El inesperado retorno del “pornocorrido”

Entre letras explícitas de sexo que en estos días está de regreso con 15 temas picantes y provocadores
El inesperado retorno del “pornocorrido”
El grupo Marrano, oriundo de Monterrey, cuenta actualmente con dos músicos de Saltillo.

MÉXICO.- Hace 15 años, un grupo de músicos, productores y creadores del norte del país crearon un género que con el tiempo se definió como “pornocorrido”: un juego de letras directas sobre sexo, guitarras, acordeones y vientos contra las acartonadas cantaletas de amor o las historias de balazos, drogas y hazañas de capos en los narcocorridos.

Así nació el grupo norteño “Marrano  que en estos días está de regreso con 15 temas picantes y provocadores tras ocho años de ausencia debido a un conflicto por derechos de explotación: la disquera DISA, con quienes tenían un contrato, se vendió a Univisión Music y después  a Universal.

“En Universal nos dijeron que no podían promovernos por el contenido de las canciones y quedamos en el limbo hasta que hace poco un amigo nos ayudó a resolverlo y ahora volvemos con el sello Unimusik”, explica “Globo Marrano”, productor y manager oriundo de Monterrey en entrevista con este diario quien prefiere usar su nombre artístico para evitar exhibir a su familia de músicos de abolengo que, a pesar de respetarlo, no le gustaría involucrarse en polémicas.

“Este es el corrido del pornotaquero que vendía taquitos toda la semana/ preparaba salsas a base de esperma con todos los chiles y especias que hallaba/ era tanta fama la que el se ganaba/ que hasta los gruperos a él lo visitaban/ le pedían sus tacos por la madrugada, ignorando todo lo que se tragaban… “, reza uno de los más recientes temas.

Marrano en una de sus más recientes fotos.
Marrano en una de sus más recientes fotos.

Para nosotros es un juego, una fantasía y una forma de divertirnos porque el sexo es un tema que a cualquiera le divierte y nosotros nos quitamos del tabú. Dijimos: ‘con permiso, fuera poses’… nuestra música no es violenta ni habla de asesinatos como otra tan de moda en nuestros tiempos”.

Globo Marrano escribe temas de amor para otros proyectos pero no siempre quiere hacer eso; para Marrano puede volverse burdo y sin tapujos. “No pasa nada si digo quiero decir la verdad tal cual es: quiero quitarte la ropa y meterte la v…”, dice. “Ya lo hizo el Marquez de Sade, (Henry) Miller y (Charles) Bukowski, en la literatura, ¿por qué no dar el paso en la música?”

Desde que inicio el grupo han sumado cuatro álbumes con  45 canciones en el mismo estilo de pornocorrido.

“Si la vida te da la espalda, agárrale las nalgas/ si la vida te da las nalgas, ensártale la riata/ si la riata la metes recio, te va a sacar un pedo/ y si no quieres meterte en pedos, ven chúpame los hue…”.

Marrano ha tenido cierto éxito aunque, por su lenguaje soez, no pueda tener la misma difusión comercial sino del boca a boca entre algunos famosos. Molotov les propuso hace siete años abrir un concierto en España: ”No queremos morir sin tocar con Marrano” escribieron en las redes sociales, aunque esto no se concretó por los líos sobre la explotación de derechos.

Marrano.
Marrano.

En el lado oscuro de su carrera, el grupo carga con cierta mala fama de misoginia porque en algunas de las interpretaciones hablan de violencia contra la mujer. Por ejemplo: “quiere cortarle las chichis” a una infiel.

Globo Marrano explica que es una metáfora, “no es algo real”, sino una forma de describir el coraje o los pensamientos que puede sentir una persona despechada, “no significa que lo vaya a hacer”. Además, agrega, en sus presentaciones dejan claro que el lenguaje explícito no es apto para menores y puede herir suceptibilidades.

“Nosotros hacemos sátira de la realidad, incluso de los artistas que nos gustan o no (Bronco, Los Tigres del Norte, Ramón Ayala, Valentín Elizalde)”.

Así nace la parodia, la sátira, el humor negro, la ironía mordaz entre los temas sexuales que siempre llaman la atención y se difunden por Facebook, Twitter, Spotify y YouTube.