Come, escribe y se viste por sí solo: La recuperación de Zion Harvey, el primer niño en recibir un doble trasplante de manos

Luego de varios meses de constante esfuerzo y lucha, el pequeño ya puede hacer muchas cosas por sí solo
Come, escribe y se viste por sí solo: La recuperación de Zion Harvey, el primer niño en recibir un doble trasplante de manos
Zion Harvey ya puede hacer muchas cosas como cualquier niño de su edad.
Foto: YouTube

Hace 18 meses, un niño de 10 años llamado Zion Harvey se convirtió en noticia al ser el primer menor de edad en recibir un doble trasplante de manos, un procedimiento que fue realizado en el Hospital de Niños de Filadelfia, en Estados Unidos. el pasado julio de 2015 y en donde intervinieron cerca de 40 especialistas.

Se tenían muchas dudas y expectativas respecto a si esta cirugía que se practicaba por primera vez en un niño sería exitosa; sin embargo, conforme ha avanzado el tiempo y gracias a arduas sesiones de terapia, hoy en día pueden decir que la cirugía de Zion ha dado un resultado positivo.

Harvey tenía tan solo dos años cuando le fueron amputadas dichas extremidades, luego de haber sufrido septicemia, una infección que se produce cuando se encuentran microorganismos patógenos o algunas de sus toxinas en la sangre.

Desde hace ya varios años, el niño venía tomando medicamentos inmunosupresores, ya que por el anterior problema, tuvo que ser trasplantado del hígado.

Así que tiempo después, se programó lo que sería la cirugía de trasplante de manos, un proceso que no fue nada sencillo tanto para el paciente, como para sus familiares y médicos, ya que anteriormente, su cuerpo rechazó las manos en ocho ocasiones y luego de la última intervención qurúrgica, tuvo varios problemas que fueron solucionados con medicamentos que mantuvieron muy bajo su sistema inmunológico.

Las buenas señales del trasplante fue que un par de días después de hacerlo, Harvey pudo mover un poco los dedos, mediante los ligamentos originales de sus extremidades.

“El crecimiento de los nervios significó que pudo mover los músculos de las manos trasplantadas y sentir seis meses después (de la cirugía), además de comenzar a ser capaz de alimentarse y tomar un bolígrafo para escribir”, explica el informe de dicha operación.

A los ocho meses, ya podía manipular unas tijeras y pintaba con lápices. Un año más tarde, pudo batear con las dos manos.

Los escaneos recientes hechos a su cerebro han mostrado que este se está adaptando a sus nuevas manos, ya que ha podido desarrollar nuevos mecanismos para poder controlar los movimientos y experimentar todo tipo de sensaciones.