Dos cadenas perpetuas para latino por asesinato

El hombre confesó haber matado a los abuelos de su novia en 2010
Dos cadenas perpetuas para latino por asesinato
Rodolfo López, de 21 años, pasará el resto de su vida en prisión. / El Paso (texas) sheriff dept. .

Un tribunal de Los Ángeles condenó hoy a un joven hispano a cumplir dos cadenas perpetuas en prisión por el asesinato de los abuelos de su novia.

Los hechos ocurrieron en la área angelina de Rosemead el 9 de agosto del 2010, cuando Rodolfo López, de 21 años en ese entonces, y su novia Sophia Cristo, de 14 años, acuchillaron a los ancianos Jack Bezner, de 71 años, y su esposa Susan Bezner, de 64 años, que estaban durmiendo, y huyeron hacia Texas donde fueron arrestados.

La autopsia de los cuerpos reveló que la mujer recibió 112 puñaladas mientras que el anciano fue acuchillado 47 veces.

La fiscalía aseguró que con el fin de retrasar el hallazgo de los cuerpos de sus víctimas, los jóvenes los cubrieron para aparentar que estaban dormidos. Luego, un familiar encontró los cuerpos después que la pareja no asistió a un compromiso social.

“Estos asesinatos fueron espantosos y premeditados, fue un acto planeado de una manera cobarde mientras estas personas estaban dormidas”, dijo el fiscal Scott McPheron a los jurados durante el juicio de López.

Tras el asesinato, los jóvenes huyeron en el automóvil de las víctimas, pero fueron arrestados dos días después en El Paso, Texas, por las autoridades, quienes activaron el dispositivo de seguridad que tenía el vehículo.

Las autoridades argumentaron que el asesinato se planeó después de una disputa entre Cristo y sus abuelos, con quienes vivía, por supuestamente falsificar unos cheques.

Sophia Cristo fue juzgada como adulta culpable de asesinato en primer grado, a pesar de que era menor de edad en el momento del asesinato.

La joven, que no es elegible para la pena de muerte, aún espera sentencia.

En cuanto a López, quien admitió su participación en el homicidio, hoy fue sentenciado a cumplir dos cadenas perpetuas en prisión y no tendrá derecho a pedir libertad condicional.

A pesar de que su abogado defensor pidió un nuevo juicio, el juez del Tribunal Superior de Los Ángeles, Craig Richman, le negó la petición argumentando que el acusado ya confesó el crimen