La CDMX prohibe la publicidad que denigre o haga aparecer a la mujer como “dominada”

Busca frenar por todos los medios las agresiones simbólicas y mediáticas contra las féminas
Sigue a La Opinión en Facebook
La CDMX prohibe la publicidad que denigre o haga aparecer a la mujer como “dominada”
Foto: Facebook Las Publivíboras

MÉXICO.- A la hora de hacer negocios, las empresas de publicidad han demostrado con creces que no tienen límites para encasillar, denigrar o insultar a las mujeres en México, ya como objetos sexuales, ya como libertinas; a veces como brutas, otras como fatalistas, dramáticas, cursis, dependientes… pero  partir de hoy tendrán un freno.

La Gaceta Oficial de la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México publicó el pasado viernes las reformas a la Ley de Acceso a las Mujeres a una vida Libre de Violencia que aprobó  el congreso local para evitar que los medios de comunicación –incluyendo escritos, radio, cine y televisión-  ejerzan dos tipos de agresiones:  simbólicas y mediáticas.

De acuerdo con la nueva legislación, la violencia simbólica se realiza a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, íconos o signos que transmiten y reproducen la dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, “naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad”.

Hacía tiempo que diversas campañas llamaban la atención de los legisladores al respecto. “La Noche de la Publivívoras” es un ejemplo: un evento anual en el que participan actores, cantantes y comunicólogos para dar un “vergonzoso premio” a la publicidad más misógina del año que han ganado todo tipo de marcas, entre ellas, de cervezas, detergentes, refrescos, autos.

Uno de los últimos premios lo ganó la cerveza Tekate por un comercial de televisión en el que un hombre rechaza a una chica que lo invita a pasar a su casa con el argumento de que no quiere un encuentro sexual casual, sino alguien “para toda la vida”, cuando en realidad lo que pretende es deshacerse rápido de ella para ir a un partido de fútbol.

“Se puede ser creativo sin ser sexista, se puede vender sin ser sexista y vender sin ejercer violencia”, detalló (y retó) en uno de los eventos la actriz Marisol Gasé.

El legislativo de la capital mexicana también define la violencia mediática contra las mujeres como “aquella publicación o difusión de mensajes e imágenes estereotipadas a través de cualquier medio de comunicación local, que de manera directa o indirecta promueva la explotación de mujeres o sus imágenes, injurie, difame, discrimine, deshonre, humille o atente contra la dignidad de las mujeres”.

En su página de Facebook, Las Publivívoras cuentan con un compendio de imágenes públicas para exhibir este tipo de agresiones. Fotos con mensajes como “el éxito sólo lo alcanza una mujer saludable y hermosa (para vender aceite de olivo); Tequila “La Esclava”, donde aparece una muchacha con un vestido a medio caer; “Mi periodo (menstruación) no me detiene” (para anunciar clases de fitness).

Además un letrero espectacular colgado en una de las más importantes avenidas de la CDMX donde un restaurante que vende carnes se anuncia con dos mujeres en ropa íntima que invitan a una pasarela en lencería. “Cada vez que me quieren vender algo parece que me quieren vender a una mujer”, comenta una usuaria.

Hasta el momento ninguna empresa publicitaria ha comentado las reformas. Ante las posibles críticas sobre las reformas,  la diputada Mariana Moguel descartó que se trate un ataque a la libertad de expresión. “Ningún derecho es ilimitado en su ejercicio y la violencia mediática atenta contra la dignidad humana”.