Mentir en la solicitud y entrevista para la ciudadanía te puede costar perderla

Recomiendan siempre ser honesto y si tienes crímenes en tu pasado, mejor consulta un abogado
Mentir en la solicitud y entrevista para la ciudadanía te puede costar perderla
04/18/17/LOS ANGELES/Guatemalan immigrant Marco Antonio Quintana Reynosa was among more than 8,400 who participated in a citizenship ceremony at the Los Angeles Convention center to become newly naturalized. The candidates, lawful permanent residents who have met all the requirements for citizenship, represented more than 140 countries.Ê (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Si vas a solicitar la ciudadanía y tienes crímenes en tu récord, lo mejor es que no los ocultes al llenar la petición o durante la entrevista con las autoridades de migración, ya que negarlo puede hacer que más tarde, te la revoquen.

Eso le pasó al mexicano José Arizmendi a quien un juez federal ordenó quitarle la ciudadanía el mes pasado por haber ocultado a las autoridades de migración que tenía crímenes en su historial.

Lo negó dos veces, tanto en su solicitud como en la entrevista, pese a tener una condena de 1996 por abuso sexual de menores en Texas. 

El abogado en migración Alex Gálvez recomienda siempre s(Araceli Martínez/La Opinión).

Ante todo, honestidad

“Tenemos que ser completamente honestos en la solicitud y en la entrevista”, recomienda el abogado en migración, Alex Gálvez.

Y recuerda que en la solicitud para la ciudadanía, se pregunta muy claramente si han cometido delitos en cualquier parte del mundo, no solo en Estados Unidos.

“No pueden mentir porque en la actualidad, con el Internet y las computadoras todo está digitalizado. Las autoridades de migración puede obtener información criminal de cualquier país”, precisa.

Además, dice que hasta en las nuevas peticiones para la residencia preguntan al solicitante si ha cometido delitos fuera de Estados Unidos. “Las solicitudes anteriores no lo planteaban”, observa el experto en migración.

Quienes tienen delitos serios en su historial, ya sea en Estados Unidos o fuera del país, pueden ser inelegibles para la ciudadanía estadounidense, pero la posibilidad de que califiquen en ciertas excepciones no está del todo descartada.

Si ocultas tus condenas criminales previas en la solicitud de ciudadanía, te pueden revocar la naturalización.

Consultar a un experto

Gálvez recomienda a los inmigrantes que son residentes legales y que califican para la ciudadanía, pero que tienen algún crimen en su pasado o que lo cometieron durante el proceso de naturalización, que consulten a un abogado de migración.

“Hoy en día, un abogado ya puede hacer rastreos y ver todo lo que migración sabe de ustedes”, dice.

“Lo más importante es que hay ciertos delitos en los que se puede limpiar el récord y hacerse ciudadano sin problema. Por ejemplo, un juez les puede borrar completamente el cargo, si se prueba que el abogado no les informó de las consecuencias migratorias, o si les dieron un consejo equivocado que puede causar la deportación”, expone.

Pero en general, sostiene que no se puede considerar que el inmigrante tiene a salvo su ciudadanía hasta no prestar juramento, y eso siempre y cuando no haya mentido.

Recuerda que llevó un caso de un hombre que cometió un delito días antes de la ceremonia de juramentación, después de pasar el examen de inglés y conocimientos.

“Tenía un historial completamente limpio hasta que lo agarraron con droga en el carro y lo encontraron culpable. Como consecuencia, le negaron la ciudadanía y lo deportaron”, explica.

Hay ciertas condenas que pueden ser borradas de tu récord, lo que te permitiría convertirte en ciudadano pero tienes que consultar con un abogado.

Crímenes que pesan

Algunos de los delitos graves que si se ocultan te harán perder la ciudadanía son: asesinatos, violaciones, abuso sexual de menores, narcotráfico, entre otros.

Hay quienes piensan, dice Gálvez, que porque ya cumplieron su sentencia, ya no tienen problema alguno. “¡Mangos! Ya cumplieron con el estado y la sociedad, pero ese delito no es olvidado por el gobierno federal y mucho menos por las autoridades de migración. Así que si ese es su caso, busque un abogado de migración y consulte su situación antes de mentir durante la solicitud de ciudadanía”, recalca.

El subfiscal de la División Civil del Departamento de Justicia, Chad A. Readler, dijo en un comunicado que ellos siempre persiguen la desnaturalización en casos donde un individuo miente en las solicitudes de ciudadanía, especialmente en circunstancias que involucran abuso sexual de niños.

Los casos de pérdida de ciudadanía son una herramienta de ley importante para proteger al público, incluyendo a los niños”, remarcó.

Abe Martínez, subfiscal del Distrito Sur de Texas ,agregó que las solicitudes de naturalización deben ser sinceras con todos los hechos materiales. “Como ocurrió con José Arizmendi, no mostrar los hechos pueden resultar en la pérdida de la ciudadanía estadounidense”,  dijo.

Nunca mientas al llenar tu solicitud de ciudadanía porque puede tener consecuencias serias como que te la den y luego la pierdas.

Las causas de la revocación

En su portal el Servicio de Migración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCISS) señala como causas para revocación civil de la naturalización: la obtención ilegal de la ciudadanía y ocultar hechos o declaración falsa.

La ciudadanía puede ser revocada a través de un procedimiento civil o de acuerdo a una condena criminal. Para ambos procesos se deben tener pruebas suficientes.

José Arizmendi, de 54 años, fue declarado culpable de asalto sexual agravado contra un niño en abril de 1996 en el condado Harris de Texas. Un mes más tarde presentó la solicitud para la ciudadanía y negó haber sido arrestado, multado, acusado, condenado y encarcelado por quebrantar la ley incluyendo regulaciones de tránsito. En la entrevista de ciudadanía, en octubre de 1996, también lo negó.

Con base en sus respuestas, se le concedió la ciudadanía y en 1997 se hizo ciudadano estadounidense.

Cuando el Departamento de Justicia presentó una queja en la Corte Federal para iniciar el proceso de quitarle la ciudadanía en febrero de 2015, Arizmendi purgaba una sentencia de 18 años en México por otras ofensas de violación cometidas en ese país, separadas de las que llevó a cabo en Texas.