Los suplementos que contienen aceite de pescado no ayudarían a prevenir enfermedades del corazón

Sin embargo, según informes recientes, aquéllos que ya sufren de algunas enfermedades del corazón podrían beneficiarse
Los suplementos que contienen aceite de pescado no ayudarían a prevenir enfermedades del corazón
La mejor forma de obtener omega-3 es comiendo pescado.
Foto: Pixabay

Un nuevo informe de asesoramiento científico de la Asociación Estadounidense del Corazón (American Heart Association, AHA) concluye que los suplementos Omega-3 procedentes del aceite de pescado, que desde hace mucho se promocionan como el camino para tener un corazón sano, podrían no ser tan buenos como una prevención de las enfermedades del corazón.

Según este nuevo informe publicado en la revista científica “Circulation”, solo los sobrevivientes de ataques cardíacos y los que ya habían sido diagnosticados con insuficiencia cardiaca son los que parecen haberse beneficiado al de tomar estos suplementos. Mientras tanto, existe evidencia que apoya los beneficios de comer pescado, como salmón y sardinas, como una protección contra las enfermedades del corazón.

Según una encuesta nacional representativa de más de 2.000 personas efectuada en el 2015 por el Centro nacional de investigación de Consumer Reports, aproximadamente 21% de los estadounidenses toman suplementos de aceite de pescado. Este nuevo informe de AHA sugiere que es posible que muchos de ellos no reciban los beneficios de protección con los que están contando.

“La conclusión es que hay muchas personas que toman suplementos de aceite de pescado sin tener una buena razón para hacerlo”, dice Marvin M. Lipman, M.D., jefe de asesores médicos de Consumer Reports.

Cápsulas de aceite de pescado para los ataques cardíacos

Los revisores de la AHA investigaron 13 ensayos clínicos aleatorios (que se consideran el estándar de oro en la investigación) que analizaron el posible papel que juega el aceite de pescado en la prevención y el tratamiento de eventos cardiovasculares, incluyendo ataques cerebrales y ataques cardíacos.

“Para las personas que no tienen enfermedades del corazón, no existe evidencia que el aceite de pescado provea beneficios para la prevención de ataques cardíacos, ataques cerebrales o insuficiencia cardiaca”, indicó David Siscovick, M.D., vicepresidente sénior para la investigación de la New York Academy of Medicine y director del comité de escritores para asesoramiento.

Sin embargo, la evidencia muestra que para aquellos que ya tuvieron un ataque cardíaco o les fue diagnosticado insuficiencia cardiaca, tomar una dosis diaria de 1,000 mg de ácidos grasos omega-3 de suplementos de aceite de pescado puede reducir en 10% el riesgo de morir de enfermedades del corazón, dijo Siscovick.

Según AHA, los ácidos grasos omega-3 del aceite de pescado pueden ayudar a reducir el riesgo de tener arritmias (frecuencia cardíaca irregular) las cuales pueden causar una muerte súbita, reducir los niveles de triglicéridos, hacer más lento el crecimiento de placa ateroesclerótica y reducir levemente la presión arterial.

¿Debes omitir las pasillas por completo?

Algunos expertos médicos cuestionan el uso de suplementos de aceite de pescado para cualquier persona, incluso aquellas que ya tienen una enfermedad del corazón.

“La evidencia que los apoya [los suplementos de aceite de pescado] es débil y conflictiva, dado que algunos estudios que analizó el panel mostraron beneficio y otros no” dijo Steven Nissen, M.D., director del Departamento de medicina cardiovascular del Cleveland Clinic.

Otra inquietud es que la Administración de Medicamentos y Alimentos (Food and Drug Administration, FDA) no requiere que los fabricantes de suplementos de venta libre demuestren que sus productos son seguros y eficaces antes de que estos salgan a la venta.

“En general, no recomiendo que las personas tomen suplementos de aceite de pescado u otros suplementos debido a que no están regulados” dijo Nissen.

La mayoría de los ensayos que se analizaron para el informe de la AHA usaron medicamentos de venta con receta, no los suplementos de aceite de pescado de venta libre (hay en la actualidad 5 de estos en el mercado que están aprobados por la FDA) y las nuevas guías también recomiendan las cápsulas recetadas por un médico, no las versiones de venta libre.

“Lo ideal sería que las personas se esforzaran en comer una dieta alta en pescados grasos… para obtener los ácidos grasos omega-3, pero en la realidad, como lo demuestran los datos, la mayoría de las personas no hacen esto”, dijo Andrea Wong, Ph.D., vicepresidente de los asuntos científicos y regulatorios de Council for Responsible Nutrition, el grupo líder de la industria de suplementos.

“Si no comes pescados grasos de forma regular”, agrega Wong, “complementar con omega-3, junto a una dieta saludable y ejercicio, es una opción viable para mantener el corazón saludable además de los otros beneficios que pueden proveer los suplementos de omega-3”.

Pescado versus suplementos de aceite de pescado

Algo en lo que concuerdan muchos expertos en enfermedades del corazón: La mejor forma de conseguir los beneficios de protección de los omega-3 es comer pescado en lugar de suplementos de aceite de pescado.

El salmón, las sardinas, la caballa (mackerel) y otros pescados grasos tienen la mayor cantidad de omega-3 y tienen un bajo contenido de mercurio. El pescado puede proporcionar un beneficio de protección, dice Lipman, no solo por su contenido de omega-3, sino que también es una buena fuente de proteína magra, baja en grasa saturada y rica en otros nutrientes.

Para mantener un corazón sano, la AHA recomienda que todas las personas coman 2 porciones de pescado de 3 ½ onzas cada semana. Por último, Lipman aconseja que cualquiera que quiera tomar suplementos de aceite de pescado hable primero con su médico sobre las ventajas y desventajas.

-Sally Wadyka

Sally Wadyka es una escritora independiente que colabora con Consumer Reports, Real Simple, Martha Stewart Living, Yoga Journal y Food Network para tratar temas como salud, nutrición y bienestar.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2017, Consumer Reports, Inc.