) en la municipalidad por haberse declarado ciudad santuario en 2015.

En California, los UTTs son impuestos que las ciudades y condados tienen derecho de imponer sobre el consumo de ciertos servicios públicos. En Cudahy, los residentes y las empresas pagan impuestos sobre facturas de teléfonos fijos y celulares, agua, retiro de basura, gas y electricidad.

Bajo el lema de “remover fondos a las ciudades santuarios”, Turner dijo que dichas ciudades “obviamente” ayudan a inmigrantes indocumentados, “y no queremos que eso suceda en nuestro país”.

Turner acusa a los políticos de Cudahy de despilfarro de fondos municipales y dice que si se cortan los UTTs, los representantes gubernamentales ya no derrocharán el dinero.

Residente acusa a la Ciudad de despilfarro de recursos. (Foto: Aurelia Ventura/ La Opinión)

En busca de 62 firmas

Turner presentó su petición bajo la Propuesta 218, la cual permite que ciudadanos deroguen algunos impuestos usando una fórmula estatal. Esta fórmula requiere que los proponentes recopilen firmas equivalentes al 5% del total de votos emitidos en la última elección gubernamental.

Cudahy es una ciudad pequeña, con una población de aproximadamente 24,000 personas, por lo que solo se necesitarían 62 firmas para que la medida sea puesta en la boleta electoral.

En la actualidad, los residentes de Cudahy, cuya población es 96% latina, pagan un impuesto de 4% sobre cada una de estas facturas, mientras que las empresas locales deben pagar 8%.

De aprobarse la medida, Cudahy podría perder aproximadamente 13.5% de los ingresos de la ciudad, una suma de más de un millón de dólares.

Sentimientos encontrados

El mexicoamericano Luis García dijo que Cudahy se encontraba en óptimo estado cuando no había “etiquetas” para identificar quién es ciudadano y quién es indocumentado.

“Con esto todos perdemos. Yo no apoyo a que nos etiqueten como una ciudad santuario porque no ganamos nada. Es un título que solo nos está afectando”, aseveró García, quien ha residido en Cudahy por más de 30 años.

Pese a que García dijo que no formará parte de las 62 firmas necesarias para que se apruebe la medida, sí recomendó que el actual Ayuntamiento trabaje más de cerca con la comunidad.

“Lo que debemos hacer es crear una comunidad que funcione para todos, no nada más para ciudadanos o indocumentados”, dijo.

En un comunicado, la ciudad de Cudahy expresó que “es lamentable que extremistas de afuera se dirijan a ciudades que se han declarado santuarios con fin de garantizar que todo residente sea proporcionado con la protección plena garantizada por la Constitución”.

“Estos impuestos se utilizan para proveer servicios esenciales a todos los residentes de la ciudad, sean ciudadanos o no. Esto no es más que una política de tierra quemada perpetuada por fanáticos que buscan castigar a personas que no se parecen a ellos “, agrega la misiva municipal.


NOTAS RELACIONADAS