Nueva ordenanza apoya la creación de jardines urbanos en LA

El Concejo de L.A. aprobó un incentivo para cultivar vegetales en lotes vacantes de la ciudad
Sigue a La Opinión en Facebook
Nueva ordenanza apoya la creación de jardines urbanos en LA
El Concejo de LA aprobó una ordenanza para incentivar la creación de jardines urbanos.
Foto: Archivo / Impremedia

Cientos de angelinos viven en áreas consideradas “desiertos de comida”, esto es, que no tienen acceso a mercados de vegetales y frutas frescas, y, por el contrario, están rodeados de restaurantes de comida chatarra y tiendas de venta de licor.

Las zonas de “desierto de comidas” en Los Ángeles generalmente coinciden con áreas de bajos recursos y comunidades de minorías, como por ejemplo Compton, Inglewood y Bell, entre muchas otras. Los residentes de dichas áreas no cuentan con mercados cercanos donde comprar vegetales y frutas frescas para sus familias, y al mismo tiempo, carecen de un vehículo para ir a comprar sus alimentos a ciudades alejadas. No es coincidencia que en dichas áreas también se registren los mayores índices de obesidad entre sus residentes.

Una ordenanza aprobada el martes pasado por el Concilio de la Ciudad busca incentivar la creación de jardines urbanos, así como embellecer las zonas donde abundan los lotes abandonados.

La nueva ordenanza incentiva la producción de cultivadores locales.

Bajo la nueva ordenanza, los dueños de parcelas vacantes en Los Ángeles pueden reducir sus impuestos a la propiedad cuando rentan o dedican la parcela al cultivo de vegetales y frutas. Por ejemplo, un propietario que regularmente pagaría $5,000 dólares anuales en impuestos a la propiedad, podrá pagar sólo $100 si su parcela es utilizada para la creación de un jardín urbano, o alquilada a otros cultivadores. La ordenanza también se aplica a los propietarios de jardines ya existentes.

La ordenanza fue concebida originalmente como parte de la ley estatal de 2014, de Incentivo de zonas de agricultura urbana (UAIZ por sus siglas en inglés), aprobada para aumentar el acceso a vegetales y frutas frescas a comunidades de minorías y de bajos ingresos, así como para embellecer las zonas con lotes abandonados y para aumentar la existencia de áreas verdes en la ciudad.

“La ordenanza de incentivo de agricultura urbana va más allá del cultivo de comida”, señaló Breanna Hawkins, Directora de política del Concilio de alimentos de Los Ángeles, en entrevista con La Opinión. “Estamos un paso más cerca de desmantelar las condiciones de apartheid de nuestro sistema de alimentos”.

“Finalmente tendremos una herramienta poderosa que promueve la transformación de lotes abandonados, en florecidos jardines urbanos”, indicó el Concejal Curren D. Price, Jr. En la actualidad, el distrito noveno al que Price Jr. representa, es hogar de 3,000 lotes vacantes.

Las comunidades que viven en ‘desiertos de comida’ no tienen fácil acceso a vegetales y fruta fresca.

Hawkins explicó que los lotes abandonados generalmente atraen actividad negativa a la zona.

“Los espacios en Los Ángeles son limitados y existe mucha competencia y demanda por las parcelas de tierra, pero no todos los lotes tienen la infraestructura, ni las medidas necesarias para construir edificios, por lo que se encuentran abandonados desde hace años”, indicó Hawkins.

“Hay quienes dicen que el dinero no crece en árboles. Pero cuando cultivas tus propios alimentos, estás cultivando dinero”, agregó.

Los jardines urbanos tienen múltiples fines, que van desde vender los vegetales, pasando por cultivarlos para consumo propio, hasta sembrar jardines con fines educativos.

Los propietarios con parcelas de menos de 3 acres pueden aplicar para el programa de reducción de impuestos, siempre y cuando las actividades de agricultura ocurran por lo menos durante cinco años. Según un estimado del Condado de Los Ángeles, en la actualidad existen 57,000 lotes vacantes elegibles para este programa.

Crystal González, Directora de programa de Roots for Peace, que se enfoca en las disparidades económicas y raciales que afectan a la salud de las comunidades de color, calificó la ordenanza como un sueño hecho realidad. El programa trabaja con cultivadores urbanos de Los Ángeles.

“Nuestra red de cultivadores, que residen en el histórico South Central tienen sus ojos puestos en lotes vacíos para poder trabajarlos durante los próximos tres años”, indicó González. La tierra está cerca de las viviendas asequibles de la compañía y adyacente a nuestro ya existente jardín. ¡Es una oportunidad emocionante para todos los involucrados!”, agregó

El Departamento de planeamiento de la ciudad de Los Ángeles está aceptando aplicaciones. Tanto propietarios, como inquilinos interesados en rentar un espacio para cultivar pueden visitar http://goodfoodla.org, o también, visitar la página del condado de Los Ángeles, para llenar una aplicación.

‘Buena comida’

El concepto de “buena comida” no se refiere solamente al tipo de alimentos que consumimos, sino al impacto físico y social que los alimentos tienen en la comunidad, la economía local y en el medio ambiente.

Fomentar la buena alimentación incluye promover un nuevo paradigma que contemple el desarrollo de jardines urbanos, y el acceso a una buena nutrición para todos, incluyendo las comunidades de color y de bajos recursos.

El Concilio de políticas alimenticias de Los Ángeles (Los Angeles Food Policy Council) ofrece ideas y consejos para apoyar “la buena comida”. Compartimos algunas de ellas: