Transgénero detenida por nueve meses recupera su libertad

Gabrielle huyó de El Salvador porque temía por su vida; hoy lucha por obtener un asilo
Sigue a La Opinión en Facebook
Transgénero detenida por nueve meses recupera su libertad
Gabrielle recuperó su libertad tras nueve meses de permanecer bajo custodia en varios centros de detención.
Foto: Araceli Martínez Ortega / La Opinión

Después de haber estado detenida durante nueve meses, Gabrielle todavía no puede creer que esté libre y caminando por las calles de Los Ángeles.

“Se siente bastante paz y tranquilidad. Estuve muchos meses muy reprimida”, dice esta mujer transgénero, de 29 años de edad.

Ella decidió escapar de su natal El Salvador en mayo de 2016.

“Cuando mi vida se vio en peligro por las amenazas de las pandillas, decidí salir. Cuando la integridad de la vida es tocada, ya no tenemos más opción: luchar o morir”, explica.

Gabrielle escapó de la violencia y discriminación que sufría en El Salvador. (Araceli Martínez/La Opinión).
Gabrielle escapó de la violencia y discriminación que sufría en El Salvador. (Araceli Martínez Ortega/La Opinión).

Al llegar a la frontera sur de Estados Unidos por el lado de Tijuana, en septiembre de 2016, se entregó a los agentes de migración y solicitó asilo político.
“Les dije que estaba en riesgo de muerte en mi país. Como que se rieron y me llevaron detenida”, recuerda.

Gabrielle estuvo bajo arresto ocho meses en la cárcel de Santa Ana, en California, y un mes en la cárcel del condado de Cibola, en Nuevo México.

“Fueron meses frustrantes, agotadores, física y emocionalmente. No hay libertad de expresión, corporal o de decisión sobre lo que uno puede vestir, comer. No hay libertad de nada”, exclama.

Agrega que bajo la custodia de migración, se vive un ambiente muy tenso casi todo el tiempo.

“Estábamos en una cárcel donde nos trataban como criminales. Recuerdo que nos aventaban al suelo un burrito para comer. Dormíamos en el piso. Era una hielera”.

Gabrielle está libre para luchar por el asilo político ya que su vida está en peligro si regresa a El Salvador. (Araceli Martínez/La Opinión).
Gabrielle está libre para luchar por el asilo político ya que su vida está en peligro si regresa a El Salvador. (Araceli Martínez Ortega/La Opinión).

Privada de la libertad, escribió muchas cartas a varias organizaciones hasta que a través de la Coalición de Jóvenes Inmigrantes, y otros grupos, logró conseguir la ayuda de una abogada que le ayudó a salir de su encierro para pelear en libertad el asilo político.

Gabrielle explica qué representa para ella, poder estar en Estados Unidos.

“Es una oportunidad de vivir, de ser una personal normal, de no ser discriminada, maltratada, violentada y abusada. Quiero ser como todos, tener un trabajo, una vida, ser libre, tener expresión”, precisa.

Confiesa que le gusta el arte y el maquillaje; además de escribir. “Si puedo trabajar en algo de esto, será una ganancia”, dice sin dudarlo.

Loading the player...

Un triunfo para la comunidad transgénero

La cárcel de Santa Ana donde Gabrielle estuvo encarcelada por ocho meses, mantiene un contrato con el Servicio de Migración y Aduanas (ICE) para encerrar a inmigrantes.

Después de que las autoridades carcelarias de Santa Ana anunciaron que disminuirían las camas dedicadas a los inmigrantes, en febrero pasado, ICE avisó a la cárcel de Santa Ana que terminaría el contrato con ellos en junio 30.

También el mes pasado, la cárcel de Santa Ana cerró la unidad que tenían dedicada a encerrar a mujeres transgéneros inmigrantes donde se reportaron muchos abusos.

El año pasado, el estudio: “Miras cuánto estoy sufriendo aquí: Abuso contra Mujeres Transgéneros en las detenciones de Migración de Estados Unidos” de la organización Human Rights Watch  llevó a cabo entrevistas a 28 mujeres transgénero de México y Centroamérica detenidas entre 2011 y 2015 en diferentes centros de detención, pero principalmente en la cárcel de Santa Ana.

Entre algunos de los abusos reportados en el estudio destacan: ser valoradas innecesariamente por guardias hombres, la negativa a darles medicamentos para tratar el VIH mientras que sus reportes de asalto sexual por parte de otros detenidos eran ignorados.

No son contadas

El Buró de Estadísticas de Justicia estima que hay alrededor de 5,000 transgéneros en las prisiones y cárceles de Estados Unidos.  De esa cantidad, se estima que  una tercera parte han experimentado asalto sexual bajo custodia.

Por día, un promedio de 65 mujeres transgéneros son detenidas por ICE. La mayoría son puestas en cárceles para hombres.

“Es muy difícil saber cuántas mujeres transgéneros solicitan asilo político cada año porque somos una población que no está siendo contada, lo que quiere decir que no les importamos”, sostiene Victoria Ortega, consultora de la organización The Translatin@ Coalition que aboga en Los Ángeles por las necesidades de las latinas transgéneros inmigrantes. “Estamos en los inicios de la pelea por nuestros derechos”, dice.

Alrededor de la web