La Víbora: Divorcio de Cristian Castro, un fracaso anunciado

A nuestra serpiente columnista del entretenimiento no se le escapa nadie
Sigue a La Opinión en Facebook
La Víbora: Divorcio de Cristian Castro, un fracaso anunciado
Era de esperarse el rompimiento de tan acelerado matrimonio./Archivo

¿Saben que además de víbora soy bruja? Así que por favor, de hoy en adelante, agreguen a mi resume ese título. ¿Por qué? Pues muy sencillo, porque nadie vaticinó como yo que el matrimonio de Cristian Castro duraría una nada y un poco menos.

La verdad es que no era muy difícil predecirlo, y les mencioné las causas que ocasionarían el rompimiento. Una de ellas fue, ¿qué mujer con dos dedos de frente acepta casarse sin haber conocido a la mamá del novio?

O peor aún: que tu prometido no invite a su madre a la boda. ¿No les sonaría raro a ustedes? ¿No les prendería un botoncito con una luz roja intermitente? Por que a mí sí.

Pero eso no es todo. El historial tan aterrador que tiene Cristian respecto a sus anteriores parejas es una inmensa alerta roja, no menos. Violencia doméstica, abuso verbal, no ver a sus hijos, golpes a su madre. Eso es más que suficiente para salir huyendo de un tipo así.

El idilio de Cristian con Carol Victoria Urban no duró ni un mes, tal y como él lo aceptó en una entrevista luego de que surgiera el rumor de que la pareja había tronado en plena luna de miel.

El cantante dijo que el motivo principal fue que no se conocían, que surgieron “humores” que ninguno esperaba. ¿Humor le dice a seguirse texteando con las ex? ¿Quién no se va a enojar con un comportamiento como ese?

Lo bueno es que Carol no le aguantó ni una, como debe ser. Se puso los pantalones, agarró sus maletas y se regresó a México. Solo le quedará el amargo recuerdo de haber estado casada con el tipo más raro de la farándula mexicana, ¿o no?

En otras cosas, y hablando de patanes, pobre Ninel Conde, qué caro le salió haberse metido con Gionvanni Medina, quien también es padre de su hijo pequeño.

Este individuo, que resultó ser todo un fiasco, pero que logró impresionar a Ninel con sus dizque millones, ahora anda hablando pestes de la vedette, y todo porque lo dejó, algo que ella debió haber hecho antes de haberse embarazado de él.

Ninel Conde y Giovanni Medina
Quién mando a Ninel a meterse con el tipejo Gionanni Medina./Archivo

El tipucho alega que la artista es una borracha, que se va de parranda y que deja solo al hijo de ambos. Ella, como tampoco es muy brillante que digamos, ya le respondió y le pidió que “supere” el rompimiento. Y respecto de las fiestas, Ninel dice que efectivamente de vez en cuando sale a algún antro con sus amigas.

¿Y en medio de todo quién está? Pues el pequeño Emmanuel, quien tuvo la mala suerte de haber tenido como padres a ese par.

Así las cosas. Nos leemos la próxima semana.