Lo que no sabías de Daddy Melquiades: el abuelo que puso al mundo del reggaetón de cabeza

Este es el fantástico método del anciano madrileño de 92 años para escribir un hit de reggaetón
Lo que no sabías de Daddy Melquiades: el abuelo que puso al mundo del reggaetón de cabeza
Su video en el que enseña a componer le dio la vuelta al mundo
Foto: BBC

Tras 37 años como cobrador de autobuses, 15 de camarero, nueve de encargado de apartamentos y otros pocos de vendedor de ropa, administrativo y figurante, Melquiades Iniesta descubrió a sus 92 años un nuevo “oficio” que todavía no entiende: “abuelo del reggaetón”.

Lo que no entiende, aclara, es el reggaetón, aunque ya bailó y cantó frente al mismo Daddy Yankee El taca taca , el tema de un video satírico que superó las 100 millones de visualizaciones en las redes sociales y todavía se sigue difundiendo.

“Esto del reggaetón yo no sé de qué va. Porque lo mío es el flamenco. Eso sí, porque es lo que entiendo y hasta lo canto. Poquito, pero lo canto”, cuenta en entrevista con BBC Mundo.

Del género musical oriundo de Puerto Rico oyó hablar, dice, a inicios de mayo, cuando le llegó el guión para protagonizar un video humorístico que se difundiría en un programa estelar de la televisión española.

Uno de los tantos que ha hecho desde hace dos años cuando, en su tiempo libre de jubilado, decidió presentarse a unos casting para hacer de figurante.

“Porque hay que hacer algo con el tiempo libre, no se puede estar tirado en el sofá. No hacer nada es lo que mata, no la edad “, asegura.

Pero eso de extra ya es cosa del pasado.

Desde mayo, Iniesta ya no es solo un exfigurante devenido actor del programa El Hormiguero , que trasmite el canal español Antena Tres.

“Ahora soy, para España y para el mundo, el abuelo-reggaetón”.

El anciano, jubilado y residente en un barrio humilde de Madrid, se convirtió en menos de un mes en una celebridad, gracias a su receta para escribir reggaetón en 30 segundos.

“Es fácil: el ritmo pegadizo, la letra que hable de lo mismo, cambiar las eles por erres y decir amol en lugar de amor. Y ya está. Por ejemplo: “Mami, yo puedo `encendelte’ hasta el ´amanecel´.”

A mí me gusta el taca taca

Todo empezó con una idea del guionista del programa, Jordi Moltó, a quien se le ocurrió reeditar una experiencia similar de hace dos años.

“Desde 2015 empezamos a hacer videos de humor con ancianos. Hace un par de años hice la misma historia con el rap. Convoqué a cinco actores de una agencia con la condición de que supieran cantar y ahí se presentó Melquiades y me gustó muchísimo. El rap se viralizó. Pasado el tiempo y, como ahora mismo el reggaetón se ha impuesto, se me ocurrió hacer lo mismo y salió esto”, contó a BBC Mundo.

Las medidas del traje ya las tenía.

“Una primera parte sería el tutorial con estereotipos del reggaetón: el ritmo, la letra, el autotune … Pero la clave está en que es dicho por un abuelo en un aparente centro de mayores. Lo más gracioso es que, en la mayoría de los casos, ellos no tienen idea de lo que es el reggaetón”, afirma.

Y además de gracioso, asegura que fue lo más difícil, porque ¿cómo explicarle a un anciano de 92 años la jerga propia del reggaetón?

“Tú le dices ‘perrea’ y cree que te estás refiriendo al animal. No entiende que es un modo de bailar, una sensualidad en el baile. Él viene de otro estilo musical, más clásico, más de su época. Por eso fue complicadísimo explicarle la letra”, recuerda.

Entre los términos más difíciles para Iniesta estuvo el ” face to face ” (cara a cara), que menciona la canción, o cuando dice: “Yo para ligar no necesito Instagram”.

“Lógicamente, ahí tuve que explicarle qué cosa era Instagram, por más que Melquiades es un señor de 92 con una vitalidad de 40, tiene WhatsApp, Facebook. Pero es otro mundo”, comenta Moltó.

Pero el término que más le costó entender fue “daddy”.

No tenía idea de por qué, en un abrir y cerrar de ojos, se convirtió para todo el mundo en “Daddy Melquiades”.

Los dos “daddies”: Melquiades y Yankee

El momento cumbre de su vida como “abuelo del reggaetón”, cuenta Iniesta, lo vivió hace menos de un mes, cuando conoció y dejó “pasmao” con su “taca taca” al cantante puertorriqueño Daddy Yankee.

“En (el programa) El Hormiguero le hicieron una entrevista al Daddy Yankee, que es el que baila el reggaetón. Entonces me metieron a mí. Entré bailando El taca taca y le dije: ‘Hola, papito. ¿Te atreves a bailar conmigo el reggaetón?’ y tomé al hombre por sorpresa. Se quedó un poco cortado”, asegura.

Tras la actuación conjunta, dice que Daddy Yankee y los miembros de su equipo le pidieron hacerse una foto con él.

“¿Se imagina usted? Yo, que soy un don nadie y que venga el Daddy Yankee, que es un cantante del reggaetón de fama mundial, a quererse a hacer una foto conmigo”.

Melquiades dice que todavía está en las nubes. “A mis 92 años y medio, porque los hice en febrero, no esperaba yo este éxito tan arrollador”, afirma.

“Ahora voy por la calle y todo el mundo quiere hacerse fotografías conmigo. Me estoy arreglando la boca y llego y la doctora me dice: ¿usted es el abuelo reggaetón? Y claro que me hago fotos con todo el mundo, porque no se me va a subir la fama a la cabeza”.

Para el guionista lo que ha pasado con el video se trata de la consecución de un milagro.

“El hecho de que un abuelo de 92 años que vive en un barrio obrero de Madrid haya cantado frente a una superestrella del reggaetón, que su video lo hayan visto millones de personas o que lo hayan compartido estrellas como Willy Colón, Residente, David Bisbal o Alejandro Sanz es algo definitivamente fuera de lo común”.