El FMI echa un balde de agua fría a EEUU

Critica la falta de detalles de los planes de Trump y aconseja no debilitar la cobertura sanitaria
El FMI echa un balde de agua fría a EEUU
Los encargados de división y jefes de la misión del FMI, Stephan Danninger (i), y Nigel Chalk (d), y el director del Fondo para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner (c), en la presentación del informe sobre la economía estadounidense en la sede del FMI en Washington. EFE/SAMANTHA JAFFE

El FMI revisó el martes a la baja las últimas y muy recientes previsiones de crecimiento de EEUU porque ante la falta de detalles de los planes del presidente, Donald Trump, no cuenta con que vaya a haber, por ejemplo, un estímulo fiscal. Este organismo económico internacional explica que aunque la Administración tiene muchos proyectos “aún no tiene un plan de políticas articuladas”.

En su repaso a la situación económica, el Fondo echó un balde de agua fría a un país al que reconoce que está de nuevo en “pleno empleo” aunque su modelo no está funcionando lo bien que debería “para generar un crecimiento de ingresos amplio y compartido”.

Ante la falta del detalle de las políticas de Washington, o “incertidumbres”, el FMI  rebajó la previsión de crecimiento en 2017 del 2.3% calculado hace tres meses al 2.1%. El año que viene se mantendría ese mismo crecimiento en vez del 2.5% inicialmente estimado. En los siguientes ejercicios no se llegaría al 2%, un porcentaje al que tampoco llegará la inflación (aumento de precios) este año. Es más, una consolidación fiscal como la propuesta en el presupuesto presentado por Trump dejaría la tasa de crecimiento por debajo de esta línea de cálculo.

El FMI considera muy poco realista la previsión de la Casa Blanca en su presupuesto de que se pueda llegar a crecer por encima del 3%. “Una aceleración sostenida de crecimiento anual de más de un punto porcentual como la proyectada por la administración, es improbable”.

Con respecto al presupuesto planteado por el Gobierno, el FMI tampoco se anda con rodeos y señala que los recortes en gastos discreccionales “parece que van a dejar el peso del ajuste de una forma desproporcionada en los hogares de ingresos medios y bajos”. “Esto parece ser contrario a los objetivos del presupuestos de promover la seguridad y prosperidad para todos los americanos”, razona el organismo. El Fondo cree que EEUU arrastra tras la crisis un crecimiento ya bajo “y demasiado desigual” y para redondear dijo que el dólar está sobrevalorado entre un 10% y un 20%.

Defensa de salud

Y en un momento en el que se está debatiendo el futuro del sistema de salud, el Fondo recomienta que se protejan los avances en cobertura sanitaria, “particularmente a aquellos que tienen menores ingresos, que han sido logrados tras la crisis financiera”. No lo nombra pero el avance es el resultado del ACA u Obamacare.

Para este organismo la ampliación del seguro refuerza el mercado laboral y reduce la inseguridad económica. “Los cambios propuestos que eliminan los mandatos individuales y al empleador, acaban con varios impuestos y subsidios, terminan con la expansión del Medicaid y dan a los estados más flexibilidad sobre el mercado de la salud deben ser tomados con cuidado para no comprometer cómo se comparte el riesgo o excluir a quellos con ingresos limitados del sistema de salud”, dicen los expertos del Fondo quienes recomiendan que se examine el nivel de competencia en los mercados de seguros y el aumento de las primas en planes individuales.