Más de la mitad de los vecinos de Exide temen por su salud

Un sondeo puerta tras puerta revela miedo al cáncer pero también muchos desconocen que viven en un área contaminada
Más de la mitad de los vecinos de Exide temen por su salud
José González asegura haber contraído cáncer a causa de las emanaciones tóxicas de la planta Exide que cerró en 2015. (Araceli Martínez/La Opinión).

A principios de 2014, José González comenzó a tener problemas para respirar. “Pensé que era una infección de sinusitis hasta que me diagnosticaron cáncer en la nariz, luego se me fue al ojo y al cerebro; y hace unos meses a la espina dorsal”, dice el hispano.

Le atribuye su cáncer en etapa terminal al aire lleno de plomo, arsénico y otros peligrosos contaminantes que durante décadas generó la planta recicladora de Exide, localizada en Vernon.

“Yo nací, trabajé y he vivido toda mi vida en Boyle Heights. A 1.7 millas de Exide. Vivo dentro del radar que se considera afectado”, explica González.

Teresa Márquez sobreviviente de cáncer dice que no permite que sus nietos vayan a su casa a jugar a su patio porque está contaminado con plomo a causa de Exide. (Araceli Martínez/La Opinión)
José González, afectado por cáncer terminal quiere que se haga una campaña masiva para educar a los vecinos de los barrios cercanos a la desaparecida planta Exide sobre el peligro de la tierra contaminada en sus patios. (Araceli Martínez/La Opinión)

La contaminación sigue

La planta recicladora de baterías Exide que cerró en 2015, contaminó miles de hogares de familias trabajadoras, mayormente latinas como la de José Gómez.

Logramos cerrarla pero el daño sigue porque la tierra en las comunidades alrededor permanece contaminada”, dijo la supervisora Hilda Solís.

El pasado 10 de junio, casi 1700 voluntarios visitaron más de 16,000 hogares en Bell, Boyle Heights, Commerce, Maywood, East Los Angeles, Huntington Park y Vernon para llevar a cabo el sondeo de salud: “Platiquemos acerca de Exide” desarrollado por el Departamento de Salud del Condado de Los Ángeles.

Los resultados dados a conocer por la supervisora Solís, la directora del Departamento de Salud del Condado de Los Ángeles, Bárbara Ferrer y otros líderes y activistas pro medio ambiente son preocupantes.

El 74% de los encuestados no sabe sobre la contaminación y limpieza de Exide; el 52% no está satisfecho con el progreso de las actividades de limpieza; y el 65% dice que si se le ofreció analizar su patio para detectar el plomo mientras que al 23% no.

El sondeo comunitario arrojó además que el 55% de las familias no han recibido los resultados de los exámenes de tierra que se hicieron en su patio.

La supervisora Hilda Solís dijo que continuará trabajando para asegurar que los esfuerzos de limpieza se hagan más rápido por la salud de las comunidades alrededor de Exide. (Araceli Martínez/La Opinión).
La supervisora Hilda Solís dijo que continuará trabajando para asegurar que los esfuerzos de limpieza se hagan más rápido por la salud de las comunidades alrededor de Exide. (Araceli Martínez/La Opinión).

Mucha preocupación

Uno de los resultados más alarmantes indica que el 57% de la población está muy preocupada por su salud y la de su familia a causa de la contaminación de Exide.

El 78% de los encuestados dijo estar muy consternado por la posibilidad de enfermar de cáncer.

El 66% dijeron que no se han hecho la prueba de plomo en la sangre por lo que el 75% teme que ellos mismos o alguien en su hogar puedan estar envenenados con plomo por vivir en esa vecindad.

En resumen, tres de cada cuatro vecinos de las comunidades alrededor de Exide están muy consternados por el cáncer o estar envenenados de plomo.

Teresa Márquez quien también vive en el radio de 1.7 millas marcado como zona afectada por las emisiones de Exide dijo que en el patio de su casa se encontraron más de 1000 partes por millón de plomo.

Vivo frustrada y triste porque mis nietos no pueden ir a mi casa a jugar. Me han cortado mi vida. Yo aún discapacitada tengo que encontrarlos en otra área que no sea Boyle Heights porque no quiero que corran peligro alguno de contaminación. Es imposible evitar que no jueguen con la tierra”, explica esta vecina quien es una sobreviviente de cáncer.

Y dice que a ella no le han ido a limpiar su patio por no tener niños en su casa.

Contó que al lado de su casa, vive su hermano quien como José González también enfermó de cáncer.

Terry Cano, hermana de José González dice que en su cuadra sobre la calle Opal esquina con Lorena hay nueve personas enfermas de cáncer.

El dolor es real. Mucha gente ha sufrido por largo tiempo la exposición a los contaminantes de Exide. Necesitamos que la limpieza en los patios se haga más rápido”, demandó.

Teresa Márquez sobreviviente de cáncer dice que no permite que sus nietos vayan a su casa a jugar a su patio porque está contaminado con plomo a causa de Exide. (Araceli Martínez/La Opinión)
Teresa Márquez sobreviviente de cáncer dice que le duele mucho que sus nietos y sobrinos no  vayan a jugar a su patio porque está contaminado con plomo a causa de Exide. (Araceli Martínez/La Opinión)

Quieren educarlos

La supervisora Solís dice que quieren montar una campaña de educación y traer servicios a las comunidades afectadas porque muchos no saben el impacto en los niños incluso con unidades móviles que vayan a los barrios. “El Departamento de Control de Sustancias Tóxicas del Estado (DTSC) ha fallado en hacer las limpiezas como en 10,000 casas. Y ellos tienen los fondos. En otras comunidades donde hay más dinero, lo hacen rápido”, critica.

José González, afectado con cáncer, pidió una campaña en grande por todos los medios con espectaculares y anuncios en radio, televisión y prensa. “Porque mucha gente que vive aquí no sabe de esta contaminación”, dice.

Teresa Márquez confía que le dan mucha pena las familias jóvenes que compran casas en el área impactada por la polución de Exide porque cuando ya se mudaron y tienen una hipoteca que pagar, se enteran que viven en un área peligrosas para sus hijos.  “Nadie les dice a dónde se están metiendo”, se lamenta.

Terry Cano lamentó que su hermano José González se haya enfermado de cáncer por lo que pidió al Departamento de Control de Sustancias Tóxicas del Estado apresurarse a limpiar los patios contaminados con plomo. (Araceli Martínez/La Opinión).
Terry Cano lamentó que su hermano José González se haya enfermado de cáncer por lo que pidió al Departamento de Control de Sustancias Tóxicas del Estado apresurarse a limpiar los patios contaminados con plomo. (Araceli Martínez/La Opinión).

Iris Verduzco de la organización East Yard Communities for Environmental Justice precisa que el envenenamiento afecta negativamente las funciones cognitivas y hace muy difícil el aprendizaje. “Nosotros hemos detectado niveles de plomo cerca de parques y escuelas que son consideradas peligrosos para los niños y sus residentes”.

El sondeo arrojó que casi la mitad de los hogares tienen niños menores de seis años que pasa tiempo en el patio de su casa.

El DTSC es responsable de evaluar el nivel de contaminación en el suelo y limpiar las residencias, escuelas centros para niños y parques dentro de 1.7 millas de las instalaciones de Exide.

La Opinión solicitó está a la espera de un comentario del DTSC sobre los resultados de la encuesta comunitaria sobre los vecinos que viven alrededor de Exide.

Los vecinos que viven en el área afectada por Exide puede solicitar servicios
al 1-800-LA4-LEAD del Departamento de Salud de Condado de Los Ángeles.