Ancianos se protegen del calor en centros para adultos mayores, camiones y bajo los árboles

Para los de bajos ingresos y aquellos que viven en las calles, el verano es un arma de doble filo
Ancianos se protegen del calor en centros para adultos mayores, camiones y bajo los árboles
Carlos Ardón, de 70 años, carece de un hoga y acude a un centro para personas de tercera edad cuando la temperatura se vuelve insoportable.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Para escaparse de la intensa oleada de calor que azota el área de Los Ángeles, el inmigrante salvadoreño Carlos Ardón de 70 años pasa el día arriba de un autobús de pasajeros sin rumbo alguno.

En los autobuses no sufro calor porque tienen aire acondicionado”, dice.  

Pero también encuentra refugio contra las intensas temperaturas en el Centro para Ancianos St. Barnabas (St. Barnabas Senior Center) que durante el verano se convierte en un lugar para que los adultos mayores puedan refrescarse sobre todo durante las horas pico de mayor calor.

Y es que Ardón no tiene un lugar para vivir. Duerme en una camioneta que le renta un conocido por 250 dólares estacionada por las calles Jefferson y Normandi del sur de Los Ángeles.

Carlos Ardón de 70 visita St. Barnabas Senior Center en Los Angeles para refrescarse de las altas temperaturas. Una oleada de calor que azota el condado de Los Ángeles amenaza con disparar el termómetro hasta los tres dígitos este sábado. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinión)

“Me despidieron de mi trabajo en un lugar de reciclaje después de que mi esposa falleció porque me tuve que ausentar cuatro meses por su enfermedad. Por mi edad, ya nadie me quiere dar trabajo”, se lamenta.

Sin un ingreso laboral, trata de alargar lo más que puede los 879 dólares que recibe cada mes del Programa para Inmigrantes de Asistencia en Efectivo (CAPI). Así que para él rentar un cuarto con aire acondicionado es un lujo que no se puede dar.

Este inmigrante de la tercera edad cuenta que durante el verano no puede quedarse mucho tiempo dentro de la camioneta que le rentan para dormir porque se convierte en un horno. “Es que está en plena calle. Y lo más que puedo aguantar es hasta las 11 de la mañana. Después de eso, me vengo a St Barnabas, o me subo a los camiones, o me voy a una tienda que tenga refrigeración”, dice.

De acuerdo al Departamento de Salud Pública del condado de Los Ángeles, los ancianos figuran en el grupo más vulnerables a enfermar durante las oleadas de calor como la que comenzó ayer jueves y terminará este sábado por la noche.

Jose Valdivia toma un respiro de las altas temperaturas que se abaten sobre el condado de Los Ángeles en el Centro para Ancianos St. Barnabas. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

Bajo la sombra 

José Valdivia es un hombre de 79 años, nacido en Ventura, California que no tiene un hogar en Los Ángeles. Duerme en la calle donde se le hace noche y dice que durante el verano, es cuando menos sufre. “Está más suave. Es  porque no tengo frío ni lluvia como en el invierno”, comenta.

Pero el verano puede ser un arma de dos filos.  Valdivia acepta que cuando el calor aprieta como en esta semana que el termómetro subirá hasta los 100 grados Fahrenheit, lo que hace es irse a los parques. “Me retiro del sol, descanso abajo de un árbol. Ahí me la paso hasta que me aburro”, dice.

Hace tiempo que comenzó a ir al Centro para Ancianos St. Barnabas localizado en el área del parque MacArthur. “Aquí vengo a comer a mediodía todos los días”, dice.

En otras ocasiones, se protege del sol y refresca en los grandes centros comerciales.

“Yo recibo 900 dólares al mes del seguro social pero no me alcanza para pagar la renta de un cuarto. En el invierno renté uno a 750 dólares para protegerme de la lluvia pero no me quedaba más que 150 dólares. Luego me subieron la renta 25 dólares más, y me quedaban 125 dólares. No era nada.  Por eso prefiero mejor dormir en la calle. Nomás me aseguro de buscar lugares donde no me vayan a robar o a golpear”, comenta.

Luis Salas se protege del calor en las instalaciones de St. Barnabas al mismo tiempo que espera por su comida y lee La Opinión (Photo by Aurelia Ventura/La Opinión)

El calor lo enferma

El inmigrante ecuatoriano Luis Salas de 77 años dice que tiene refrigeración en la casa de su hijo donde él vive en la ciudad de North Hills, en el Valle de San Fernando. “A mi, el entrar y salir del aire acondicionado a lo caliente, hizo que me enfermara de tos”, comenta.

Salas viaja a diario dos horas en camión refrigerado desde North Hills al Centro de St. Barnabas. Hace otras dos horas de regreso. “Todos los días como aquí, me cobran dos dólares por la comida. Y no pago la tarifa del camión por un problema de discapacidad que tengo”, cuenta.

Los tres centros con los que St. Barnabas cuenta en Los Ángeles están considerados centros para refrescarse exclusivamente para ancianos de las 8 de la mañana hasta las 4:30 de la tarde. Además de disfrutar del fresco,  en St. Barnabas, los adultos mayores pueden ver películas, usar computadoras y tomar clases de diferentes actividades artísticas. 

En el aréa del parque MacArthur, el Centro de Ancianos St. Barnabas se encuentra en el 675 S. Carondelet de Los Ángeles con el teléfono 213-388-4444 . En el área de Hollywood, en el 5170 de Santa Mónica Blvd. Los Ángeles, 90029 con tel teléfono 323-957-2222; en Echo Park, se localiza en 1021 N. Alvarado St. de Los Ángeles, 90026. Con el teléfono 213-413-0508.

En la lista que el condado de Los Ángeles ha designado como centros para refrescarse hay algunos bibliotecas públicas o centros comunitarios que cierran hasta las ocho de la noche, lo cual es una buena noticia para quienes no cuentan con aire acondicionado en sus viviendas. Si quieres saber dónde encontrar un centro cerca de tu casa visita: http://bit.ly/CoolingCtrs7-2.

El Departamento de Salud del Condado de Los Ángeles recuerda a todos los angelinos extremar precauciones con el repunte de las altas temperaturas y en especial pide tener un mayor cuidado con la poblaciones más sensibles como niños y ancianos. Las horas de mayor peligro para la salud y aún la propia vida son :entre las 10 de la mañana y las 8 de la noche.

Además de encontrar refugio a las intensas temperaturas que se abaten sobre el condado de Los Ángeles, los adultos mayores de bajos ingresos pueden disfrutar una comida en el Centro para Ancianos St. Barnabas por solo dos dólares. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)

Recomendaciones para adultos mayores:

  • Durante las horas pico del calor permanezca en áreas con aire acondicionado. Si no tiene aire acondicionado en su casa, visite instalaciones públicas como los centros de enfriamiento, parques, centros comerciales y bibliotecas para refrescarte.
  • No se confíe de un ventilador o con dejar las ventanas abiertas como fuente principal para permanecer fresco. Use aire acondicionado. Si es de bajos ingresos, llame al 866-675-6623 y pregunte si calificas para el programa de Asistencia de Energía en el Hogar para los de Bajos Ingresos.
  • Manténgase hidratado bebiendo agua fresca.
  • Aléjese del sol. Y bajo los rayos del sol, use sombrero de preferencia de ala ancha, ropa de suelta de colores claros, con manga larga y pantalones para protegerse.
  • No se olvide usar protección solar para la piel y lentes para el sol.

Fuente: Departamento de Salud del Condado de Los Ángeles