México, nuevo destino de solicitantes de asilo de Centroamérica, según informe

Los que se nieguen a pagar, corren el riesgo del acoso, actos de violencia, y hasta la muerte
Sigue a La Opinión en Facebook
México, nuevo destino de solicitantes de asilo de Centroamérica, según informe
Migrantes en busca de asilo están siendo rechazados ilegalmente en la frontera con Estados Unidos, alega demanda (Foto: archivo)
Foto: John Moore / Getty Images

WASHINGTON.- Ante el rechazo y la represión de migrantes en la frontera sur de EEUU, México se ha convertido en el nuevo destino de inmigrantes que buscan asilo o refugio tras huir de la incesante “violencia y miseria” en Centroamérica, según un informe de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA, en inglés).

Según el informe, la baja en el número de arrestos de migrantes en la frontera sur de México en los primeros cuatro meses de este año duró muy poco porque, para mayo pasado, las autoridades registraron un incremento del 31% sobre abril, y un incremento del 50% en las cifras de niños no acompañados.

Es que “la violencia y miseria en Centroamérica que provocó que la gente emigrara –en muchos casos, huyendo para salvar sus vidas-, no han cambiado”, señaló Adam Isacson, un analista de WOLA.

De hecho, otros estudios recientes han señalado que la violencia ocasionada por las pandillas, que empeoró paulatinamente en la última década, no tiene visos de solución en los países del “Triángulo del Norte”.

En ese período, Honduras se ganó el mote de “capital de homicidios del mundo”, mientras que Guatemala y El Salvador también registraron alarmantes aumentos en la tasa de criminalidad.

Según WOLA, los salvadoreños pagan, en su conjunto, más de $390 millones al año en cuotas de extorsión por parte de las “maras”criminales, mientras que los hondureños pagan alrededor de $200 millones al año, y los guatemaltecos, unos $61 millones.

Los que se nieguen a pagar, corren el riesgo del acoso, actos de violencia, y hasta la muerte.

El llamado “Efecto Trump”, que desalentó la emigración ilegal debido a la retórica y la política de “mano dura” se ve reflejado en las cifras de la Oficina de Aduanas y Control de Fronteras, que dan cuenta del arresto de 31,096 niños no acompañados en el año fiscal 2017 hasta mayo pasado, una baja del 19% sobre el año anterior para el mismo período.

Pero el goteo de la emigración ilegal no merma, y los expertos apuntan a que podría aumentar.

Con el apoyo de EEUU, el llamado “Programa Frontera Sur”, que México lanzó en julio de 2014, pretendía proteger los derechos de los migrantes y regular los flujos migratorios de centroamericanos, y logró un incremento del 85% en los arrestos en sus primeros dos años.

Casi tres años después de su lanzamiento, sin embargo, el número de arrestos sigue al alza pero ha comenzado a nivelarse debido a recursos limitados, el ingenio de los migrantes y contrabandistas para burlar la seguridad, la corrupción policial y un descenso en la emigración ilegal desde Centroamérica, según el informe.

México también tiene violencia, pero es más “seguro”

Aún así, el documento de WOLA señaló que entre 2014 y 2016, México registró un incremento “del 311%” en las solicitudes de asilo en ese país.

En el primer trimestre de 2017, las autoridades habían recibido más solicitudes de asilo que durante todo 2015 pero eso aumenta las presiones fiscales y sociales sobre México, un país donde, según WOLA, con demasiada frecuencia los migrantes son víctimas de abusos y de violaciones a sus derechos humanos por parte del crimen organizado y hasta de agentes policiales corruptos.

Cifras del Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR) indican que, cada año, medio millón de personas cruzan la frontera sur de México rumbo a EEUU. Pero aunque México tiene un alto índice de homicidios, ofrece un ambiente más estable y seguro que los países del “Triángulo del Norte”.

Mientras, el éxodo de centroamericanos no tiene fin a la vista, ya que Naciones Unidas ha calculado que, si se mantiene la tendencia actual, México recibirá hasta 20,000 solicitudes de asilo este año.

El año pasado, el número de solicitudes alcanzó 8,788, en comparación con 3,424 el año anterior. El informe de WOLA pidió que México fortalezca sus procedimientos de asilo y ponga en marcha reformas institucionales para mejoras las protecciones de migrantes.

Maureen Meyer, analista de asuntos relacionados con Mexico y derechos de los migrantes en WOLA, señaló que “más centroamericanos ven a México como un destino y un lugar adonde buscar protección de la violencia”.

Ante las cifras de deportaciones de EEUU y México, Meyer afirmó que ambos países deberían “proteger a poblaciones vulnerables, en vez de arrestar y deportarlas”.

Pero ese no parece ser el derrotero de la política actual en ambos países. Los departamentos de Estado y de Defensa contribuyen fondos a un programa de $88 millones para incentivar a las autoridades mexicanas a compartir información biométrica sobre los migrantes que cruzan ilegalmente su frontera, por encima de otros $75 millones para mejorar los programas de comunicaciones en la zona.

El informe de WOLA se apoyó en datos recabados en el área de Tenosique, en el estado sureño de Tabasco, en la frontera entre México y Guatemala, una ruta que entre 2014 y 2016 registró un aumento del 60% en el cruce de familias y niños no acompañados de Centroamérica.