Trump anunciará varias restricciones contra Cuba para lograr cambios democráticos

El gobierno de EEUU anunciará cambios a su política respecto a viajes y comercio con Cuba
Trump anunciará varias restricciones contra Cuba para lograr cambios democráticos
Foto: ADALBERTO ROQUE/AFP/Getty Images

MIAMI.- La política de apertura de la Administración Obama enriqueció al régimen militar en Cuba y no al pueblo cubano, por lo que, en cumplimiento de una promesa electoral de 2016, el presidente Donald Trump firmará mañana en Miami una directriz que repliega varias medidas que flexibilizaron el comercio y los viajes, informaron hoy funcionarios de alto rango de la Casa Blanca.

Acompañado de líderes del exilio cubano que lo apoyaron en 2016,  Trump hará el esperado anuncio en el “Manuel Artime Theater”, en el sector de la Pequeña Habana en Miami (Florida), para enviar el mensaje de que su Administración tomará medidas contundentes para presionar por un cambio democrático en la isla.

Las barberías y las peluquerías florecen en Cuba. YAMIL LAGE/AFP/Getty Image

La selección del sitio tiene una gran carga simbólica porque lleva el nombre de uno de los fallecidos veteranos de la “Brigada 2506” que cayó en combate en la invasión de la Bahía de Cochinos.

Durante una conferencia telefónica con periodistas, funcionarios de alto rango de la Casa Blanca adelantaron hoy algunos de los detalles de la nueva política de Trump, que representa un giro de 180 grados respecto a lo que implementó de forma paulatina su antecesor, el presidente Barack Obama.

Se trata tan solo del anuncio de la política -que tuvo fuerte influencia de varios legisladores republicanos cubanoamericanos-, y  deja en manos del Departamento del Tesoro la elaboración, publicación y ejecución de las nuevas regulaciones.

Cubanos en México
Las restricciones a Cuba le costarán a la economía estadounidense pérdidas millonarias. EFE

Con el anuncio, Trump cumple otra de sus promesas electorales de 2016, pensadas para borrar toda huella de Obama en las políticas gubernamentales y, según asesores, para presionar por el respeto de los derechos humanos en la isla.

La nueva política refleja el proceso de consultas con varias agencias federales y el Congreso, liderado por el asesor de Seguridad Nacional, H.R. McMaster,  a quien Trump encomendó mejorar un “mal acuerdo”.

Así, los funcionarios se hicieron eco de la consabida queja de Trump de que Obama hizo “malos tratos” en su política exterior, y que ahora su Administración seguirá presionando para que en Cuba haya elecciones libres y la puesta en libertad de prisioneros políticos.

Trump anunciará el cambio de política de EEUU con Cuba. YAMIL LAGE/AFP/Getty Images

La idea de la Administración Trump es que los beneficios de la ampliación del comercio vayan al pueblo cubano, y se restrinja el flujo de dinero hacia el estamento militar en la isla, explicaron.

Los cambios implementados por la Administración Obama “han enriquecido al régimen militar cubano e incrementado la represión en la isla”, dijo uno de los funcionarios, que pidieron el anonimato.

Por ello, el gobierno de Trump restablece algunas restricciones hasta que las autoridades cubanas permitan la libertad religiosa y política en la isla.

Entre los cambios incluidos en un documento de ocho páginas, adelantados durante la llamada, figuran la prohibición de viajes para facilitar los contactos de “pueblo a pueblo” porque, según la Administración,  éstos corrían “el mayor riesgo de potencial de abusos”.

Lo que deja en pie

Como lo ha estipulado la ley del embargo, EEUU continuará prohibiendo los viajes por turismo a la isla.

En la actualidad, los estadounidenses pueden viajar bajo 12 categorías y eso se mantiene, aunque los viajeros tendrán que documentar sus transacciones de viajes y financieras en la isla.

Por ejemplo, podrán continuar sus viajes en grupo y documentar su itinerario y que el dinero que invierten en el país caribeño está beneficiando al pueblo cubano y no a los servicios militares o de inteligencia.

Algunos críticos aseguran que ese requisito es inviable y que los viajes individuales son “el alma” del incipiente sector de emprendedores en la isla.

La Administración deja en pie el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre EEU y Cuba que permitieron la reapertura de sus respectivas embajadas en Washington y La Habana.

También deja intacto el cambio estipulado por Obama el pasado 14 de enero, en las postrimerías de su presidencia, respecto a la ley “pie seco, pie mojado” de 1995,  de manera que los cubanos que huyen de la isla no sigan teniendo trato preferencial en la política migratoria de EEUU.

Hasta antes de enero pasado, la ley “pie seco, pie mojado”,  una medida incorporada a una ley de 1966, permitía que todo cubano que tocara suelo estadounidense recibiera la residencia permanente un año y un día después de su llegada.

Trump también dejará en vigor los reglamentos que rigen el envío de remesas, la compra de regalos y recuerdos, y las transacciones entre negocios, siempre que no haya transacciones con hoteles, restaurantes u otras entidades vinculadas con los militares.

Para asegurar que los individuos y empresas cumplen con la nueva regla, la Administración divulgará una lista de hoteles que son propiedad de los militares para que puedan ajustar sus planes de viaje.

Diversos grupos cívicos, como “Engage Cuba” y “Cuba Educational Travel”, así como líderes demócratas del Congreso, ya adelantaron su rechazo del anuncio de Trump, por considerar que la política anterior era una reliquia de la Guerra Fría que tampoco surtió efecto en la promoción de la democracia en Cuba y,  a su juicio, una mejor ruta sería incluso el levantamiento del embargo.