Estudiantes de hogares de crianza celebran sus logros en una graduación especial

Muchos de estos adolescentes van camino a la Universidad después de vencer todo tipo de tragedias y dificultades
Estudiantes de hogares de crianza celebran sus logros en una graduación especial
La mayoría de estos jóvenes se preparan para asistir a la Universidad. (Cortesía del condado de Los Ángeles)

Para Samantha Bocanegra no fue nada fácil crecer al lado de su padre, quien era adicto a las drogas y constantemente golpeaba a su madre. Su vida fue vivir en moteles y lavanderías por falta de un hogar estable.

“Éramos bien pobrecitos, me acuerdo cuando yo tenía como 3 años comiendo cereal, pero sin leche porque no había”, recordó Bocanegra mientras se preparaba para participar en su graduación de la secundaria el martes por la tarde.

Su abuela materna se ofreció a ayudar a la familia de cuatro, quienes entonces vivían en Las Vegas, Nevada. Todos regresaron, pero nada cambió.

“Después mi papá me empezó a pegar a mi y me fui a buscar ayuda”, aseveró la joven.

A los 11 años, ella misma reportó su caso ante el Departamento de Servicios para Familias y Niños (DSCF) y pidió que la alejaran de sus padres a ella y a sus hermanitas.

Samantha Bocanegra, 18, se graduó el martes. (Suministrada)

Lucha de identidad

Una niñez no muy diferente enfrentaba Edgar Quintero, quien no solamente sufría la adicción a las drogas de sus padres pero también su propia batalla de identidad.

“Desde muy chiquito me dí cuenta que a mi no me gustaban las mujeres y me gustaba jugar con las bufandas de mi mamá. Yo imaginaba que eran alas”, record Quintero, quien se identifica como una persona transgénero.

“En el 2009 deportaron a mi papá a México y mi mamá intentaba mejorarse, pero en el 2010 le dispararon y se murió”, añadió el joven de 17 años.

Ambos jóvenes se unieron a 173 otros alumnus que llegaron al Music Center’s Walt Disney Concert Hall para participar en una graduación de secundaria especial para chicos que han crecido en hogares de crianza.

En su edición número 29, la “Celebración 2017; Honrando los logros académicos de los jóvenes de crianza”, es un evento dirigido a los adolescentes que han vivido en hogares de crianza, pero han perseverado y van camino a la universidad. Este es un reconocimiento especial para quienes logran triunfar frente a la adversidad.

 

175 estudiantes de hogares de crianza participaron en la graduación el martes por la tarde. (Suministrada)

Sobresalen pese a la adversidad

Bocanegra, de 18 años, dijo que su experiencia de una infancia difícil la llevó a sobresalir como estudiante.

Durante sus años de secundaria hizo todo lo posible por ser la mejor en sus estudios y se involucró en todas las actividades académicas extracurriculares posibles. Participó en más de 100 horas de servicio comunitaria y es estudiante de honores; fue vicepresidenta de su secundaria.

Fue durante un paseo a la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA) cuando Bocanegra supo cual sería su futuro. “Cuando yo visité UCLA, yo dije que iba a ir ahí”, dijo la joven.

Cuatro años después su sueño esta a punto de realizarse. Bocanegra fue aceptada para estudiar Ciencias Políticas en UCLA.

“Quiero ser un juez y quiero trabajar en la corte de niños”, dijo la joven.

Quintero, quien reside en Huntington Park, dijo que después de la muerte de su madre—cuando él tenía 9 años—llegó a vivir a la casa de su madrina, quien le ofreció ayuda incondicional.

Edgar Quintero es una persona transgénero y va a estudiar en UCD. (Suministrada)

“Ella siempre me aceptó como soy y me dijo que siempre me va a querer”, dijo Quintero, quien tiene tres hermanas mayores.

Durante sus años de secundaria fue activista con el grupo Students Against Gender Oppression (Estudiantes contra la opresión de género) y espera continuar creando conciencia acerca del tema transgénero.

Hace poco se graduó de la secundaria Ollin con un promedio académico de 3.98 y fue aceptado en la Universidad de California, Davis (UCD) donde  planea estudiar arte e historia nativoamericana.

“Yo pienso que voy a hacer actuación, pero también voy a ser activista para hablar por los que no tienen voz y quienes se sienten oprimidos por sus tendencias sexuales”, dijo orgulloso Quintero.

Eventualmente planea cambiar su nombre a Rosa, en honor a su madre.

La ayuda continúa

Claudia Bustillos, supervisora de niños con DCSF, dijo que los jóvenes de hogares de crianza continuarán recibiendo ayuda hasta los 21 años.

Desde el momento que dejan el hogar de crianza para buscar su educación superior, los adolescents reciben ayuda financiera, un hogar ya sea en los dormitorios de las universidades o en un apartamento.

“Les pagamos el viaje a sus escuela donde se encuentren, sus libros y les seguimos proveyendo ayuda con los consejeros”, dijo Bustillos.

Las jóvenes fueron maquilladas por estilistas profesionales voluntarias antes de la graduación.

United Friends of the Children (UFC) es otra organización no lucrativa asociada con DCSF. Ellos donaron 300,000 dólares en becas para algunos de los graduados.

“Nosotros trabajamos con estudiantes del séptimo grado al 12 grado y a los mayores de 18 años les ayudamos a conseguir becas para la escuela o a conseguir un trabajo”, dijo Damaris Pereda, consejera con UFC.

Entre los invitados a la graduación estuvieron los actores Christine Adams y Jaime Camil. El maestro de ceremonias fue el presentador de noticias de KTLA Chris Schauble, quien es apasionado del tema puesto que él también fue adoptado.