Lo que pagará Ford a San Luis Potosí por cancelar planta

Empleos que se fueron para China
Sigue a La Opinión en Facebook
Lo que pagará Ford a San Luis Potosí por cancelar planta
El Focus era el coche que se tenía planeado fabricar en México.

MÉXICO — La automotriz estadounidense Ford pagará 65 millones de dólares al estado mexicano de San Luis Potosí por haber cancelado la construcción de una planta en la localidad de Villa de Reyes, informó hoy el gobernador Juan Manuel Carreras.

La administración concluyó, sin contratiempos legales, las arduas negociaciones con Ford tras la cancelación de la instalación de una de sus plantas en San Luis Potosí, indicó Carreras en un comunicado.

Así, la compañía pagará 65 millones de dólares, que es el máximo estipulado en el convenio para cubrir los gastos ya realizados, precisó.

Ello permitirá liquidar el costo del terreno de 220 hectáreas en el parque industrial donde la compañía construiría la planta, que ya cuenta con acceso a una carretera, red de gas natural y agua tratada para uso industrial, entre otros servicios.

“San Luis Potosí obtiene a precio preferencial un terreno (…) sin costo para la entidad, para fortalecer su política de promoción de inversiones y generación de empleos”, señala la nota.

El gobernador señaló que esta negociación respeta el acuerdo firmado por las partes y evita llegar a procedimientos arbitrales y la generación de costos y tiempos adicionales.

En abril de 2016, Ford anunció que invertiría 1.600 millones de dólares en México para construir una planta en San Luis de Potosí donde se fabricaría la nueva generación del Focus.

Pero en enero pasado, el fabricante estadounidense anunció la cancelación de la inversión en dicho estado, al mismo tiempo que dijo mantendría la producción de ese vehículo en México, pero en la existente planta de Hermosillo, para su exportación a EE.UU.

Sin embargo, en junio anunció que producirá la próxima generación del modelo Focus en China, en vez de México, para su comercialización en todo el mundo, lo que le permitirá ahorrar 500 millones de dólares.