En lugar de los medicamentos, prueba estas estrategias para tratar el dolor de cuello y hombros

Fortalecer los músculos débiles del cuello con ejercicio y aplicar calor puede aliviar el dolor
En lugar de los medicamentos, prueba estas estrategias para tratar el dolor de cuello y hombros
Si padeces dolor de cuello, aquí algunas alternativas para aliviarlo.
Foto: Getty Images

El dolor de cuello es la principal razón de las consultas médicas, y es más común en mujeres que en hombres. Con frecuencia es la consecuencia de un exceso de ejercicio, mala postura, el estrés, una lesión o por dormir en una mala postura. También puede surgir a partir de una lesión en la que el cuello experimenta movimientos rápidos y vigorosos hacia adelante y hacia atrás (latigazo cervical [whiplash]) o por artritis. El dolor de hombros sin dolor de cuello tiende a ser el resultado de una lesión, por ejemplo, de un esguince o una tendinitis.

Prueba primero estas opciones

Algunos estudios han demostrado que los ejercicios para fortalecer y estirar los músculos del cuello funcionan mejor para aliviar el dolor de cuello y hombros que los medicamentos. Aplica calor de 10 a 15 minutos a intervalos por todo un día o dos, después de una lesión. Apoya el cuello mientras duermes recostándote boca arriba con una o más almohadas debajo de las rodillas y una almohada pequeña debajo de la cabeza; al hacerlo, mantienes el cuello y la cabeza en una posición neutral. Si necesitas más alivio, nuestro análisis de Best Buy Drugs sugiere que trates el dolor con analgésicos de venta libre como el ibuprofeno (Advil y genéricos) o el naproxeno (Aleve y genéricos).

Si eso no funciona

La terapia física junto con ejercicio, puede ayudar con el dolor persistente de cuello y hombros; los estudios muestran que el alivio puede llegar tan pronto como después de 1 a 3 sesiones. Trabaja con el fisioterapeuta para mejorar tu postura, por ejemplo, pueden hablar sobre cómo mejorar la posición de la cabeza y el cuello cuando hables por teléfono o uses una computadora. Trabajar con un terapeuta conductual cognitivo te puede enseñar técnicas de relajación y de reducción del estrés para disminuir el dolor inducido por tensión.

Ve a la sala de emergencias

Si tu dolor es consecuencia de una caída o accidente automovilístico reciente, eso podría ser señal de un problema grave, como un hombro dislocado. El dolor que se presenta repentinamente, que recorre tu mandíbula, uno o ambos brazos o el cuello, junto con dificultad para respirar, mareos o sudoración podría ser una señal de un ataque cardíaco.

Nunca hagas esto

Evita la tracción cervical, en la cual un fisioterapeuta te jala el cuello. Las investigaciones no han comprobado que esto sea de utilidad. También evita las inyecciones; la administración repetida de esteroides pueden debilitar los músculos del cuello, y las inyecciones de Botox no funcionan mejor que un placebo. Por lo general, la cirugía no funcionará si el dolor lo tienes solo en el cuello o si es causado por artritis.

Prevenir es lo primero

Los ejercicios de estiramiento regulares pueden ayudar a prevenir los espasmos musculares que desencadenan el dolor de cuello. O intenta con la acupuntura. Un estudio de noviembre de 2015 publicado en la revista científica Annals of Internal Medicine determinó que la acupuntura aliviaba sustancialmente el dolor de cuello en las personas con síntomas crónicos. En nuestra encuesta de 2011 sobre terapias alternativas, el 44% de las personas con dolor de cuello indicaron que la acupuntura les había “ayudado mucho”. Trata de usar una almohada nueva que se adapte a cómo te gusta dormir. Las personas que duermen de lado o boca arriba necesitan almohadas pequeñas para mantener el cuello en una posición neutral. Evita dormir boca abajo. Si duermes boca arriba, evita usar las almohadas que empujan tu cuello demasiado hacia adelante.

Nota del editor: La elaboración de este artículo y de los materiales relacionados es posible gracias al subsidio del programa Attorney General Consumer and Prescriber Education Grant del estado, que es financiado por el acuerdo multiestatal de reclamos de fraude de los consumidores en relación con la comercialización del medicamento de venta con receta Neurontin (gabapentina).

Este artículo también apareció en la edición de junio de 2016 de la revista Consumer Reports.

Consumer Reports no tiene ninguna relación financiera con los anunciantes en este sitio. Consumer Reports es una organización independiente sin fines de lucro que trabaja junto a los consumidores para crear un mundo justo, seguro y saludable. CR no apoya productos o servicios y no acepta publicidad. Copyright © 2017, Consumer Reports, Inc.