Beneficiarios de Obamacare en L.A. preocupados

No saben qué harían si esta ley desaparece ya que los seguros de salud privados están fuera de su alcance

Guía de Regalos

Beneficiarios de Obamacare en L.A. preocupados

Lorena Leal nunca tuvo un seguro médico hasta que apareció el Obamacare, la ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio promulgada en 2010, por eso la sola idea de que se desaparezca dicho programa, la aterra.

“Sin un seguro médico, una visita al doctor le sale a uno, un ojo de la cara. Y yo cuando hace mucho frío, padezco mucho de los bronquios”, dijo Leal de 49 años.

Contó que incluso antes del Obamacare, a falta de cuidado de salud, su esposo la tuvo que llevar a operar de la vesícula a Tijuana. “Me cobraron 1,500 dólares. Aquí no quiero ni imaginar lo que me hubiera costado”, cuenta.

La posibilidad de que de que el Obamacare sea echado abajo por los republicanos en Washington, D.C. le preocupa sobremanera.

“Los seguros privados son muy caros. En la actualidad, a través de Obamacare, tengo cobertura con la aseguradora Health Net. Es un verdadero alivio porque las enfermedades no avisan”, explica Leal. Ella siempre ha trabajado pero las fábricas donde ha laborado nunca les dan las 40 horas completas a la semana para no proporcionale prestaciones.

Ramiro Pozos también de 49 años dice que no sabría qué hacer si eliminan el Obamacare. “Hace un año me dieron seguro médico. Yo no sabía de esa reforma de salud hasta que me puse muy mal de asma y me dijeron que calificaba. Me toca pagar 57 dólares al mes. Un seguro privado para alguien de mi edad me saldría unos 700 dólares al mes. Ni como pagarlo porque mi cheque al mes por discapacidad es de 1,100 dólares”, comenta.

Dice que recién lo operaron de una hernia, una cirugía que con la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Costo, les costó solo 330 dólares.

Araceli Olson tiene dos hijos de 19 y 17 años que se benefician con el Obamacare a través del seguro médico estatal para los más pobres MediCal. “Si se acaba, se quedarían sin cobertura médica porque los seguros están bien caros, y para mi sería muy duro pagarles. Ellos son estudiantes y no pueden pagarlo por su cuenta”, indica.

Dice que ella incluso tuvo por dos años el Obamacare, pero recién se casó y su esposo la incorporó a su seguro de salud. “Pero cuando yo tuve seguro médico bajo el Obama, por mis bajos ingresos no pagaba nada, solo cinco dólares por visita médica”, explica.