Inmigrantes aprenden a leer y escribir español después de los 50 años

La Casa Guerrero ofrece clases de alfabetización, primaria y secundaria en Long Beach sin costo alguno
Sigue a La Opinión en Facebook
Inmigrantes aprenden a leer y escribir español después de los 50 años
06/01/17/LOS ANGELES/Teacher Adela Perez helps students how to read and write in Spanish during a literacy workshop in Long Beach. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Cuando Salvador González emigró a Los Ángeles ya no era un niño, tenía 22 años pero llegó de México sin saber leer ni escribir su propia lengua, el español

“Es que yo no fui a la escuela en Michoacán (México). La prioridad era trabajar para ayudar a la familia”, explica.

Y cuando llegó a Estados Unidos no hizo otra más que trabajar y aprendió el oficio de hacer instalaciones de aire acondicionado y refrigeración en edificios y casas.

“Tengo muy buen trabajo con una compañía grande y viajo por todo California”, cuenta orgulloso.

Salvador Gonzalez y Eudocio Lara aprenden a leer y escribir en español en las clases de alfabetización que ofrece en Long Beach el Club Guerrero (Photo Aurelia Ventura/ La Opinión)

Le ha ido tan bien, que de su sueldo paga la carrera universitaria de su hija que estudia para ser ingeniera de minas en Reno, Nevada. González hasta se ha comprado dos casas en Las Vegas, otra en México, una residencia rodante y dos terrenos.

El problema es que han pasado 32 años desde que llegó a Los Ángeles y aún no sabe leer ni escribir en español.

¿Qué cómo le hecho?

“Hace 28 años yo saqué mi licencia de manejo gracias a que el examen escrito me lo hicieron oral mediante unos audífonos”, explica.

Y dice que aprendió a ir de un lugar de otro en California guíandose con mapas. “Solito llegaba a San Francisco y San Diego. Me costaba trabajo pero llegaba. En inglés me sé el abecedario”, observa.

Pero fue hace unos meses cuando González, a sus 54 años, decidió que ya era hora de aprender a escribir y leer. Y sin pensarlo más, se inscribió en las clases de alfabetización que da la Casa Guerrero en Los Ángeles.

“Siempre he querido aprender pero como tengo mucho trabajo, lo he pospuesto”, confía. Y agrega que ahora tiene un incentivo muy fuerte que lo ha hecho decidirse de una vez por todas.

“Si aprendo a leer los termostatos de los aires acondicionados puedo ganar más dinero”, cuenta mientras sus ojos se le llenan de brillo.

Cuando fueron niños a Salvador González  y Eudocio Lara sus padres nunca los mandaron a la escuela. Por eso es que decidieron aprender a leer y escribir en español en las clases que ofrece la Casa Guerrero en Long Beach. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinión)

Abierto a todos

Adela Pérez, la coordinadora de la Casa Guerrero, una organización no lucrativa que da a las clases de alfabetización a las que asiste Salvador González, dice que enseñan a adultos a partir de los 15 años y hasta los 100 años.

Tenemos alumnos desde los 30 hasta los 78 años”, puntualiza.

Siguen el programa y los materiales del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) de México. “A través del Consulado de México les damos certificados cuando culminan sus estudios”, señala. “Y una vez que aprenden a leer y escribir, pueden hacer la escuela primaria y la secundaria y obtener su diploma”, agrega.

La también maestra de alfabetización dice que aprender a leer y escribir depende del tiempo que el alumno le dedique, pero puede llevarse seis meses y hasta dos años.

A los adultos les cuesta más trabajo aprender a leer y escribir en español que a los niños pero con mucha dedicación lo pueden lograr hasta en seis meses, dice la maestra Adela Pérez. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

“Las clases son en Long Beach, los martes y jueves a partir de las 11 de la mañana”, observa.

Los interesados pueden llamar al 562-326-1713 para pedir más información. Si no vives en Long Beach, y quieres saber dónde en Los Ángeles puedes aprender a leer y escribir español, ahí mismo te pueden ayudar.

La maestra reconoce que a diferencia de un niño, es más difícil para un adulto aprender a escribir y leer español simplemente, considera porque tienen muchas cosas en su mente así como más compromisos y problemas con que lidiar.

“Uno como maestro tiene que tenerles mucha paciencia y ellos deben hacer sus tareas porque el aprendizaje depende mucho de repetir. Si en su casa no hacen nada, les va a costar más trabajo”, observa.

A sus 65 años, Candida Sandoval decidió enseñarse a leer y escribir español. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinión)

Las satisfacciones

A sus 65 años y ya jubilado, Eudocio Lara se dijo a sí mismo que ya era tiempo de aprender a leer y escribir y se apuntó a las clases de la Casa Guerrero. “De niño, en Guerrero (México) nunca me mandaron a la escuela. Y ya cuando vine a los Estados Unidos, a los 30 años se me hizo muy difícil encontrar el tiempo. Trabajaba todo el día. Tampoco sabía dónde podía aprender”, recuerda.

Toda su vida productiva, Lara trabajó en la pintura y mantenimiento hasta que se retiró recientemente. “Todo es doblemente difícil cuando eres analfabeta. Sé un poco de inglés pero de español nada”, admite.

Pero tras varios meses de ir a clases, Lara reconoce que le ha gustado saber leer y escribir. “Ahora ya puedo saber por cuál calle voy”, dice sonriendo.

La maestra Adela Pérez dice que cuando los adultos aprenden a leer y escribir en español sus vidas mejoran en lo personal y lo laboral. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)

La maestra Adela Pérez considera que la mayor satisfacción cuando un adulto logra alfabetizarse es su propio testimonio de cómo lo aplica en su vida personal y laboral.

“Para los hijos es una motivación muy grande ver a sus padres que van a la escuela. Muchos padres comienzan a ayudar a sus hijos con sus tareas, algo que no podían hacer antes”, indica.

En la cuestión laboral, significa un gran avance. “Tengo estudiantes que me dicen que por no saber escribir ni leer no se animan a buscar un mejor trabajo. Les da vergüenza que se sepa. Hay una señora que se dedicaba a la limpieza y después de aprender a leer y escribir ya consiguió trabajo como supervisora. Ahora ya estudia la secundaria”, cuenta.

La coordinadora de Casa Guerrero hace hincapié que aunque el programa de alfabetización y de estudios de primaria y secundaria es un programa impulsado por el gobierno de México, está abierto para cualquier nacionalidad y es completamente gratis. “Tenemos estudiantes de Centroamérica. Así que todos los que quieran aprender a leer y escribir español, pueden venir”.