Luchan contra la instalación de otra planta de gas en Oxnard

Residentes y hasta el Ayuntamiento se oponen, pero Comisiones estatales tienen la última palabra
Luchan contra la instalación de otra planta de gas en Oxnard
NRG muestra como se vería la planta de gas actualizada en el lado derecho. (NRG)

Dayane Zúñiga, de 23 años, siempre tuvo problemas respiratorios al crecer.

Pero cuenta que un día esto se agravó cuando enfrentó problemas para respirar mientras corría con su grupo de atletas en la secundaria.

Al ser enviada a emergencias le dijeron que padecía de asma y le dieron un inhalador. “Nunca me habían declarado con asma porque no podíamos ir al doctor”, dijo Zúñiga, quien no tenía seguro médico.

La secundaria Oxnard a la que asistía se ubica a unas tres millas de las plantas de gas que tiene esta ciudad del condado de Ventura y ella culpa de su problema al hecho que “nos llevaban a correr por los campos y cerca de la Peaker Plant”.

Su hermano menor de 12 años fue diagnosticado con asma hace unos años. “Él tiene su máquina de respirar y carga a todas horas su inhalador”, contó la joven.

Su hermana de 19 años comienza a desarrollar síntomas similares.

Con sus campos de cultivo – particularmente la fresa – y su clima costero, Oxnard pareciera el lugar ideal. Pero esta ciudad es conocida como la “ciudad sacrificio” debido a las tres plantas de gas que fueron instaladas en el municipio—una incluso en contra de los deseos de los residentes—y los múltiples campos rociados de pesticidas.

 

Ahora Oxnard se enfrenta a la instalación de una cuarta planta de gas conocida como el proyecto Puente Power, que ha renovado la oposición de los vecinos.

 

Zuniga habla en una protesta contra la compañía NRG. (Suministrada)

 

Se ven bonitas, pero…

Zúñiga dijo que por años su comunidad del sur de Oxnard, en su mayoría de clase trabajadora, en lugar de ignorar las plantas de electricidad las admiraba.

“Nosotros no sabíamos qué eran y hasta se ven bonitas en la noche cuando prenden las luces”, dijo Zúñiga.

La madre de Zúñiga – al igual que muchas personas de la ciudad – no entienden exactamente por qué las plantas podrían representar un problema a la salud. “Mi mamita solo quería venir a trabajar y dice que le gusta mucho aquí en Oxnard, pero no entiende que las plantas de gas son dañinas para nuestra salud”, dijo la joven, quien decidió convertirse en activista después de experimentar en casa las secuelas de la contaminación.

Oxnard es una ciudad de poco más de 205,000 habitantes con un 75% de latinos y de ellos una tercera parte no habla inglés, dijo la alcaldesa interina de Oxnard, Carmen Ramírez.

Zuniga provee información acerca de la contaminación de las plantas de gas. (Suministrada)

Ramírez dijo que el Ayuntamiento de Oxnard se opone a la instalación del proyecto Puente Power que la compañía NRG Energy Inc. espera construir cerca de la playa Mandalay al sur de Oxnard.

“Esto es muy horrible, es una pesadilla…la gente pobre acepta esto porque no sabe y piensa que eso es normal”, explicó Ramírez. “Pero es el deber de los líderes luchar. Queremos una playa segura como la tienen otras ciudades”.

El proyecto Puente Power es una planta de energía de 262 megawatts, junto a su actual estación generadora Mandalay de 560 megawatts. El sitio ya cuenta con una planta de 45 megawatts construida por Southern California Edison en 2012; Oxnard luchó sin éxito durante años en contra de esta planta. NRG también es dueña de la estación generadora de 1.516 mega watts en la playa Ormond.

“Ya tenemos tres plantas alrededor y aunque los cinco miembros del consejo no estamos de acuerdo en muchos temas, esta vez todos estamos de acuerdo que no queremos más plantas”, dijo Ramírez.

El Ayuntamiento aprobó una moratoria para que no se construya ninguna planta adicional en la ciudad. Sin embargo, la Comisión de Utilidades Públicas de California y la Comisión de Energía de California son quienes toman la última decisión, explicó.

Varias agencias respaldan a Oxnard incluyendo el Coastal Conservacy, Ocean Protection Council y grupos como el Sierra Club y California for Better Environment.

No son cuatro plantas

Representantes de NRG dijeron que no se trata de una cuarta planta de energía en la playa, “como se afirma con tanta frecuencia”, sino que es una sola unidad de 262 megawatts que sustituye a cuatro unidades en Oxnard que tienen una capacidad de aproximadamente 2,000 megawatts.

“La capacidad de arranque rápido hace que esta unidad sea perfectamente adecuada para ayudar a integrar energías renovables intermitentes, ya que puede arrancar cuando es necesario y apagarse con la misma rapidez”, dijo David Knox, portavoz con NRG.

Knox dijo que la nueva unidad es significativamente más limpia que las unidades más antiguas que expandían mas emisiones.

“La nueva unidad puede comenzar en 10 minutos mientras que las unidades más viejas operan y emiten por 12-18 horas antes de poder generar así que la nueva unidad funcionará solamente cuando es necesaria”, dijo Knox.

Adicionalmente Knox explicó que tanto el personal de la comisión de energía de California como el personal del distrito de control de contaminación atmosférica del condado de Ventura han analizado los impactos de la calidad del aire y la salud pública en detalle y concluyeron que “el proyecto cumple con todos los requisitos aplicables y no producirá impactos significativos en la calidad del aire o la salud pública”.

El 26, 27 y 28 de julio se llevará a cabo una reunión en el Performing Arts Center de Oxnard a las 9 de la mañana donde expertos de ambos lados hablarán de la instalación de la planta. El público podrá hablar a las 6 de la tarde del 26 de julio.