Los Ángeles empieza a hacer mella en el robo de salario

La oficina de normas de salario de la ciudad de Los Ángeles recaudó más de $250,000 dólares en restitución desde julio de 2016
Los Ángeles empieza a hacer mella en el robo de salario
Miles de residentes de Los Ángeles son víctimas de robo de salario.

Es un problema de enormes proporciones en Los Ángeles, pero la ciudad esta empezando a hacerle frente.

La oficina de normas de salario de la ciudad de Los Ángeles recaudó más de $250,000 dólares en restitución desde julio pasado para los trabajadores que recibieron pagos menores del mínimo de la ciudad, dijo el jefe de la oficina de la administración de contratos.

El Ayuntamiento creó la oficina en el 2015 dentro del Buro de Administración de Contratos del Departamento de Obras Públicas para ayudar a hacer cumplir el plan de la ciudad para aumentar el salario mínimo a $15 dólares la hora para el 2020.

El primer aumento hacia ese máximo entró en vigor el primero de julio del año pasado para los empleadores con 26 trabajadores o más, con lo que la tarifa por hora aumentó de $10 dólares—que es el salario mínimo estatal—a $10.50 la hora en la ciudad de Los Ángeles.

John Reamer, director de la Oficina de Administración de Contratos, explicó al Ayuntamiento sobre el trabajo de la oficina de normas de salario mientras hablaba sobre el informe anual del Departamento de Obras Públicas.

El informe abarcaba el año fiscal 2015-16, por lo que no cubría la nueva ley de salario mínimo y la Oficina de Normas de Salario, pero Reamer incluyó la información sobre el esfuerzo de aplicación de los salarios mínimos de este año durante su presentación oral.

 

La ciudad de Los Ángeles es conocida como “La Capital del Robo de Salarios de California”.

Millones de dólares robados

Según el centro de trabajo de la UCLA, los trabajadores de Los Ángeles pierden $26.6 millones cada semana por el robo de salario a través de violaciones laborales cometidas por sus empleadores.

El robo de salarios incluye el que los trabajadores no reciban el pago del trabajo extra, son clasificados como contratistas independientes o reciben un pago por debajo del salario mínimo.

Para el año fiscal 2015-16, la Oficina de Normas de Salario tenía cinco empleados; actualmente hay 19.

Un estudio de UC Berkeley en 2015 encontró que Los Ángeles necesitaría 25 investigadores para alcanzar un promedio de un investigador por cada 20,000 trabajadores de salarios bajos, similar a la norma en San Francisco, que cuenta con la ley de salario mínimo más antigua del estado.

El concejal Paul Koretz le preguntó a Reamer si consideraba que el nivel de personal actual era suficiente.

“El número óptimo, es difícil decirlo”, respondió Reamer.

Reamer agregó que las pequeñas empresas que tienen menos de 26 empleados estarán sujetos al aumento del salario mínimo a partir de julio de este año. Indicó que el cambio probablemente representará una mayor carga de trabajo para la oficina y él monitoreará de cerca para ver si se necesitan recursos adicionales.

Kimberly Fitzpatrick, gerente de la Oficina de Normas de Salario, indicó que hay dinero en el presupuesto para siete posiciones adicionales para el próximo año fiscal en el saldo no asignado.

AYUDA

Aquellos que crean haber sido víctima del robo de salario, pueden reportarlo al “Programa Empleo” que se ha consolidado como una gran alianza entre diversas agencias gubernamentales, Consulados y organizaciones no gubernamentales del sur del Estado de California, para proporcionar orientación y asesoría jurídica a personas que enfrentan abusos en sus centros de trabajo. Opera en los Condados de Los Angeles, San Bernardino, Orange, Riverside, Ventura, San Diego y Valle Imperial, a través de una línea telefónica gratuita 1-877-55AYUDA (1-877-552-9832), en la que se registra la solicitud de apoyo del interesado y se canaliza su caso a la autoridad correspondiente.

Independientemente de la calidad migratoria del solicitante, el Programa EMPLEO auxilia en casos relacionados con:
Salarios no pagados
– Discriminación laboral
– Acoso sexual en el trabajo
– Despido injustificado
– Denuncias de condiciones de trabajo insalubres o peligrosas.

Todos los servicios que se ofrecen mediante este Programa son gratuitos y la información que proporciona el interesado es confidencial.