Intérpretes en tribunales de inmigración demandan a compañía por abuso laboral

La empresa SOSi dice que los demandantes mienten

Guía de Regalos

Intérpretes en tribunales de inmigración demandan a compañía por abuso laboral
La compañía señaló que en un mes cualquiera, los intérpretes participan en más de 9,000 audiencias de inmigración. / Getty

Una compañía que ofrece servicios de interpretación para tribunales federales de inmigración enfrenta una demanda por una serie de anomalías que —según los acusadores— incluye el que clasifique a sus empleados “de manera incorrecta”; es decir, como contratistas.

Hilda Estrada y María Portillo, ambas intérpretes que trabajan en Los Ángeles y que aparecen como demandantes en la querella, dijeron que desde que la compañía SOS International (SOSi) tomó el contrato con los tribunales federales en 2015, todo su régimen de trabajo cambió.

“Teníamos mucha presión, no teníamos descanso”, dijo Estrada, de 37 años, y aseveró que en ocasiones pasaban horas interpretando casos sin que pudieran salir a comer algo.

Hilda Estrada es una de las demandantes. (Suministrada)

“No podíamos llevar comida. Tampoco nos decían cuánto tiempo íbamos a trabajar por día”, aseveró.

Por su parte, Portillo, de 53 años y quien lleva trabajando como intérprete 28 de ellos, dijo que cuando llegaban a trabajar a veces tenían que esperar hasta una hora y media hasta que apareciera el juez porque no les especificaban la hora para llegar.

“Y cuando [el juez] llegaba teníamos que arreglar el equipo [audífonos y micrófonos] y si no funcionaban decían que era nuestra culpa”, explicó Portillo.

Ambas aseguran que cuando las intérpretes se quejaron el año pasado, SOSi las despidió.

Maria Portillo fue despedida después de reclamar lo que consideraba injusto. (Suministrada)

Esta compañía comenzó a ofrecer sus servicios al Departamento de Justicia de Estados Unidos desde 2015, después que se terminara un contrato de más de dos décadas con otra empresa.

Una de las principales razones por las que cambiaron, según los demandantes, fue por que SOSi cobraba menos.

Sin embargo, los intérpretes alegan que estas tarifas bajas les afectó a ellos, ya que sus salarios bajaron en un 39%.

Estrada dijo que SOSi es una compañía “avara” a la que solo le importa pagar lo menos posible y contratar a intérpretes que a veces no tienen el nivel de experiencia necesario.

Mientras que Portillo señala que lo que más le pesa son los inmigrantes que quedan atrapados en todo este problema.

“Muchos familiares vienen de lejos y les dicen que no hay intérpretes. Eso les hace perder trabajo, escuela”, aseveró.

“Se me hace injusto que les aplacen sus citas solo por la falta de un intérprete”.

La demanda

El reclamo legal, archivado el 31 de mayo, pide que la empresa SOSi reclasifique de inmediato a los intérpretes como empleados en lugar de “contratistas independientes” y que se le devuelva el empleo a quienes fueron despedidos.

La querella tiene vastas implicaciones para el movimiento laboral, porque los empleadores tienden a categorizar a los trabajadores como autónomos (freelancers) o contratistas independientes con el objeto de evitar costos asociados con la contratación de empleados corrientes.

La demanda entablada por National Labor Relations Board (Junta Nacional de Relaciones del Trabajo o NLRB) acusa a SOSi de despedir ilegalmente a sindicalistas, interrogar indebidamente a empleados acerca de sus actividades de organización, amenazar con acciones legales y prohibir a los trabajadores participar en actividades relacionadas con el sindicato.

Los intérpretes de de dicha demanda tienen el apoyo de los sindicatos The NewsGuild-CWA y el Pacific Media Workers Guild (Local 39521).

Si la campaña tiene éxito, cientos de intérpretes de inmigración podrían negociar colectivamente los términos y condiciones de su empleo.

“Los interpretes mienten”

En un comunicado, la compañía SOSi indicó que los reclamos de unos “cuantos excontratistas independientes” son infundados y no representan con precisión los negocios de la empresa.

“Hemos contratado con éxito a cientos de contratistas independientes que prestan servicios de interpretación en más de 200 idiomas y dialectos en apoyo de EOIR [la Oficina Ejecutiva para la Revisión de Inmigración]”, explica el comunicado.

SOSi cuenta con más de 800 intérpretes, todos contratistas independientes. En un mes cualquiera, los intérpretes participan en más de 9,000 audiencias individuales de inmigración, en 200 idiomas y en más de 300 cortes en todo el país.

La encuesta reveló que la mayoría de interpretes de la nación trabajan como contratistas independientes. (InterpreterEd.com)

Una encuesta nacional realizada el 10 de mayo de 2017 por InterpreterEd.com encontró que el 87% de los contactados respondieron que era “algo” o “extremadamente importante” mantener su condición de intérprete de contrato independiente.

“El reciente anuncio de procedimiento de la NLRB simplemente inicia un proceso de audiencia y no tiene impacto en nuestras operaciones
actuales”, agregó el comunicado de SOSi.

“La audiencia de agosto dará a SOSi la oportunidad de presentar nuestra posición consistente de que —dada la naturaleza del trabajo— así como la corta y limitada duración de las asignaciones de trabajo individuales, seguimos la práctica general de la industria de escoger de un gran número de interpretes independientes, subcontratados para satisfacer nuestras
necesidades”.