En el 4 de Julio, niños piden libertad para sus padres indocumentados

Menores de edad piden a Trump que no separe a las familias
En el 4 de Julio, niños piden libertad para sus padres indocumentados
Belen Monroy, de 9 años, pidió por la legalización de todos los padres indocumentados. (Jacqueline García)

Mientras miles de familias se preparaban para celebrar la independencia de Estados Unidos, un grupo de niños se reunió hoy para pedir la misma libertad para sus padres indocumentados.

“No queremos que Donald Trump se lleve a nuestros padres porque nos quedaríamos solos”, dijo Belén Monroy, de 9 años, mientras ondeaba su bandera de Estados Unidos. “El presidente tiene que ayudarnos a liberar a nuestras familias para que no vivamos con miedo”.

Ella y alrededor de una docena de niños y sus padres se congregaron frente al edificio federal del centro de Los Ángeles el martes por la mañana para pedir que el presidente Donald Trump legalice a los indocumentados. Uno a uno, los niños explicaban el temor con el que viven al saber que sus padres podrían ser deportados en cualquier momento.

“Algunos de nosotros nacimos aquí en Estados Unidos y tenemos miedo por nuestras familias. Si mi familia es deportada, yo también sería deportada porque me voy con ellos”, dijo Génesis Monroy, de 13 años.

Niños de todas las edades y activistas se reunieron frente al edificio federal del centro de Los Ángeles. (Jacqueline García)

El evento liderado por los niños se realizó el mismo día que se recuerdan las bases de la declaración de independencia de 1776. La Constitución establece que todos los hombres son creados iguales, tienen derechos humanos básicos que Dios les ha dado y la única razón para tener un gobierno es para proteger la vida libertad y la búsqueda de la felicidad.

“Hoy es muy importante porque estamos haciendo un llamado al Congreso que tomen esta independencia de Estados Unidos como la independencia de las familias”, dijo Lilia García, activista del sur de Los Ángeles. “Queremos familias libres, queremos que se mantengan las familias juntas con padres y niños”.

García dijo que ella trabaja en una escuela del sur de Los Ángeles y ha visto de primera mano la separación de familias; ya sea el padre o la madre son deportados y dejan a sus hijos en este país.

Niños de todas las edades se reunieron frente al edificio federal del centro de Los Ángeles. (Jacqueline García)

“Y esto es una verdadera tragedia para los niños. No se dan cuenta el daño tan enorme que les están haciendo. Hoy hacemos un llamado importante que juremos lealtad a la unión familiar”, expresó.

Gloria Saucedo, directora de Hermandad Mexicana Transnacional y una de las organizadoras de la protesta, dijo que es muy importante que los adultos continúen ayudando a los niños para evitar secuelas mayores.

“Existe miedo pero también un valor muy grande para seguir viviendo y trabajando en Estados Unidos”, explicó Saucedo. “Estamos siguiendo el ejemplo de esos americanos que lucharon por su independencia. También nuestros niños son unos grandes americanos que van a luchar por la independencia de sus padres”.

Un reporte de la organización Human Rights publicado en mayo estimó que alrededor del 42% de los detenidos en California entre octubre del 2014 y junio del 2015 tenía al menos un hijo ciudadano de Estados Unidos. Esto equivale a más de 8,600 padres de ciudadanos estadounidenses.

El análisis demostró que los padres de los niños ciudadanos eran más propensos que otros a ser deportados de los centros de detención. Aproximadamente el 47% de los detenidos de California expulsados del país tenían un hijo ciudadano estadounidense, y un 35% de las personas que fueron liberadas tenían un hijo ciudadano.

Una campaña juvenil

Mario Vargas, de 17 años, dijo que en su esfuerzo para pelear por sus padres indocumentados quiere que el hashtag #legalizarmispadres se haga viral en las redes sociales.

Mario Vargas pidió a las personas que hagan viral el hashtag #legalizarmispadres
(Jacqueline García)

“Quiero decirles a todos los jóvenes y a los adultos que utilicen el hashtag…Es importante que las familias estén unidas. Sin una familia la persona no es nadie”, explicó el adolescente.

Su hermana Jersey Vargas, de 13 años, dijo que es importante abogar por los derechos de los padres para evitar el sufrimiento de los niños.

“Mi vida es como vivir con temor todo el tiempo porque mis padres no tienen derechos como otros y yo espero que cuando andamos en la calle y en lugares espero que nada nos pueda pasar”, dijo Jersey.

“A quienes tienen a sus padres les digo que los valoren mucho… y espero que tengan una vida muy feliz pero también si pueden, que aboguen por nosotros”, añadió.