Vestida para alcanzar un sueño

Quienes ayudan a una mujer, ayudan a sus hijos, a su familia y a la comunidad
Vestida para alcanzar un sueño
Las mujeres reciben trajes profesionales y asesoría laboral.

Un adagio indígena nos recuerda nunca juzgar a nadie hasta haber caminado una milla en sus mocasines. Esto se aplica especialmente a quienes que, por algún motivo, han caído en desgracia y deben enfrentar incontables desafíos para sobrevivir.

Seis años atrás, Catherine Clay tuvo una segunda oportunidad que le permitió derrumbar los obstáculos que la llevaron a vivir en las calles y trabajar como prostituta durante 15 años.

“Todo lo que podía pensar esos años era, ‘tienes que hacer lo que sea para seguir adelante’”, recordó Clay, en entrevista con este diario.

“Vengo de una familia en la cual la prostitución era algo común, lo hacían todos”, confesó la víctima de tráfico humano. “Pero yo ya no quería seguir siendo homeless. Estaba cansada de que mi hijito viviera en las calles. Él fue siempre mi motivación y quién me cambió la vida”, admitió.

Clay consiguió ayuda para superar problemas de salud mental que la aquejaban, e incluso recibió una oportunidad de empleo.

“Pero cuando llegó el momento de ir a la entrevista de trabajo, yo no tenía la ropa adecuada para dar una buena impresión. Todo lo que había usado hasta ese momento era traslúcido y no tenía dinero para comprar nada”, recordó.

Fue entonces que Clay se puso en contacto con la Dress for Success (Vestida para triunfar), una organización internacional cuya misión es promover recursos y empoderar a la mujer para que pueda sobresalir financieramente y alcanzar su independencia económica.

“Es mucho más que una organización que brinda ropa. La organización apoya a las mujeres de distintas maneras”, explicó Xochitl Hernandez, Directora de Worldwide West Dress for Success.

“Al llegar a Dress for Success, me encontré con estantes llenos de ropa, de mi talle, para mi tipo de cuerpo. Allí me dieron las herramientas para triunfar, algo que nadie nunca antes me había dado”, recordó Clay. “Sin la ropa, nunca hubiese podido salir de donde estaba”, reflexionó.

Cada paso que dio tuvo el efecto de las ondas de agua que se propagan en una superficie. Clay consiguió el empleo y así pudo proveer un techo para su hijo. También pudo hablar y procesar su pasado y ayudar a otras mujeres en su misma situación.

“La prostitución era mi ‘sucio secreto’, algo que quería mantener oculto. Pero finalmente pude contárselo a mi hijo. Quise que se enterara primero por mí, que por otros”, contó.

En la actualidad, Clay puede ayudar a otros en su comunidad, trabajando y como voluntaria para la senadora Holy Mitchell, la congresista Karen Bass, y como vocera sobre políticas y asuntos relacionados a la Proposición 47. También colabora con el Proyecto de Corte de Homeless, junto al Fiscal General de Los Ángeles y otros proyectos de políticas públicas de apoyo a la mujer.

“A otras mujeres que están en la situación en la que yo estuve por 15 años querría decirles que sí es posible salir de esa vida, cuando sabes adónde ir. Estoy inmensamente agradecida a la organización. Ellos me permitieron volver a soñar”, aseguró.

Barreras invisibles

Los desafíos y barreras que enfrentan las mujeres para poder alcanzar la independencia económica son incontables.
Cuando una mujer quiere lograr su independencia debe derribar todo tipo de obstáculos, desde el costo del cuidado para sus hijos, pasando por la ropa y el transporte para llegar al trabajo, hasta la brecha salarial basada en el sólo hecho de ser mujeres.

“La ropa es sólo una de las barreras”, aseguró Hernández

Las mujeres llegan a Dress for Success a través más de miles de organizaciones sin fines de lucro con las que trabajan en colaboración. A través de la organización, las mujeres se preparan para entrevistas de trabajo, aprenden coding y se familiarizan con las redes sociales, para entender su impacto en la búsqueda laboral, entre otros.

“También hacemos job shadowing, esto es, pueden observar otros trabajadores en tiendas como Banana Republic o TJ Max, entre otras, y en muchos casos, son reclutadas por las mismas tiendas. Incluso pueden hacer ‘entrevistas preparadas’ con empresas como Netflix, para practicar”, explicó.

El segundo sábado de cada mes, Dress for Success recibe donaciones de ropa ligeramente usada, o nueva, limpia y adecuada para el mundo profesional. Famosos diseñadores también donan trajes nuevos a la organización.

Hernández explicó que las mujeres reciben un traje profesional, blusas, bolsos, zapatos, joyas y maquillaje. Si la persona ya fue aceptada en un empleo, recibe una semana de ropa para ir a trabajar. También tienen la oportunidad de reunirse con voluntarios con experiencia en recursos humanos, estilistas y expertos del mundo de la moda que las asesoran.

Hernández explicó que en muchos casos, incluso llegan a la organización mujeres que tienen certificados laborales, o títulos universitarios, pero que enfrentan la barrera de la edad.

“A los hombres de edad se los ve como trabajadores ‘con experiencia’, mientras que si se trata de una mujer, consideran que ‘ya no rinde’”, explicó.

Veinte años haciendo la diferencia

En la actualidad, Dress for Success cuenta con 22 oficinas a lo largo de EEUU, y 149 sedes, en 26 países alrededor del mundo. Pero la organización ha recorrido un largo camino, desde sus humildes comienzos en un sótano de New York.
En 1996, Nancy Lublin, una estudiante de leyes, recibió una herencia de su bisabuelo, de $5,000, y quiso invertirlos en un proyecto que ayudara a la comunidad. Junto a tres monjas, en el sótano de una iglesia de Manhattan, fundaron Dress for Success.

La organización cuenta con la colaboración de más de 12,000 voluntarios, que donan fondos o su tiempo. El 100% de los fondos para los programas de Dress for Success, regresan a la comunidad.

“En la comunidad latina hay mucho poder económico y los hispanos sabemos de la importancia de abrir las puertas e invertir en la mujer. Cuando se invierte en una mujer, se invierte en sus hijos, en la familia, y en el futuro de la comunidad”, concluyó.

Para más información, puedes visitar: https://worldwidewest.dressforsuccess.org/