Mujer atropellada la semana pasada en el sur de Los Ángeles es desconectada

En lo que va del año ya son 11 las personas fallecidas por conductores que se dieron a la fuga
Sigue a La Opinión en Facebook
Mujer atropellada la semana pasada en el sur de Los Ángeles es desconectada
Ingrid Argueta, fue desconectada de respiración artificial después de haber sido declarada muerta el jueves por la tarde.
Foto: Jacqueline García

A una semana de haber sido atropellada en el sur de Los Ángeles, Ingrid Argueta, de 34 años, fue desconectada el viernes por la mañana. Ella fue declarada muerta el jueves.

“Los doctores nos dijeron que ya no podían hacer nada y nos dieron seis horas antes de desconectarla”, dijo triste el padre de Ingrid, Roy Argueta.

“Ya llevábamos toda la semana ahí rogándole a Dios que hiciera un milagro pero no se pudo y se comprobó que su cerebro no estaba funcionando”, añadió el señor Roy mientras realizaba los tramites funerarios para su hija.

Una vecina del área donde ocurrió el incidente el pasado 7 de julio, dijo que fue el grito desgarrador que escuchó ella y otros vecinos de la cuadra, que los hicieron salir de su casa para ver que sucedía.

“Fue algo horrible”, dijo Hilda López quien vive al cruzar la calle de la casa de las tías de Ingrid. “Dicen que había venido a ver a su tía y ya se iba con sus amigos”.

El incidente ocurrió alrededor de las 10:45 de la noche. Mientras Ingrid esperaba por un Uber junto a sus amigos, ella se bajó de la banqueta y un vehículo que iba en dirección norte a alta velocidad la arrolló y se dio a la fuga.

“Sus amigos estaban muy impactados y luego, luego vino la ambulancia y se la llevó”, recordó López.

Sin embargo, ni la rapidez de la ambulancia, ni las oraciones de familiares y amigos pudieron salvar a Ingrid, madre de una niña de 6 años.

Ingrid, de padres guatemalteco y salvadoreña vivía con ellos a unas cuadras del bloque 1500 de la calle 79 donde ocurrió el incidente.

Tragedias constantes

De enero a mayo se reportaron 11 muertes por conductores que se dieron a la fuga en el sur de Los Ángeles, según la policía de Los Ángeles (LAPD), de la división 77. El caso de Ingrid se suma a los seis casos que continúan sin resolverse.

López dijo que es muy común ver a vehículos viajar a alta velocidad sobre la calle Denker.

Muchos inclusive ignoran el semáforo en la intersección de las calles Denker y la 79.

“Los carros pasan tan rápido y se pasan la luz en rojo”, dijo López. “La vecina de la esquina tuvo que poner tubos de metal afuera de su casa porque ya se le ha metido un carro casi hasta adentro de su casa de que van tan rápido”, aseveró López.

El incidente ocurrió en la cerca de la calle 79 sobre la calle Denker en el sur de Los Ángeles. (Jacqueline García)

López dijo que una solución sería que pongan más topes sobre la calle Denker.

El LAPD enfatiza que es importante detenerse cuando un conductor atropella a una persona, de acuerdo al código de vehículos 20001 VC de California. Deben proveer auxilio a las personas heridas y proporcionar su información personal.

“En un 55% [de los casos], los peatones son quienes tienen la culpa, pero si ustedes huyen, ustedes van a perder”, dijo el capitán Jonathan Tom, del buró de tráfico del área sur de Los Ángeles en mayo cuando reportaron los seis casos sin resolver.

Si el conductor no se detiene el posible incidente se convierte en un crimen. “Los sospechosos enfrenten una multa de hasta $10,000 y cárcel por hasta cuatro años”, añadió Tom.

Familiares y amigos lamentan la perdida de la joven madre quien era fanática de la Zumba y hace poco había regresado a la escuela.

“Ella era una mujer con mucho ángel… agradable, amable y Sofía [su hija] era su adoración”, dijo Katherine Crispín, de 30 años, familiar de Ingrid quien vive en El Salvador.

“El sentir de todos es bien doloroso… Tal vez si el conductor hubiera podido haber frenado, ojalá tenga la voluntad de entregarse. Hay que tomar conciencia u precaución cuando uno va al volante”.

Karina Arellano, amiga de la infancia de Ingrid, dijo que se enteró de lo sucedido por las noticias el viernes por la mañana. “Y fui inmediatamente a ver a su familia para saber que había pasado y me confirmaron lo sucedido”, añadió Arellano aseverando que no logró llegar a visitarla al hospital.

Los órganos de Ingrid no fueron donados a petición de su madre. La pequeña hija de Ingrid se quedará con sus padres por ahora.

“La niña esta con nosotros y estamos trabajando junto a la trabajadora social para explicarle poco a poquito que es lo que le sucedió a su mamá”, dijo Roy. “Por ahora solo sabe que su mami se pegó en la cabeza y que esta con el doctor”.

Las autoridades están ofreciendo 50 mil dólares para dar con el culpable del atropello. Quien tenga información puede llamar al (877) LAPD-247.

La familia de Ingrid abrió una cuenta para recaudar fondos para el funeral en https://www.gofundme.com/ingrids-farewell