‘Sean fuertes y aguanten, que ustedes no están solos’

Familiares y organizaciones piden mejoras en el centro de detención de Adelanto; ICE niega que haya abusos
Sigue a La Opinión en Facebook
‘Sean fuertes y aguanten, que ustedes no están solos’
Maria Legorreta, cuyo esposo esta en huelga de hambre, dijo que lucharó hasta que este sea liberado. / Foto: Alejandro Cano

Desafiando las elevadas temperaturas, una treintena de personas que defienden los derechos del inmigrante se congregaron ayer frente al centro de detención de Adelanto para exponer los supuestos abusos perpetrados en contra de, al menos, nueve detenidos que se encuentran en huelga de hambre.

Organizada por una serie de coaliciones que protegen los derechos del inmigrante, la caravana arribó desde Los Ángeles hasta la zona desértica del condado de San Bernardino para protestar por las condiciones de los detenidos y denunciar la supuesta cancelación de visitas a estos nueve huelguistas.

“Estamos aquí para denunciar que el pasado 20 de junio, el día mundial del refugiado, este centro le cerró las puertas a líderes religiosos, activistas y miembros de la comunidad que tenían la intención de visitar a varias personas, violando así sus derechos”, dijo Cinthia Flores, abogada de la Coalición por los Derechos Humanos del Inmigrante (CHIRLA).

La organización CHIRLA se unió a la protesta con la comunidad afuera de la cárcel de Adelanto. / Foto: Alejandro Cano

“Este centro tiene a muchas personas que califican para el asilo político y que vinieron buscando protección y en vez de eso solo están recibiendo injusticia”.

Flores agregó que se entregó a los gerentes del centro migratorio una carta en donde se estipulaban los abusos y condiciones del lugar y las demandas inmediatas en beneficio de los detenidos.

Según la carta, al menos 10 personas han muerto en centros de detención en todo Estados Unidos, tres de ellos en el centro de Adelanto.

“El asalto físico a nueve personas, actualmente en huelga de hambre, con gas pimienta es prueba del abuso que vive. Prolongadas horas en total solitud como represalia a sus acciones es otra prueba”, indica la misiva, dirigida hacia el alcalde James Janeck, y al Director de ICE en Los Ángeles, David Marín.

La carta exige al Grupo GEO, quien administra el centro de Adelanto, investigar las muertes ocurridas hace poco y que ofrezca cuidado de salud adecuado, comida sana, material en el lenguaje apropiado y visitas a los detenidos.

Familiares preocupados

Desde hace 10 meses, María Legorreta viaja desde su hogar en Huntington Park hasta la ciudad de Adelanto al menos 10 horas a la semana para visitar a su esposo David Luna, quien se encuentra detenido en el centro migratorio.

Legorreta hace el viaje de 180 millas ida y vuelta con la idea de que será el último. Sin embargo, tras 10 meses de lucha legal, la luz al final del túnel aún sigue ausente en la vida de Luna.

“Mi esposo y los demás están siendo abusados físicamente y mentalmente. Me dice que en donde se bañan está sucio y que pasan muchas horas a solas. Me gustaría que se hiciera una investigación más a fondo para evitar que otras personas sufran estas situaciones”, comentó Legorreta.

Por su parte, CHIRLA se sumó a esta denuncia de abuso y señaló que esta se imparte a través de golpizas, uso de gas pimienta y segregación en represalia al activismo de los detenidos.

La organización añadió que la huelga de hambre llevada a cabo por al menos nueve detenidos, ha sido imitada por 22 mujeres en el centro migratorio de Tacoma, Washington.

Cristian Luna, de 20 años e hijo del detenido David Luna, aprovechó para enviar un mensaje no solo a su padre sino a todos los detenidos en centros migratorios del país: “Sean fuertes y aguanten, que ustedes no están solos”.

Martha Valtierra, de 58 años de edad y madre de Noé Valtierra —de 34 años y quien está detenido en Adelanto— dijo estar preocupada por la salud de su hijo quien padece de diabetes.

Martha Valtierra teme por la salud de su hijo quien sufre de diabetes y que está detenido en Adelanto. / Foto: Alejandro Cano

Agregó que el joven fue arrestado hace ocho días en la ciudad de Hemet y que desde entonces su estado de ánimo ha desmejorado.

“No creo que este recibiendo el medicamente que necesita. El usa insulina y ayer me dijo que su azúcar subió a 300. También me dijo que tuvo que ser llevado de emergencia a un hospital para poder controlarlo. Me preocupa que le pase algo”, dijo Valtierra.

¿Qué dice ICE?

Virginia Kice, portavoz ICE en California, dijo que es “inconcebible” que estas organizaciones sigan difundiendo información engañosa pero que quizá más lamentable es que los medios de comunicación continúen reportando estas “falsedades”.

“No hay huelga de hambre en curso en el Centro de Detención de Adelanto”, dijo Kice a La Opinión.

“La afirmación de que los hombres involucrados en esta perturbación fueron golpeados es una exageración grosera y lamentable”.

Kice explicó que una huelga de hambre comienza tras 72 horas de negarse a comer, algo que aún no ha sucedido.

En referencia a la cancelación de visitas, la portavoz señaló que ICE se reserva el derecho a cancelar las visitas en cualquier momento.

“Como medida de precaución a la facilidad detuvo temporalmente las visitas. ICE lamenta cualquier inconveniencia, pero la principal consideración de la agencia es la seguridad de todos aquellos en la instalación, incluyendo detenidos y empleados. La instalación reanudó sus operaciones normales el 21 de junio”, dijo Kice.

Los activistas prometieron continuar ejerciendo presión hasta que los detenidos sean liberados, se les dé asilo político y hasta que los derechos del detenido sean respetados