Para un verano de diversión sin visitas al hospital

Médico internista insta a los padres a prevenir que sus hijos sean víctimas de alguno de los accidentes comunes que se dan en la temporada veraniega
Sigue a La Opinión en Facebook
Para un verano de diversión sin visitas al hospital
Las lesiones generadas por caídas incrementan las visitas al hospital durante los meses del verano.
Foto: Shutterstock

El verano es la estación del año que mejor se presta para disfrutar de un sinfín de actividades al aire libre, lo que a su vez en aumenta el riesgo de que los niños sufran uno de los accidentes —leves o graves— que comúnmente se dan en los días soleados y calurosos.

“El verano invita a patinar, nadar, montar en bicicleta, jugar en el parque o patio de la casa, ir de picnic, pasar el día en un lago o playa o hacer alguna otra actividad al aire libre”, señala el Dr. Carlos Rodríguez, médico internista en el centro médico de Kaiser Permanente en el Condado de Kern, California. “Pero los padres tienen que recordar que los días del verano podrían convertirse en el escenario perfecto para una lesión o herida, por lo que es importante que estén al tanto de los riesgos potenciales y se eduquen sobre cómo prevenir los accidentes para reducir las probabilidades de que sucedan”.

Las lesiones más comunes

De acuerdo con el galeno, durante la temporada veraniega “se ve un incremento de quemaduras, intoxicaciones accidentales, ahogamientos, deshidratación y otras enfermedades causadas por el calor.

La deshidratación es uno de los accidentes más comunes en los más chicos en los días de altas temperaturas. /Shutterstock

“También vemos un aumento en torceduras, fracturas, golpes, cortadas y otras lesiones provocadas por caídas”, especifica el Dr. Rodríguez.

Datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de 2015 señalan que las lesiones son la causa #1 de muerte en los niños entres las edades de 1 a 15 años, así como en los adultos de entre 18 a 44 años. Más detalladamente, muestran que aproximadamente 2,800 niños de entre las edades de 1 y 14 años de edad mueren cada año como resultado de una lesión o herida accidental.

Aumentan las visitas al hospital

Dolorosamente, los anteriores incidentes —que son prevenibles— “aumentan considerablemente” las visitas a las salas de emergencias de los hospitales durante los meses del verano.

“Vemos un aumento de entre un 15% a un 27% en las visitas a los centros de emergencia y, lamentablemente, los niños tienden a ser las víctimas más vulnerables”, señala el galeno.

Junio, julio y agosto presentan el mayor número de lesiones graves provocadas por accidentes y “esto deja claro que en estos meses veraniegos es cuando los padres y cuidadores de los menores deben estar aún más atentos en su protección y cuidado, especialmente con aquellos entre las edades de 1 a 4 años, que son los que están más expuestos a sufrir accidentes graves”.

Las fracturas óseas están también entre las lesiones más comunes durante la temporada veraniega./Shutterstock

Cómo actuar ante un accidente

Es importante saber cómo auxiliar al niño en los primeros momentos que sufre un accidente, utilizando lo que se tiene a mano hasta que llegue la ayuda médica o se traslada a un hospital”, explica el Dr. Rodríguez.

Por ejemplo, si un menor (o adulto) sufrir un golpe o lesión en la cabeza, éste necesitará de atención médica. “Y de haber perdido el conocimiento a causa del golpe, éste debe trasladarse a una sala de emergencias lo antes posible”, alerta el galeno.

En el caso de una caída que haya provocado un raspón, lo primero que se debe hacer es lavarse las manos antes de empezar a ofrecerle al menor los primeros auxilios: limpiar la herida, aplicarle presión en el área hasta que deje de sangrar y luego cubrirla con una curita.

La heridas leves se tratan en casa con los primeros auxilios que se aplican con las manos bien lavadas y desinfectadas con alcohol./Shutterstock

Medidas preventivas

De acuerdo con el Dr. Carlos Rodríguez los accidentes y lesiones comunes que sufren los niños durante los meses del verano se pueden prevenir siguiendo estas recomendaciones:

  • Enseñarles a jugar de una forma segura. Cuando los hijos conocen las normas para jugar en un parque, piscina, playa o cualquier otro lugar, se reducen las probabilidades de que se lesionen.
  • Comprarle los accesorios de seguridad y acostumbrarlos a que los usen. El uso de casco, rodilleras, muñequeras y coderas es esencial cuando se monta triciclos, bicicletas, patinetas o patines.
  • Comprarle los triciclos o bicicletas de acuerdo con su edad. Para evitar que los menores sufran accidentes con los llamados vehículos de dos, tres o cuatro ruedas, resulta importante comprarles los correspondientes a su edad, estatura, madurez y habilidades físico-motoras.
Para prevenir los accidentes, los menores deben montar bicicletas o triciclos cuyo tamaño sea el apropiado para su edad./Shutterstock
  • Vestirlos adecuadamente para la actividad al aire libre a realizar.  Los menores siempre deben usar zapatos cerrados y sólidos al montar en triciclo, bicicleta o patineta. “No deben usar sandalias abiertas ni chancletas, o estar descalzos”, alerta el Dr. Rodríguez. “También hay que estar atentos a que los cordones de sus zapatos o tenis no están sueltos y que la ropa que están usando no este demasiado ancha, ya que los cordones o la ropa podrían resultar atrapada en los pedales, la cadena o los radios de las ruedas, provocando una caída que podría dar pie a una lesión grave”.
  • Mantenerlos hidratados. Como los adultos, los menores deben de tomar suficiente agua para evitar la deshidratación o el llamado golpe de calor, que en los niños chicos puede terminar en muerte.
Como los adultos, los niños deben de tomar suficiente agua durante los días de sol y calor.