Demandan al LAPD y a la Ciudad de L.A. por muerte de menor hispano

El incidente ocurrió en el barrio de Boyle Heights en agosto de 2016, los padres exigen justicia
Demandan al LAPD y a la Ciudad de L.A. por muerte de menor hispano
A un año del asesinato del menor Jesse Romero, su familia entabló una demanda federal.
Foto: Araceli Martínez / La Opinión

Los padres de Jesse Romero, un menor de 14 años que murió abatido a balazos a manos del agente de policía Eden Medina interpusieron ayer una demanda civil en la Corte Federal de Los Ángeles en busca de justicia.

La querella federal de Teresa Domínguez y Jesús Romero García, padres de Jesse, es en contra de la ciudad de Los Ángeles y del agente del Departamento de Policía de Los Ángeles, (LAPD), Eden Medina.

“La demanda es por el uso excesivo de fuerza en violación a la Cuarta Enmienda, negarle cuidado médico a tiempo en la escena de los hechos y otros derechos constitucionales”, explicó el abogado Humberto Guizar, quien personalmente entregó la acusación en las oficinas municipales.

Teresa Domínguez sostiene en sus manos un cuadro con la foto de su hijo Jesse Romero de 14 años asesinado por un agente de la Policía de Los Ángeles en 2016. (Araceli Martínez/La Opinión).
Teresa Domínguez sostiene en sus manos un cuadro con la foto de su hijo Jesse Romero de 14 años asesinado por un agente de la Policía de Los Ángeles en 2016. (Araceli Martínez/La Opinión).

Pero también la acusación busca hacer responsable  a la Ciudad por condonar los tiroteos y permitir una cultura que tolera el  comportamiento ilegal de sus oficiales. “Al no disciplinarlos cuando ejercen un uso excesivo de la fuerza, la Ciudad fomenta una cultura de disparar a la gente y esquivar un castigo”, dijo en conferencia de prensa.

El incidente ocurrió el 9 de agosto de 2016 después de que en la División de Policía Hollenbeck se recibió una llamada como a las 5:30 de la tarde para denunciar a dos sospechosos de pintar graffiti relacionado con pandillas y actividad criminal cerca de la calle Chicago y la avenida César Chávez.

Uno de los sospechosos era Jesse Romero.

Cuando vieron llegar a la policía, los muchachos corrieron pero al acercarse a la esquina de la calle Breed, los oficiales escucharon un balazo aparentemente lanzado por Romero. Al aproximarse a la esquina uno de los oficiales disparó al menor, hiriéndolo de muerte.

El abogado Humberto Guizar entregó ayer personalmente en las oficinas del Ayuntamiento de Los Ángeles, la demanda contra la Ciudad y un agente del Departamento de Policía de Los Ángeles por la muerte del joven hispano Jesse Romero. (Araceli Martínez/La Opinión).
El abogado Humberto Guizar entregó ayer personalmente en las oficinas del Ayuntamiento de Los Ángeles, la demanda contra la Ciudad y un agente del Departamento de Policía de Los Ángeles por la muerte del joven hispano Jesse Romero. (Araceli Martínez/La Opinión).

De acuerdo al abogado Guizar, cuando los agentes le dispararon a Jesse Romero, éste ya había tirado el arma que traía. Y asegura que le dispararon tres veces e innecesariamente cuatro veces más.

Guizar dijo que con esta querella civil busca una compensación.

“En todos los casos civiles se pide una. Desafortunadamente nunca se arresta a los agentes. El único alivio que tenemos en estos casos es una compensación monetaria que decide el jurado. Pero cuál es el valor que se le puede dar a la pérdida de un hijo de 14 años”, cuestionó.

Y lamentó que las políticas de disparar a los jóvenes en los barrios no sean nuevas entre los agentes del LAPD.

“La única forma de lograr un cambio es demandándolos”, señaló.

“Jesse era un muchacho con muchos sueños. Muy buen estudiante, muy buen niño. Al matarlo le quitaron los sueños”, dijo su mamá, Teresa Domínguez, una inmigrante de Puebla, México, quien agregó que el menor era el mayor de sus dos hijos y como ellos también era inmigrante mexicano.

“Solo pido justicia y no voy a descansar hasta que la haya. El policía que lo mató merece ser encerrado. Es un criminal”, clamó la madre.

Teresa Domínguez, madre de Jesse Romero dice que mataron los sueños de sus hijos al quitarle la vida. (Araceli Martínez/La Opinión).
Teresa Domínguez, madre de Jesse Romero dice que mataron los sueños de sus hijos al quitarle la vida. (Araceli Martínez/La Opinión).

El padre señaló que no quieren que el crimen de su hijo quede impune. “Hay muchos niños que mueren a manos de la policía. Y ellos no se pueden defender”, indica.

La oficina de prensa del LAPD dijo que no tenía comentarios sobre la demanda interpuesta contra el agente Eden Medina. Robert Wilcox de la oficina del fiscal de la Ciudad respondió que no han recibido aún la querella y por lo tanto no podían hablar más.