Sin pretextos para alcanzar el éxito en el condado de Orange

El Taller San José Hope Builders remunera a sus estudiantes cuando estos se entrenan en áreas de la salud, construcción, negocios, entre otros; buscan que esten lejos de los problemas de las calles
Sigue a La Opinión en Facebook
Sin pretextos para alcanzar el éxito en el condado de Orange
(De izq. a der.). Jenni Hernández, Samantha Martínez y Jenny Valle toman clases en el Taller San José, dos de ellas se graduarán el próximo viernes. / foto: Jorge Luis Macías

Jenny Valle, Samantha Martínez y Jenni Hernández han enfrentado en sus vidas situaciones complicadas; sin embargo, lograron superar sus propios retos y —aún en medio de la adversidad— comparten un mismo deseo: ser asistentes médicos.

Jenny, de 23 años de edad, es madre soltera de una bebé de 10 meses, y Samantha, de 21, vive con su pareja y tiene una niña de dos años.

Ambas concluyeron con éxito el programa de capacitación laboral de cuatro meses que les paga 100 dólares a la semana por entrenarse y estudiar en Taller San José Hope Builders, una organización fundada en 1995 (Santa Ana) por la hermana Eileen McNerney, de la congregación de Hermanas de San José.

Jenny Valle se graduará de asistente médico el próximo 21 de julio. / Foto: Jorge Luis Macías

Una respuesta a la crisis

El Taller San José surgió como respuesta directa al aumento de la violencia pandilleril en Santa Ana, los altos índices de desempleo entre los jóvenes, las bajas tasas de graduación de la preparatoria y el aumento de embarazos entre las jóvenes en ciudades centrales del condado de Orange.

“En los años 90, en la ciudad de Santa Ana se miraban muchos problemas de pandillas, drogas, prostitución; no había un día en que al abrir el periódico no se informara de muertos”, dijo Karyn M. Mendoza, directora de programas del Taller San José.

“Para rescatar a los jóvenes comenzamos proporcionándoles programas de GED y clases de computación”. Pero la necesidad era mayor.

Hoy, Taller San José Hope Builders ha diversificado sus programas y ofrece: entrenamiento en la presentación de solicitudes de empleo en negocios, construcción o carreras de la salud; colocación en un empleo y apoyo para la retención del mismo; créditos para la escuela y enlaces para obtener posiciones de aprendices.

Los Talleres de San José Hope Builders entrena a los jóneves en asistencia en la salud, negocios, construcción, entre otros. / foto: suministrada por Hope Builders.

“Yo siempre he querido ser doctora”, dijo Jenny Valle, quien se graduará como asistente de médico el 21 de julio. “Para mí, estos cursos han sido una buena oportunidad para empezar una carrera como enfermera practicante”.

La ayuda

Cada año, Taller San José Hope Builders atiende a un promedio de 450 jóvenes, que están atrapados en un ciclo de pobreza. El programa se esfuerza por ayudarles a lograr la autosuficiencia.

Y de los más de 5,450 jóvenes adultos respaldados, el 48% ha terminado su educación postsecundaria y ha desarrollado habilidades para obtener trabajos y salarios superiores a los $12.00 la hora.

“La etapa más difícil fue al inicio, porque mi hijo [Josiah] tenía apenas 5 meses de edad y mi mamá [Verónica] me lo cuidaba”, dijo Jenny Valle.

En el programa, los jóvenes aprenden sobre carpintería y plomería. / foto: suministrada por Hope Builders.

“Cada día me dormía a las tres de la mañana porque tenía que estudiar y cumplir con muchas tareas pero este programa me dio más confianza a mí misma y sé que lo que me proponga lo voy a lograr”.

Miles de pobres en OC

Según el Instituto Aspen, en ciudades centrales del condado de Orange —como Santa Ana, Anaheim, Garden Grove y Westminster— hay más de 43,000 jóvenes entre 16 a 24 años empobrecidos.

El informe señala que el alto desempleo entre esta población, junto con las bajas tasas de graduación de la escuela secundaria, el alto índice de reincidencia criminal y un sistema de encarcelamiento que se extiende más allá de su capacidad, seguirá exacerbando esta situación en el futuro previsible.

Añade que las grandes brechas en la educación y la inexperiencia impiden que los jóvenes empobrecidos acudan al colegio comunitario o consigan un empleo con un salario para ser autosuficientes.

“Yo apliqué [al Taller San José Hope Builders] en las oficinas de Santa Ana cuando mi hija [Mia Vera] tenía apenas un mes de nacida”, dijo Samantha Martínez. Ella dejó el colegio, al quedar embarazada.

“Me puse a pensar qué sería de mi vida; lloré mucho porque mis sueños de ir a la universidad se venían abajo”, confesó.

“Pero al nacer mi hija nació también en mí la alegría por salir adelante; mi pareja me apoyó mucho mientras yo estudiaba, él cuidaba a la niña, y ahora ella es mi mayor motivación para triunfar en la vida”.

Gracias a la educación laboral obtenida, Samantha se animó a enviar una solicitud de empleo al hospital UC Irvine que le proporcionaría estabilidad económica; el ser bilingüe implicaría un sueldo inicial probable de $18 por hora.

Ericka Waidley, directora ejecutiva de la clínica comunitaria de salud AccessOC de Santa Ana, dijo que el Taller San Jose Hope Builders es beneficioso para todos.

“Nosotros obtenemos el beneficio de voluntarios capacitados y bilingües y ellos pueden ver el cuidado de la salud en acción ayudando a los pacientes y sus familias”, dijo.

“[Los jóvenes] observan los roles del equipo quirúrgico y aprenden sobre las necesidades de aquellos que no tienen seguro médico o quienes tienen poca cobertura de salud”, agregó.

De las drogas a un trabajo estable

Hasta los 23 años, la vida de Ostin fue dura. Creció en una familia donde sus padres, a causa de las drogas, entraban y salían de la cárcel.

Muy pronto, el mismo siguió aquellos pasos. A los 13 años, por primera vez también estuvo detrás de las rejas. “Por muchos años, la cárcel era mi hogar”, recordó Ostin.

Sin embargo, en 2015, después de su última salida de prisión, quiso hacer un cambio en su vida pero no sabía cómo.

“Me involucré como voluntario en un programa de tratamiento de drogas”, dijo Ostin. “Fue ahí donde mi consejero me habló de Hope Builders. Al principio estaba escéptico, pero no tenía otras opciones”.

Ostin se montó en su bicicleta y fue a comprobar por sí mismo el programa del Taller San José Hope Builders. Todo superó sus expectativas. Y su vida cambió.

Él aprendió conocimientos básicos de carpintería, plomería y seguridad y las habilidades que necesitaba para obtener un trabajo.

“También estuve en una programa de 10 meses para estar libre de drogas y delitos”, dijo. “Finalmente pude ser un modelo para mi hermano más pequeño”.

En la actualidad, Ostin trabaja a tiempo completo y tiene toda clase de beneficios como carpintero de acabados.

Los centros de entrenamiento:

  • Taller San José
    Hope Builders
    801 N. Broadway, Santa Ana, CA 92701
    Teléfono: (714) 543-5105
  • Taller San Jose
    Hope Builders
    100 N Harbor Boulevard
    Anaheim, CA 92805
    Teléfono: (714) 678-0662