Presidente filipino amenaza a terroristas islámicos con comerles el hígado

"Voy a comerles el hígado con sal y vinagre", promete el polémico mandatario
Presidente filipino amenaza a terroristas islámicos con comerles el hígado
"Les sacaré el hígado y me lo comeré con sal y vinagre", amenazó Duterte.

Este miércoles el presidente filipino Rodrigo Duterte lanzó una extraña advertencia a los terroristas islámicos responsables de la decapitación de dos marineros vietnamitas, después de que sus restos fueron recuperados por sus tropas en la isla de Basilan.

Duterte, quien gobierna con mano dura la nación asiática en una cruzada contra el crimen que ha sido criticada por los observadores internacionales por competir en violencia con la de la misma delincuencia, descargó su ira contra el grupo yihadista Abu Sayyaf por el asesinato de los rehenes.

“Les comeré el hígado. Denme sal y vinagre y me los comeré crudos delante de todos”, dijo el mandatario sobre los militantes islámicos asociados a ISIS en un discurso a funcionarios locales, según GMA.

” No soy quisquilloso. Como incluso lo que no se puede tragar”, añadió.

Los marineros fueron tomados como rehenes junto con otros cuatro miembros de la tripulación de un buque de carga vietnamita en noviembre pasado por el grupo yihadista Abu Sayyaf. De ellos uno logró escapar durante una operación de rescate y otros tres permanecen secuestrados.

Los cuerpos de Hoang Thong y Hoang Va Hai fueron encontrados por los pobladores de Sumisip este miércoles. El grupo terrorista ha estado ejecutando rehenes en un desafío a la política del gobierno de Duterte de no negociar ni pagar rescate por los secuestrados.

Un furioso Duterte maldijo a los militantes mientras enseñaba a los presentes imagenes de los marineros decapitados en su celular.

¿Quieren ser esclavizado por estos hijos de puta?, preguntó irritado. Y dicen que tienen un dios. Ustedes usan el nombre de Alá en vano. Usan el nombre de Dios para matar de esta manera horrible. 

Duterte advirtió a los militantes de Abu Sayyaf que no lo subestimen. Y no es la primera vez que les lanza una amenaza canibal.

El año pasado, mientras juraba venganza por un bombardeo en la ciudad de Davao que mató a 15 personas e hirió a 71, también les prometió que se los comería vivos con sal y vinagre.

“Saben que puedo comer humanos”, dijo en ese momento. “Les abriré el cuerpo a la mitad y me los comeré solo con sal y vinagre”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Vietnam pidió severos castigos en respuesta a los brutales asesinatos, diciendo que Abu Sayyaf sigue reteniendo 22 rehenes, entre ellos otros ocho ciudadanos vietnamitas.