La transformación de esta exfisicoculturista que le ha dado una lección al mundo

Jolene Jones decidió de un día para otro dejar de tener un cuerpo perfecto y lo que esto conlleva, pues no era la vida que quería para ella
La transformación de esta exfisicoculturista que le ha dado una lección al mundo
Jolene se dio cuenta que no era feliz.
Foto: Facebook

Muchas mujeres, con el fin de verse siempre bien y cumplir con los cánones de belleza impuestos en la sociedad, cambian su vida por completo, al someterse a rigurosas dietas y arduas jornadas de varias horas en el gimnasio.

Ese fue el caso de una joven de 26 años llamada Jolene Jones, quien hasta hace no mucho, era bastante conocida en el mundo del fisicoculturismo, apareciendo en portadas de revista, dando consejos en televisión y en diversos sitios web, en donde enfatizaba que una de las grandes satisfacciones en la vida de una mujer era tener un abdomen bien marcado, lo cual les abriría las puertas al éxito.

Luego de repetirse eso, una y otra vez, durante mucho tiempo, finalmente, Jolene decidió darle nuevamente un giro radical a su vida para convertirse en una chica “normal”, y así disfrutar de la vida al máximo.

A Jones le tomó cerca de seis meses tener un físico sumamente marcado, el cual obtuvo haciendo una ardua rutina de cardio y levantamiento de pesas que debía realizar seis veces por semana y que implicaba dejar de hacer muchas otras cosas durante el día para poder ejercitarse y estar en forma para las competencias.

“Un día después de un entrenamiento particularmente duro, me pregunté: ¿Qué diablos estoy haciendo? Me di cuenta de que ya no era mi pasión cuanto despreciaba estar allí. ¿Y para qué ?, ¿qué estaba tratando de mejorar? ¿A quién estaba tratando de impresionar?”, comentó la chica en una publicación realizada en su perfil en Facebook.

Así que esta mujer dejó de levantarse temprano y las dietas para poder disfrutar de lo que más le gusta comer y poder pasar un rato agradable con sus amigos. Esto le ha llevado a subir cerca de 25 libras (unos 11 kilos), pero asegura que nunca se había sentido tan feliz en la vida.