El Tribunal Supremo y la fiscal Luisa Ortega Díaz se enfrentan en Venezuela

El pleno de la máxima corte venezolana admitió una solicitud introducida por un diputado oficialista que pide enjuiciar a la fiscal general, Luisa Ortega Díaz
Sigue a La Opinión en Facebook
El Tribunal Supremo y la fiscal Luisa Ortega Díaz se enfrentan en Venezuela
La fiscal general Luisa Ortega Díaz dijo que el gobierno quiere "anular cualquier disidencia política que aparezca".
Foto: AFP

En medio de la ola de protestas que ya ha dejado más de 70 muertos en Venezuela, al choque institucional entre el gobierno de Nicolás Maduro y la Asamblea Nacional, dominada por la oposición, hay que sumar ahora el enfrentamiento entre el Tribunal Supremo de Justicia y la Fiscalía General.

La fiscal general, Luisa Ortega Díaz, calificó de “grotesca” la decisión del TSJ de admitir a trámite este martes una solicitud introducida por un diputado oficialista que pide enjuiciarla.

En un comunicado, la máxima corte informó que admitía el recurso interpuesto contra Ortega por el diputado Pedro Carreño por “la presunta comisión de faltas graves en el ejercicio de su cargo”.

El legislador del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) argumentó que Ortega ha “atentado, lesionado o amenazado la ética pública y la moral administrativa”.

Pero Ortega, quien se ha convertido en la voz del Estado más crítica con el gobierno de Maduro, respondió en la radio local Circuito Éxitos que desconoce el contenido de la demanda de Carreño y la decisión del Supremo porque, según dice, no le han hecho llegar ninguna documentación.

“Resulta grotesca esta decisión”, dijo en una entrevista con la circuito de radio local Éxitos. “Si eso es con la fiscal, ¿qué queda para el ciudadano de a pie?”.

TWITTER TSJ

La funcionaria acusó al gobierno de haber “anulado al poder legislativo” y de querer “anular cualquier disidencia política que aparezca”.

Desde que empezó la ola de protestas contra Maduro el pasado abril, la fiscal se ha opuesto a decisiones del TSJ y del Consejo Nacional Electoral y denuncia que se ha roto el hilo constitucional en el país.

En las últimas semanas, la fiscal introdujo varios recursos contra la iniciativa de Maduro de convocar una Asamblea Constituyente sin pasar por un referendo previo, como interpreta exige la Constitución.

Eso le ha valido fuertes críticas desde sectores afines al presidente Maduro, que la han tachado de “traidora”.

La fiscal ha denunciado el abuso de la fuerza militar y policiaca en las protestas.

Sustitución de la cúpula militar

El TSJ acordó notificar a la fiscal, al diputado Carreño y a otras autoridades para que comparezcan ante su Sala Plena y añadió que estudia otras medidas solicitadas por el legislador, como una cautelar para congelar sus bienes y prohibirle salir del país.

La fiscal podría ser separada de su cargo si llega a darse un proceso penal en su contra.

El vicepresidente del país, Tareck El Aissami, celebró la decisión del tribunal y escribió “JUSTICIA!!” (sic) en su cuenta de Twitter.

El anuncio del TSJ llega el mismo día en que el presidente Nicolás Maduro anunció la sustitución de toda la cúpula militar.

El recambio de los responsables del Estado Mayo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) incluye la salida del mayor general Antonio Benavides Torres como comandante de la Guardia Nacional Bolivariana.

Benavides Torres se había referido en Twitter de manera muy crítica respecto al supuesto uso de armas de fuego por parte de la GN: “No avalo y condeno categóricamente el uso de armas de fuego en operaciones para el restablecimiento de orden público por funcionarios”.

Manifestaciones

La oposición lidera una serie de protestas contra el gobierno desde que el 31 de marzo el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) emitiera dos sentencias en las que se atribuía poderes del parlamento, de mayoría opositora desde las elecciones legislativas de diciembre de 2015.

El Ejecutivo critica la violencia de las marchas y acusa a la oposición de terrorismo y de estar promoviendo una intervención extranjera.

La oposición condena la fuerte represión de las fuerzas del orden y acusa al gobierno de haberse convertido en una dictadura.

Las protestas han dejado ya 74 fallecidos, según la fiscalía, y miles de heridos y detenidos.