SALUD: Aumentan los casos de Fiebre del Valle en el condado de Los Ángeles

Las personas que viven en el Valle del Antílope (Palmdale, Lancaster) tienen casi 9 veces más probabilidades de ser diagnosticadas con la Fiebre del Valle
SALUD: Aumentan los casos de Fiebre del Valle en el condado de Los Ángeles
La fiebre del valle puede ser una enfermedad muy debilitante. (Archivo)

El Departamento de Salud pública del condado de Los Ángeles anunció el viernes que el número de infecciones por Fiebre del Valle sigue aumentando. En 2016, un total de 714 casos fueron reportados a través del condado de Los Ángeles, comparado con 521 en 2015, un alza del 37%. Cada año desde 2009, se ha reportado un mayor número de casos que el año previo, y el número total de infecciones se ha cuadruplicado durante ese tiempo. En general, la tasa de Fiebre del Valle en el condado de Los Ángeles cada año es de aproximadamente 8 casos por 100,000 personas.

Aunque los casos de esta enfermedad se reportan por todo el condado, hay algunas áreas donde es más prevalente:  las personas que viven en el Valle del Antílope (Palmdale, Lancaster) tienen casi 9 veces más probabilidades de ser diagnosticadas con la Fiebre del Valle en comparación con las personas que viven en otro lugar en el condado.

Además, los hombres tienen aproximadamente el doble de probabilidades que las mujeres de ser afectadas por la Fiebre del Valle y las tasas de enfermedad son más altas entre los adultos de mediana edad y mayores. Los casos pueden ocurrir en cualquier época del año. Las razones exactas para el aumento en el número de casos reportados son desconocidas, pero pueden los cambios en el clima y la lluvia, mayor diagnóstico y reportaje de casos por parte de autoridades médicas, así como mudanzas de las personas a zonas con mayor probabilidad de infectarse.

¿Qué es?

La Fiebre del Valle, también conocida como coccidioidomicosis o “cocos”, es causada por la espora de un hongo que crece en ciertos tipos de suelo en el suroeste de Estados Unidos, así como en algunas áreas de Centro y Sudamérica. Las personas se infectan al respirar las esporas que están presentes en el polvo que está en el aire cuando hace viente o cuando se perturba el suelo, así como durante las actividades de construcción o jardinería.

La mejor manera de reducir el riesgo de infectarse es evitar la inhalación de suciedad o polvo en áreas donde la Fiebre del Valle es común. En estas zonas, cuando hace viento y el aire es polvoriento, la gente debe permanecer adentro y mantener las ventanas y las puertas cerradas. Al conducir, mantén las ventanas del automóvil cerradas y usa aire acondicionado recirculante, si está disponible. Si debes estar al aire libre cuando hay mucho polvo, considera el uso de una máscara N95. Abstente de perturbar el suelo, siempre que sea posible.

Síntomas

La mayoría de las personas afectadas no presentan síntomas o tienen una enfermedad parecida a la gripe, que a menudo dura más de dos semanas. Mientras que la mayoría de las personas se recuperan completamente, algunas pueden desarrollar enfermedades graves como neumonía, meningitis o erupciones en diferentes partes del cuerpo. Si piensas que puedes tener Fiebre del Valle, visita a tu médico para ser evaluado.

Cualquiera puede tener Fiebre del Valle; los que más se encuentran en riesgo de padecer enfermedades graves incluyen a personas de 60 años de edad o mayores, afroamericanos, filipinos, mujeres embarazadas y personas con diabetes u otras afecciones que debilitan su sistema inmunológico.

Las personas que viven, trabajan o viajan en las zonas de Fiebre del Valle también corren un riesgo mayor de infectarse, especialmente si trabajan o participan en actividades donde se perturba el suelo.

Tratamiento

Los proveedores de atención médica eligen recetar antimicóticos para algunas personas como forma de reducir la intensidad de los síntomas o prevenir que la infección empeore. Los antimicóticos en general se le dan a aquellos con riesgo más alto de padecer Fiebre del Valle grave. En general, el tratamiento consiste en tomar fluconazol u otro tipo de antimicótico durante 3 a 6 meses. No existen medicamentos de venta sin receta médica para tratar la Fiebre del Valle.
Las personas con infección pulmonar grave que se ha diseminado a otras partes del cuerpo siempre necesitan recibir antimicóticos y es posible que deban permanecer hospitalizados. Para este tipo de infecciones, el tratamiento generalmente dura más de seis meses. La Fiebre del Valle puede convierte en meningitis fatal si no se trata; en esos casos la persona debe tomar antimicóticos de por vida.

Para más información sobre Valley Fever visita: http://bit.ly/2uT98hW

Alrededor de la web