Políticos suavizan lenguaje y apelan al ego y corazón de Trump para que apoye a jóvenes DACA

De demandas y exigencias, los demócratas -y algún que otro republicano- han pasado a la súplica y a darle a Trump por su lado para preservar el futuro de los "dreamers"
Políticos suavizan lenguaje y apelan al ego y corazón de Trump para que apoye a jóvenes DACA
Graham dijo que "es muy bueno que Trump intente deportar a hombres malos", pero le imploró su apoyo para el DREAM Act (Photo by Joe Raedle/Getty Images)

En lo que concierne al destino de más de 800,000 jóvenes inmigrantes con DACA, los políticos que los apoyan están cambiando la estrategia: de demandar y exigir, pasaron a pedir e implorar directamente al presidente Donald Trump, usando sus propias palabras y su bien conocido “ego”.

Es mucho lo que está en juego. Desde que hace una semana el Secretario de Seguridad Nacional dio señales de que la Casa Blanca no veía futuro para DACA, el programa de acción diferida para jóvenes inmigrantes, el tono de los políticos que buscan preservar el programa ha cambiado notablemente.

Este mismo viernes, las palabras del procurador de California Xavier Becerra, quien es demócrata, durante una rueda de prensa en la Universidad de Cal-STATE Los Ángeles, fueron otra muestra de esta nueva estrategia.

“Usted señor presidente ha dicho que quiere hacer cosas buenas para estos muchachos”, dijo Becerra hablando directamente a Trump por medio de las cámaras presentes. “Queremos decirle que estamos con usted si usted quiere defender DACA, estaremos defendiéndolo al lado suyo también”.

Becerra, quien junto a otros 19 fiscales de estados de todo el país enviaron a una carta a Trump este viernes explicándole por qué el programa DACA es beneficioso para el país, le pidieron al presidente que recuerde cómo los calificó varias veces como “jóvenes increíbles” y le recordaron que alguna vez dijo que resolvería el tema “con corazón”.

Al mismo tiempo, en vez de desafiar a Trump, el lenguaje implica que los 20 fiscales apoyarán a Trump si este decide defender y mantener DACA.  Por otra parte, 10 fiscales republicanos amenazaron recientemente a Trump para que elimine el programa y dijeron que, de no hacerlo, lo llevarán a la corte.

El presidente ha dicho que “solamente él” decidirá el futuro de estos muchachos. Si bien Trump dijo que anularía el programa durante su campaña, al llegar a la presidencia decidió mantenerlo, mientras atacaba y deportada a otros inmigrantes por medio de diversas órdenes ejecutivas y de sus agencias federales.

Los expertos coinciden en que el futuro del programa depende casi exclusivamente del presidente, ya que DACA no es una ley, sino una orden ejecutiva. Al menos por ahora, mientras no haya ningún tribunal que haya fallado en contra de la orden dictada por Barack Obama en 2012, DACA sigue en pie. Solo Trump podría deshacerlo o seguir apoyándolo. 

Usar el ego de Trump, una nueva estrategia

Unas horas antes del evento de Becerra, un político republicano había usado también una táctica similar para tratar de “ablandar” el corazón de Trump y “darle por su lado”: su conocido ego.

Estos políticos también aprovechan el conocimiento público de que Trump ve muchas noticias por televisión, y le hablan directamente cuando quieren mandarle un mensaje.

“Estoy de acuerdo con usted, señor presidente, en perseguir a los “bad hombres”, dijo el senador republicano Lindsay Graham, al presentar el proyecto de ley “Dream Act” junto al demócrata Dick Durbin.

“Usted está haciendo algo muy bueno, que es asegurar la frontera, usted dijo que tiene corazón para estos muchachos, lo que nosotros queremos hacer hoy también es algo muy bueno”, continuó Graham, mirando fijamente a la cámara que registraba la conferencia de prensa. “Después de tantos intentos, ¿no sería irónico que fuera usted mismo el que iniciara una solución práctica para resolver este problema?”.

Trump ha permanecido en silencio en torno a DACA y al DREAM Act en su cuenta de Twitter, pero la pasada semana dio declaraciones sobre el tema a bordo de su avión presidencial.

“Es una decisión que tengo que hacer y que es muy dura, muy dura. Y ahora entiendo bien la situación. Me gustaría hacer un plan de reforma migratoria, pero nuestro país y fuerzas políticas aún no están listas”, dijo Trump.

Hace cuatro años, cuando aún no era candidato presidencial, Trump se reunió con varios “Dreamers” en sus oficinas de Nueva York en torno a esfuerzos de conectar su negocio de concursos de belleza con los “Hispanic Heritage Awards”.

Según lo declarado por varios de los dreamers que estuvieron presentes entonces, Trump no entendía muy bien “por qué no podían hacerse ciudadanos”, pero al final de la reunión les dijo que estaba de su lado.

“Me han convencido”, dijo entonces Trump.

Los políticos intentan hacer lo mismo con su lenguaje, convencer a Trump. No tienen muchas otras opciones a mano.