Dreamer de L.A. busca motivar a otros jóvenes a iniciar una carrera en medicina

La organización Pre-Health Dreamer brinda información sobre becas, requisitos y procesos de inscripción
Sigue a La Opinión en Facebook
Dreamer de L.A. busca motivar  a otros jóvenes a iniciar una carrera en medicina
Erick Leyva, de 25 años, quiere llegar a ser doctor de medicina familiar. / Fotos: Aurelia Ventura
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

El crecer como indocumentado con visitas limitadas al médico fue una de las motivaciones que llevaron a Erick Leyva a sumergirse en el mundo de la medicina.

“Yo crecí sin seguro de salud y no teníamos acceso a doctores con facilidad”, dijo el joven, de 25 años de edad y quien hace dos décadas emigró de México a Santa Ana, California, junto a su madre y dos hermanas.

En 2013 Leyva solicitó la protección de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) y 36 meses después se logró graduar en la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA).

Hoy trabaja en Pre-Health Dreamers (PHD o Soñadores estudiando medicina), un proyecto de Educadores para la Consideración Justa (E4FC) —una organización sin fines de lucro que informa a estudiantes indocumentados acerca de sus opciones de educación de la salud.

En una encuesta realizada a nivel nacional, PHD encontró que el 10% de estudiantes indocumentados interesados en seguir una carrera de medicina no cuentan con DACA, lo cual hace mucho más difícil su camino hacia esta profesión.

No obstante, la entidad busca dar a conocer que a pesar de su actual estatus migratorio, algunas universidades sí proveen algunas opciones—esto en caso de que el estudiante indocumentado pueda ser en un futuro elegible para DACA.

Además PHD tiene como objetivo guíar a los estudiantes en el camino de las solicitudes, becas y fechas límites de matrícula a diversas universidades del país, lo que puede llegar a ser un proceso muy tedioso.

“Estamos hablando de un costo de unos 200,000 dólares por aproximadamente cuatro años de carrera”, dijo Leyva, quien funge como supervisor de programas de PHD y quien hoy está en el proceso de enviar solicitudes para estudiar medicina.

“Solo la solicitud para escuela de medicina toma un año”, aseveró.

Erick Leyva en su graduación de UCLA en el 2016 junto a su mamá Norma. (Suministrada)

PHD también forma parte de una coalición que informa acerca del cuidado de la salud para indocumentados.

Un ejemplo de ello, es Dream Summer —que en colaboración con el Centro de Trabajo de UCLA crean una lista de lugares de atención a la salud que reciben a pacientes sin importar su estatus migratorio.

La pasión por la medicina corre por sus venas

Leyva dijo que aparte de vivir en carne propia la falta de acceso médico, él siente que el amor a la medicina lo lleva en las venas.

El joven contó que su padre era doctor en México pero falleció cuando Leyva tenía 3 años de edad. Debido a ello, su madre, quien quedó viuda y con tres hijos, se vio forzada a buscar mejores opciones.

“Una de mis tías le dijo que se viniera a trabajar [a EEUU]”, dijo Leyva, cuya mamá ha trabajado de cocinera por los últimos 20 años en este país.
La falta de un estatus legal en el país jamás logró que este joven se diera por vencido.

En 2010 entró al colegio comunitario de Santa Ana, donde comenzó a buscar ayuda. “Hablé con mi consejera y ella me ayudó a conseguir dinero para mis libros y me ayudó a solicitar becas”, recordó.

El DREAMER Erick Leyva, emigró a EEUU hace dos décadas junto a su madre y dos hermanas. / Foto: Aurelia Ventura.

Al pasar de los años, su dedicación así como su activismo, lo llevó a obtener más ayuda para asistir a UCLA.

“Hay muchos estudiantes que tienen miedo de contar sus historias pero yo creo que mientras más cuentas de ti, existen personas que quieren ayudarte”.

El año pasado se graduó con un título en antropología y obtuvo otro título menor en estudios chicanos. Su sueño es convertirse en doctor de medicina familiar.

De Dreamers a doctores

Pese a que Leyva dice que no se considera un Dreamer, pero más bien una persona indocumentada con un permiso de trabajo, acepta que ser beneficiario de DACA le abrió muchas puertas.

Su propia experiencia, lo ha motivado a ayudar e informar a todos aquellos interesados en estudiar medicina.

PHD es una red de rápido crecimiento, cuyos miembros están vinculados a través de 42 estados del país que representan los intereses en varias carreras de medicina como odontología, enfermería y farmacia, entre otras.

El grupo se encarga de investigar y compartir información sobre las carreras en el rubro de la salud para los jóvenes Dreamers y han creado una guía con pasantías y programas de residencia.

Erick Leyva quiere servir en un futuro a familias de bajos recursos del Sur de California. / Foto: Aurelia Ventura.

En la red hay desde interesados en ser doctores e investigadores de la salud hasta creadores de políticas de salud para el gobierno.

Leyva recomienda a todos los estudiantes indocumentados que no se den por vencidos en su lucha por sus sueños sin importar la carrera que deseen estudiar.

“En el mundo de la medicina se necesitan mucho las minorías”.

Además se ello, en un futuro se necesitarán más doctores. Según un estudio, dado a conocer en marzo de este año, se predijo un déficit de casi 105,000 médicos para 2030.

“Nuestra experiencia como inmigrantes nos beneficia mucho y ayuda ya que nos podemos identificar con los pacientes”, dijo Leyva

Solo existen 70 personas con DACA estudiando en escuelas de medicina en Estados Unidos, según indicó la Asociación Americana de Colegios Médicos.

Para saber más acerca de Pre Health Dreamers visite: http://www.phdreamers.org