Sobreviviente: menor de edad encontrado en tráiler de San Antonio está fuera de peligro

Muchos familiares de las víctimas no quieren ir al hospital porque la Migra anda rondando

Brandon Rodrigo Martínez De Loera, un joven de 16 años quien fue encontrado agonizante dentro de un sofocante camión tráiler en el estacionamiento de una tienda Wal-Mart en San Antonio, Texas, se encuentra fuera de peligro.

Es un sobreviviente de una tragedia que ya cobró la vida de 10 inmigrantes; hay decenas mas que quedaron abandonados dentro del vehículo.

Ha superado el riesgo de muerte. Sus órganos se encuentran a salvo, pero la doctora nos ha informado que no sabemos cómo vaya a quedar su mente. Tenemos que esperar. El muchacho está saliendo de un coma y emite sonidos”, dijo el abogado en migración Alex Gálvez.

El defensor se ofreció voluntariamente a llevar a José de Jesús Martínez, padre de joven, desde Denver, Colorado a San Antonio, Texas. Debido a la condición indocumentada del padre que reside, Gálvez lo acompañó en el viaje de avión para que no tuviera contratiempos con Migración. “Voy a estar con él hasta el jueves”, dice Gálvez..

Brandon era parte de un grupo de inmigrantes que intentaban entrar a Estados Unidos dentro del contenedor del tráiler. Pero la travesía terminó en tragedia. El domingo un empleado de la tienda reportó la presencia del camión en el estacionamiento luego de que un inmigrante – todo desorientado – logró salir y le pidió agua.

Brandon Rodrigo Martinez es un joven inmigrante mexicano de 16 años que venía en el tráiler donde fueron encontrados un grupo de inmigrantes en San Antonio, Texas, (foto suministrada).
Brandon Rodrigo Martinez es un joven inmigrante mexicano de 16 años que venía en el tráiler donde fueron encontrados un grupo de inmigrantes en San Antonio, Texas, (foto suministrada).

La policía encontró ocho personas muertas dentro del vehículo y 30 más en estado delicado de salud. Hasta el lunes sumaban 10 los muertos y 20 permanecían en el hospital – entre ellos Brandon – quien se encuentra en North Central Baptist Hospital. El tráiler en el que viajaban no tenía aire acondicionado y las temperaturas el domingo en San Antonio, Texas superaban los 110 grados Fahrenheit.

La buena noticia es que le han quitado el respirador al muchacho y está fuera de peligro”,  sostiene Gálvez.

Inmigrante mexicano

Brandon Rodrigo es de Aguascalientes, México. A su corta edad, es padre de un menor de dos meses de nacido. Allá vivía con su madre, María Guadalupe De Loera. Su padre vino a trabajar a Estados Unidos hace un año y medio. “Yo trabajo en landscaping (diseño de jardines) en Denver”, dice el padre a La Opinión.

Tiene cuatro hijos. Brandon Rodrigo es el segundo hijo de su primer matrimonio.

“Yo no sabía que él venía. Me enteré dos o tres días después de que salió y lo traía un coyote. Supe de la tragedia de San Antonio, pero no pensé que mi hijo pudiera venir en el tráiler hasta el domingo por la tarde que me avisaron”, narra.

La noticia lo devastó. “No podía creerlo. Estoy desgarrado, nervioso, triste. Tengo mucho miedo. Al principio, me lo reportaron en estado crítico, con daño en riñones, pulmones, cerebro por la asfixia y a causa del calor. No tenían ventilación en el camión ”, revela.

José de Jesús Martinez acudió a ver a su hijo Brandon Rodrigo Martínez quien casi muere de asfixia y calor dentro de un tráiler que transportaba inmigrantes. (foto suministrada).
José de Jesús Martinez acudió a ver a su hijo Brandon Rodrigo Martínez quien casi muere de asfixia y calor dentro de un tráiler que transportaba inmigrantes. (foto cortesía Alex Gálvez.

Este padre dice que lo último que supo de su hijo es que habían cruzado el río por el lado de Laredo, Texas pero nunca pensó que pudiera pasarle algo malo.

El Consulado de México en San Antonio está ayudando a la madre del muchacho a obtener una visa humanitaria para que pueda viajar a ver a su hijo. La Opinión trató de contactar al Consulado pero su oficina de prensa no responde.

La Migra asusta a familiares

El abogado Gálvez dice que muchos familiares de las víctimas de la tragedia de San Antonio no quieren acercarse a los hospitales donde estan los sobrevivientes para verlos y cuidarlos porque tienen miedo a la Migra.

La realidad es que está lleno de oficiales de migración vestidos de civiles. Están afuera de los cuartos, en los pasillos, en las salas de espera, afuera del hospital. Por todas partes”, expone.

El abogado en migración Alex Gálvez acompaña a José de Jesús Martinez en su viaje de Denver a San Antonio para ver a su hijo Brandon Rodrigo Martinez quien se encuentra hospitalizado por ser uno de los inmigrantes que fue transportado en un tráiler sin refrigeración y altas temperaturas. (Foto cortesía de Alex Gálvez).
El abogado en migración Alex Gálvez acompaña a José de Jesús Martinez en su viaje de Denver a San Antonio para ver a su hijo Brandon Rodrigo Martinez quien se encuentra hospitalizado por ser uno de los inmigrantes que fue transportado en un tráiler sin refrigeración y altas temperaturas. (Foto cortesía de Alex Gálvez).

Eventualmente, tanto padre e hijo podrían calificar para una Visa U, que les daría un alivio para que pudieran permanecer legalmente en Estados Unidos. Por ahora, lo primero es esperar a que el muchacho se recupere.

Gálvez reportó de última hora a La Opinión que los agentes de migración trataron de intimidar y muy probablemente de arrestar al padre del muchacho. “En plena sala de cuidados intensivos para niños, varios agentes de migración de manera prepotente y a gritos quisieron interrogar al papá“, cuenta.

Brandon Rodrigo Martínez quería venir a trabajar a Estados Unidos para ayudar a su hijo de dos meses de nacido. (foto suministrada))

Tuve que llamar al abogado federal de migración encargado del caso y obtuve la promesa de que no lo van a molestar mientras el menor esté en el hospital. Se disculparon con la excusa de que el delito cometido fue muy grande”, dijo.

Con los nervios de punta, el padre del muchacho dmitió su temor de que al irse el abogado lo puedan arrestar. “Estoy muy mal con lo que le está pasando a mi hijo y aparte me ha entrado mucho miedo de que me detengan. Yo solo quiero estar con mi hijo. Les pido que me dejen estar con él”, clamó lleno de congoja.

Se calcula que en el tráiler donde venía el joven mexicano iban escondidos unos 100 inmigrantes procedentes de México y Centroamérica cuyas edades oscilaban entre los 20 y 30 años, pero también había algunos menores de edad. Uno de ellos de origen mexicano ya fue dado de alta del hospital. Algunos alcanzaron a escapar en vehículos que los recogieron del lugar.

El chofer del tráiler – James Matthew Bradley Jr., de 60 años –  fue acusado de transportar indocumentados, un delito que le implica la posibilidad de ir a prisión de por vida o incluso la muerte; o bien una multa por 250,000 dólares y tres años de libertad condicional.