López Lara, de 37 años, porta un grillete electrónico con el que ICE vigila sus movimientos.