Usuarios jóvenes de redes sociales toman acciones contra el ciberacoso

Las nuevas generaciones son más conscientes de que no hay que publicar mucha información personal en dichas plataformas para no ser víctimas de este delito
Usuarios jóvenes de redes sociales toman acciones contra el ciberacoso
Los jóvenes saben más respecto a cómo protegerse en redes sociales.
Foto: Pixabay

En la actualidad, las redes sociales juegan un papel trascendental en la vida de todos, en particular de las generaciones más jóvenes, pero ojo, hay que tener cuidado, sobre todo los más chicos, ya que cualquiera puede ser víctima del llamado acoso cibernético.

ReporterLinker llevó a cabo una encuesta entre chicos de entre 13 y 24 años, quienes revelaron que sus redes sociales favoritas son, en primer lugar, Instagram y Snapchat, seguidos de Facebook y Twitter.

La mayoría de los usuarios jóvenes de estas plataformas temen ser víctimas del ciberacoso, un fenómeno que se da, en el mayor de los casos, a través de mensajes de texto y también en las redes sociales anteriormente mencionadas.

Un dato curioso sobre el tema es que acerca de este tema, del total de los encuestados, el 45% de las mujeres se mostraron preocupadas por ser víctimas de este delito, mientras que el 38% de los hombres que participaron en dicho estudio aseguraron que no les preocupa este tema.

A pesar de todo esto, son precisamente los usuarios de las redes sociales más jóvenes quienes son más conscientes de no publicar en ellas mucha información personal e incluso, hay quienes han dejado de hacer esta práctica desde que crecieron las estadísticas del ciberbullying.

Del total de personas que participaron en el estudio, el 38% aceptó haber sido víctima de acoso mediante redes y también, se descubrió que las mujeres sí son más propensas a ser víctimas de este delito.

Los ataques racistas (35%) y sexistas (34%), seguidos por el intercambio no consensual de imágenes o el venganza porno (23%) son los principales delitos que se realizan mediante el ciberacoso.

La mayoría de los jóvenes aceptaron que si son acosados por estas vías, pedirían ayuda a sus padres y amigos, aunque increíblemente, la mayoría no cree que llevaría el caso hasta la policía.