Tras ser encarcelado por 20 años por un crimen que no cometió, Franky Carrillo se postula para la Asamblea

El angelino es uno de los seis candidatos que buscan representar al Distrito 51
Sigue a La Opinión en Facebook
Tras ser encarcelado por 20 años por un crimen que no cometió, Franky Carrillo se postula para la Asamblea
Carrillo se ha postulado para representar a casi 500,000 angelinos en la Asamblea de California.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

En 1991 Franky Carrillo fue arrestado bajo cargos de asesinar a un hombre en Lynwood.

Él no cometió dicho crimen; sin embargo, un juez lo condenó a cadena perpetua.

En aquella época, Carrillo solo tenía 16 años.

Un niño tras las rejas

El adolescente había sido condenado a prisión luego de que el Departamento del Sheriff de Los Ángeles consiguiera como testigo clave a un muchacho pandillero quien fue su principal acusador. El joven señaló a Carrillo al seleccionarlo en un libro de 140 fotos la noche del tiroteo.

Durante las próximas dos décadas, Carrillo logró sobrevivir gracias al dibujo y el cariño de su familia, sobre todo el de su padre, quien lleva el mismo nombre. En los años ochenta, la madre de Carrillo abandonó a la familia, y fue su padre, nacido en el estado mexicano de Coahuila en 1937, quien se encargó de él y sus tres hermanos.

Alentado por su padre, Carrillo se dedicó a abogar por sí mismo, escribiendo petición tras petición en las que pedía que su caso fuera reevaluado.

Finalmente, el bufete de abogados Morrison & Foerster escuchó su llamado. El equipo dedicó cinco años a la investigación de cada detalle de su caso y, con su ayuda, un juez de la Corte Superior del Condado de Los Ángeles concluyó que las evidencias de los testigos en su contra eran falsas o estaban corrompidas.

En 2011, con 37 años de edad, Carrillo fue puesto en libertad.

Debido a la gravedad de los cargos en su contra, al angelino se le prohibió andar en el patio recreativo después de las 5:00 p.m. a lo largo de su encarcelación. Por ello, al salir, él se apuntó para una carrera de relevos nocturna en las montañas de Utah. Después de tantos años sin ver un anochecer, añoraba ver las estrellas.

Carrillo también realizó estudios de licenciatura en sociología en la Universidad Loyola Marymount. Se enamoró. Se casó. Tuvo una hija.

Asimismo, el ahora padre de tres hijos levantó una demanda contra el condado de Los Ángeles, quien le otorgó una indemnización de $10.1 millones de dólares—unos $500,00 por cada año que estuvo injustamente encarcelado. Durante ese tiempo, Francisco el mayor, su “apa”, su “viejo roble”, falleció.

Carrillo a los 16 en la cárcel y, más de 20 años después, el día de su graduación universitaria. (Suministrada)

Con la mira en la Asamblea

Hoy día, Carrillo, 43, es una de seis personas postuladas para tomar el lugar de Jimmy Gómez en el Distrito 51 de la Asamblea de California.

Dicho distrito abarca una amplia región del condado de Los Ángeles, incluyendo a City Terrace, el Este de Los Ángeles, Chinatown, Highland Park y Silver Lake.

“Es una región muy diversa, dijo el candidato, con una gran variedad de circunstancias. Son unas 500,000 personas. Pero, de ser elegido, yo me esmeraría por representar a cada una de ellas”.

Los contrincantes de Carrillo, a su vez, varían en experiencia gubernamental. Estos incluyen al dermatólogo Ron Birnbaum y a Wendy Carrillo, una activista de origen salvadoreño, así como al demócrata Luis López. Gabriel Sandoval, miembro de la junta directiva de modernización electoral, y David Vela, quien fue parte de la junta directiva del distrito escolar unificado de Montebello, también estarán en la papeleta.

Carrillo reconoce su escasez de experiencia. Sin embargo, no carece de ella. “Sé que me queda mucho por aprender, aseveró, pero estoy listo para trabajar muy duro y hacer todo lo posible para representar a mi comunidad en la Asamblea”.

En 2016, Carrillo abogó a favor de la Propuesta 62, una medida derrotada que buscaba terminar con la pena de muerte en California. También se unió a manifestaciones a favor de derechos laborales para trabajadoras domésticas. Fungiendo como asambleísta, sus prioridades serían la justicia social, en la cual él incluye la educación, y la protección del medio ambiente y los inmigrantes.

Franky Carrillo hablando a favor de la Propuesta 62. (Foto: Araceli Martínez Ortega/La Opinión)

A Carrillo también le interesa seguir abogando para reformar el sistema judicial. A pesar de no haber sido condenado a muerte, explicó, se ve reflejado en las personas que sí lo han sido.

“Cuando estaba encarcelado, muchos alrededor de mí hablaban de la luz al final del túnel, del día en que saldrían libres, dijo Carrillo, pero para mí no había luz. Tuve que luchar día a día para no caer en la desesperanza.”.

“Si no logro otra cosa, destacó, espero por lo menos generar un cambio paradigmático. Yo, un chavo del Este de Los Ángeles, un hombre previamente encarcelado, ahora estoy postulándome para fungir como servidor público. Yo más que nadie sé lo que es necesitar la ayuda de los demás. Eso es algo que no tomo a ligera”